Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

Los expertos sitúan el origen del chapurriau en tiempos del Fuero de Jaca (1077) Los expertos sitúan el origen del chapurriau en tiempos del Fuero de Jaca (1077)
Héctor Castro, José Manuel Insa, María José Gascón y Juan José Barragán, en el salón de plenos de la Comarca del Bajo Aragón. Marcos Navarro

Los expertos sitúan el origen del chapurriau en tiempos del Fuero de Jaca (1077)

El Bajo Aragón pone en valor la lengua materna de siete de sus localidades

El chapurriau se remonta a la alta edad media, como demuestra que el Fuero de Jaca (año 1077) está escrito “en una lengua parecida” al “aragonés oriental”. Así lo considera el historiador alcañizano Juan José Barragán, coautor junto a filólogo Héctor Castro del libro Historia del Aragón oriental y su lengua, presentado este sábado en la sede de la Comarca del Bajo Aragón, institución que lo ha editado con el objetivo de poner en valor la lengua materna que hablan 50.000 personas en la llamada Franja, entre ellas siete localidades del Bajo Aragón.
“Lo que se me pidió desde la Comarca del Bajo Aragón era intentar descubrir, porque prácticamente no se ha estudiado nunca, algún tipo de marco histórico para el aragonés oriental o chapurriau”, explicó Barragán.
El historiador aseguró haber tenido “bastante suerte” porque, tomando una tesis del historiador Antonio Ubieto Arteta, “hemos descubierto básicamente que, entre otros documentos de la Alta Edad Media, el original romanceado del Fuero de Jaca -carta de población otorgada por el rey Sancho Ramírez a la villa oscense- está escrito en una lengua que es parecida al chapurriau actual”, lo que supone “un descubrimiento suficientemente interesante para empezar ese marco histórico”.

Documentos

“Posteriormente, y a lo largo de la historia”, esta forma de hablar sigue apareciendo “en diferentes documentos y es un poco lo que hemos ido rastreando hasta la actualidad”, manifestó Barragán, que consideró la publicación “un avance muy importante” por cuanto crea “un primer marco teórico referente a esta lengua” para despejar “bastantes dudas sobre lo que es una lengua y sus posibles influencias en la historia de Aragón”.
La obra, tal y como apunta su síntesis, “aporta una nueva visión sobre la historia de Aragón, basada en los documentos fundamentales para entender los orígenes del Reino de Aragón y su desarrollo identitario y territorial, como el caso del Fuero de Jaca”. Para ello, prosigue, “se han utilizado numerosas fuentes históricas que aportan datos sobre el tema, de la forma más objetiva posible, y que son interpretadas en su contexto histórico y no desde una visión actual, como se tiende a realizar en los últimos años y en la que se repiten las mismas lagunas y errores”.
“Los orígenes de Aragón, su expansión territorial, los procesos de repoblación del territorio y la formación de la Corona de Aragón se han tratado de forma exhaustiva a nivel histórico”, indica el resumen de la obra, que afirma que “se han estudiado algunas de las particularidades lingüísticas del chapurriau o aragonés oriental, así como su origen, y que le confieren una autonomía propia dentro de la familia románica de lenguas”. Todo ello “se ha ejemplificado a través de textos y de citas de destacados estudiosos, entroncando el aragonés dentro del devenir histórico de Aragón”, concluye.

Un habla a conservar

“En Aragón somos un desastre” a la hora de poner en valor “nuestra historia” y su “conservación”, dijo Barragán preguntado por si perdurará el chapurriau. “Yo abogaría por que se conservara, es un elemento de riqueza. No tiene por qué imponerse a nadie que no lo quiere hablar, evidentemente, pero empezar a tergiversar la historia como se ha hecho durante los últimos 20 años prácticamente para surtir fines políticos de determinadas entidades, territorios u opiniones, creo que debía empezar a dar a su fin”.
 
“Nosotros somos soberanos de lo nuestro y tenemos un patrimonio que mucha gente todavía utiliza, hereda y respeta, y a partir de ahí el Gobierno de Aragón podría empezar perfectamente a entender esa circunstancia y ayudarles a respetarlo y conservarlo”, concluyó el coautor Héctor Castro.
Por su parte, la consejera de Patrimonio y Lenguas de la institución comarcal, María José Gascón, explicó que lo que se pretende con este libro es “que se conozca la manera de hablar de los siete pueblos que tenemos dentro de nuestra comarca” que hablan una lengua distinta al castellano, así como todos los municipios que hablan similar “en todo el Aragón oriental, que es nada más y nada menos que el chapurriau, como estamos orgullosos de denominarlo así, y así queremos que se siga denominando”.
De esta forma, con la publicación “lo que intentamos es dar luz sobre este tema tan apasionante y que nos aporten documentación, citas de filólogos, de científicos, que descubran cuáles son las raíces del chapurriau, de dónde venimos, por qué hablamos así, quiénes son nuestros antepasados y por qué hablamos esta mezcla de lenguas”, desgranó Gascón.
Ante un salón de plenos repleto, la consejera recordó que Torrevelilla acogió el pasado fin de semana la proyección de los ocho capítulos del documental Lo chapurriau, un proyecto audiovisual rodado por Ferrán Rañé y Gemma Blasco en esta localidad con el objetivo de visibilizar y preservar esta lengua.
Los ocho episodios reproducen otras tantas conversaciones entre vecinos de Torrevelilla y tres procedentes de La Codoñera, La Cañada de Verich y La Ginebrosa, que utilizando el chapurriau abordan diferentes temas de interés en el ámbito rural.

“El catalán es otra lengua”

Al acto acudieron numerosos vecinos de las siete localidades bajoaragonesas y del Matarraña, y militantes del PAR con su secretario general, Alberto Izquierdo, al frente para reivindicar lo que su partido opina en materia de lenguas. “Creo que está muy claro que el chapurriau es la lengua que se habla aquí y que una mayoría inmensa de la gente defiende eso. El catalán es otra lengua, de otro sitio y creo que no tiene ningún sentido solapar una a la otra. Son compatibles, son dos lenguas como muchas que se hablan en este país y yo creo que lo fundamental es el respeto y conocer la historia”, manifestó.
El también vicepresidente de la Diputación de Teruel alabó el “gran trabajo que está haciendo María José porque creo que hay que conocer nuestra historia, nuestra identidad y, sobre todo, nos tenemos que sentir orgullosos de ella”. Izquierdo invitó “a la gente a que conozca este libro, lo lea y, sobre todo, lo utilice”.
 

El redactor recomienda