Síguenos
La convocatoria del Salud para cubrir plazas de Medicina Interna en Alcañiz se salda con una sola candidata La convocatoria del Salud para cubrir plazas de Medicina Interna en Alcañiz se salda con una sola candidata
Concentración ante el Hospital de Alcañiz por la atención domiciliaria, dependiente de Medicina Interna. M. N.

La convocatoria del Salud para cubrir plazas de Medicina Interna en Alcañiz se salda con una sola candidata

Nada más tomar posesión causará baja y el hospital de Alcañiz busca ya especialistas de otros centros aragoneses

La convocatoria de dos contratos eventuales de larga duración lanzada por el Salud para reforzar el servicio de Medicina Interna del Hospital de Alcañiz ante la proliferación de bajas y permisos se ha saldado con una única facultativa presentada, aunque está embarazada y tiene previsto coger la baja en una semana. A ninguno de los nueve médicos internos residentes (MIR) de último año de Aragón les ha seducido la oferta, por lo que como “solución provisional” el servicio se intentará mejorar con especialistas de otros centros como “se ha hecho otras veces”.

Así lo apuntaban fuentes del Departamento de Sanidad consultadas después de vencer el plazo, ayer miércoles, que el Salud dio para que se presentaran médicos a la oferta, considerada atractiva porque los contratos ofrecidos vencen el 31 de mayo de 2024.

El Salud tuvo que ampliar el lunes la convocatoria a los residentes de último año la primera oferta que lanzó el pasado viernes, dirigida a todos los eventuales de todos los hospitales de Aragón -sin penalización si renunciaban a su actual contrato- y a los que forman parte de la bolsa de empleo que no trabajan en la sanidad pública aragonesa. El motivo era que solamente una facultativa había optado a la convocatoria para mantener el servicio de hospitalización domiciliaria, aunque la falta de médicos en este momento ya hace temer por el normal funcionamiento del vetusto centro hospitalario.

Se da por hecho que la persona que se presentó tendrá su contrato, aunque ha resultado ser un caramelo envenenado porque “causará baja en el plazo de una semana debido a un permiso por protección del embarazo”, indicaron ayer fuentes del Hospital de Alcañiz. Por lo tanto, la situación no se solucionará a corto plazo, como era la intención con esta oferta laboral de 2,5 años.

El hospital está casi lleno

Las mismas fuentes aseguraron que el hospital presenta una gran ocupación, y se esperan aún los ingresos por gripe estacional, por lo que la suspensión de cirugías está sobre la mesa.

En este momento, la plantilla de facultativos internistas es de 4,5 -el número idóneo serían 11- después de que, recientemente, un médico cogiera una baja de paternidad y otra doctora rescindiera su contrato nada más empezar el revuelo. Por lo tanto, el servicio de Medicina Interna en general está en una “situación insostenible”, zanjaron estas fuentes, y “no parece que haya una solución a corto plazo” más allá de “insistir” a las plantillas de Zaragoza que, con respecto a la situación de los hospitales periféricos, están “sobredimensionadas”. La solución temporal, a la espera de que el resto de médicos vuelvan de sus bajas y permisos, pasaría por incentivar los desplazamientos puntuales con guardias o, directamente, comprometiendo por contrato a los nuevos eventuales.

Lo que tienen claro los profesionales es que, a este paso, la unidad de domiciliaria cuenta los días para su paralización -la atención médica en domicilio se ha visto reducida a los dos últimos sábados “y no a todos” los pacientes, así como a llamadas telefónicas- y que la asistencia en el hospital “se va a ver mermada” porque los médicos “ya no dan más de sí”. “No sabemos hasta cuándo podrán aguantar” porque la situación es “insostenible” y puede generar problemas de “salud mental y ansiedad por exceso de trabajo”.

La unidad contaba en junio con tres facultativos rotatorios que atendían a una veintena de personas en sus casas.

Se esperaba que los contratos eventuales ofrecidos, considerados atractivos por ser de larga duración -normalmente son de unos 4 meses- dieran una tregua a la situación actual.

Entretanto, las enfermeras que dieron la voz de alarma ante el posible cierre del servicio seguirán concentrándose cada viernes, en una campaña que incluye recogida de firmas, para defender el derecho de la ciudadanía “a una atención hospitalaria domiciliaria” y “una sanidad rural de calidad”.

La semana pasada, la demanda recibió el apoyo del Ayuntamiento de Alcañiz, cuyos grupos municipales acordaron una declaración institucional que no solo solicita al Gobierno de Aragón que no cese el servicio, sino que lo amplíe. En esta línea, el PP ha presentado también mociones en  ayuntamientos y comarcas del sector sanitario, y en la Diputación Provincial de Teruel.

El redactor recomienda