Síguenos
La ingeniería Wood coordinará el proyecto Catalina de hidrógeno líquido en Andorra La ingeniería Wood coordinará el proyecto Catalina de hidrógeno líquido en Andorra
Maqueta de las infraestructuras del proyecto Catalina en el Parque Empresarial de Andorra

La ingeniería Wood coordinará el proyecto Catalina de hidrógeno líquido en Andorra

Nuevos pasos en la construcción de la planta
El proyecto de producción de hidrógeno verde Catalina, que promueve en Andorra el consorcio Copenhagen Infrastructure Partners (CIP) junto a otros socios como Enagás Renovable, a través de su Fondo de Transición Energética de Infraestructura de Copenhague IK/S, sigue dando pasos adelante. Esta corporación empresarial acaba de seleccionar a la ingeniería Wood para que se haga cargo de la supervisión y desarrollo de esta planta industrial de producción de hidrógeno verde, que tendrá una capacidad inicial de 500 MW y una escalabilidad estimada de 2 GW, con activos de generación de energía renovable solar fotovoltaica y eólica terrestre con una potencia instalada de 1,1 GW.

A Wood, líder mundial en consultoría e ingeniería, se la ha escogido como ingeniero propietario del proyecto, de manera que la compañía será la autoridad técnica de la planta de generación de hidrógeno verde, un proyecto único en su tipo que combinará 1,5 GW de energía eólica y solar para alimentar un electrolizador de 500 MW.

La planta que se instalará en Andorra ha de producir suficiente hidrógeno verde como para satisfacer el 15% de la demanda actual de este gas en España, lo que posicionará a nuestro país como un centro de hidrógeno verde de clase mundial. No en vano, está previsto que el que se produzca en estas instalaciones sea suficiente como para abastecer la demanda de las industrias local, regional y nacional, ayudando a descarbonizar sectores de fertilizantes y petroquímicos de difícil reducción, además de contribuir a los objetivos españoles y europeos de hidrógeno renovable.

Giuseppe Zuccaro, presidente de proyectos de procesos y productos químicos de la ingeniería Wood valoró la adjudicación del contrato por parte de CIP: “estamos increíblemente orgullosos de que nuestros socios confíen en nosotros para desempeñar un papel técnico líder en Catalina”, dijo. Según Zuccaro, este proyecto tiene una “naturaleza compleja y única en su tipo y está estableciendo un estándar global para proyectos de producción de hidrógeno verde a gran escala”, lo que será un apoyo “en el viaje de transición energética que está emprendiendo España”.

En relación a lo que puede aportar Wood a Catalina, el directivo resaltó que “estamos combinando la experiencia especializada en hidrógeno de nuestra compañía y su capacidad para ejecutar proyectos complejos con nuestra fuerte presencia de ingeniería en la región”. En este sentido, enfatizó que “Catalina ampliará nuestra cartera de hidrógeno y consolidará nuestra reputación como socio preferido para la producción de hidrógeno y proyectos de descarbonización industrial”.

El proyecto, según informó la compañía adjudicataria, será ejecutado por los equipos de proyectos y consultoría de Wood en España y el Reino Unido.

1.800 millones


Los números presentados por CIP al Gobierno de Aragón, que declaró el año pasado el proyecto de Interés Autonómico y de Interés General (Piga), hablan de una inversión de 1.800 millones de euros, incluyendo la planta de hidrógeno de 500 MW y todas las infraestructuras auxiliares, a desarrollar hasta finales de 2027, con una estimación de 1.204 empleos directos (más unos 1.670 indirectos) durante la fase de construcción prevista para principios de 2025, y en torno a 396 empleos directos (más unos 428 indirectos) durante la fase de operación y mantenimiento prevista para finales de 2027.

La planta se ubicará en Suelo Urbanizable No Delimitado del Parque Empresarial de Andorra. De esta forma, tras haber sido declarado de Interés General, se ha podido acelerar el desarrollo urbanístico de los suelos y del propio proyecto de ejecución. La superficie requerida para la planta es de 23 hectáreas en una primera fase y de otras 49 para posibles ampliaciones, mientras que los activos renovables afectarían a cerca de 2.500 hectáreas, casi la mayoría de titularidad pública. El proyecto estima un impacto económico de 14 millones en impuestos de construcción y más 4 millones en ingresos anuales para el Ayuntamiento.

Según el consorcio promotor, Andorra ha sido seleccionada para la producción de energía renovable por sus recursos eólicos y solares de alta calidad. CIP presentó Catalina al primer concurso de acceso a la red para el nudo de Andorra en Teruel, nudo Mudéjar de 400 kV, convocado por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) y, al no resultar adjudicatario, rediseñó la propuesta para aprovechar el 100% de los recursos renovables generados para la producción de hidrógeno verde y en la alimentación de sus infraestructuras auxiliares.

Empleo joven y cualificado


Catalina es un proyecto de hidrógeno verde a gran escala líder en el mundo que pretende desarrollar 1,1 GW de plantas combinadas de energía eólica terrestre y solar fotovoltaica y un electrolizador de 500 MW, el primero de su clase, que estará conectado a una planta ecológica de amoniaco a través de una tubería de hidrógeno de 221 kilómetros.

El proyecto aspira a producir hasta 84.000 toneladas de hidrógeno verde al año, lo que corresponde a más del 15% del  consumo total actual de hidrógeno que hay en España. Con ello se evitará la emisión de más de 3,1 millones de toneladas de COâ‚‚ en los diez primeros años en que se encuentre en funcionamiento.

Una de las peculiaridades de este proyecto de producción de hidrógeno es que empleará el 100% de la energía renovable generada en la implantación de una industria sostenible que contribuirá a la creación de empleo y permitirá atraer talento joven a la zona de Andorra, afectada por la reconversión de la minería del carbón y por una grave crisis de empleo tras el cierre de la Central Térmica en el año 2020.

Según el consorcio que promueve el proyecto, el hidrógeno producido en la planta de Andorra se utilizará para satisfacer la demanda de las industrias locales, regionales y nacionales, principalmente en el sector de los fertilizantes. Además, el hidrógeno verde se inyectará en la red de gas natural, reduciendo así las emisiones de carbono derivadas del consumo de gas natural en España.

Catalina aspira a crear un mercado de hidrógeno nuevo y escalable que conecte zonas ricas en recursos renovables con compradores industriales, de ahí su ubicación estratégica en la zona que tiene en cuenta los planes europeos y españoles en materia de infraestructuras de hidrógeno.






 

El redactor recomienda