Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Un anciano llevaba varios meses muerto en su casa de Beceite Un anciano llevaba varios meses muerto en su casa de Beceite

Un anciano llevaba varios meses muerto en su casa de Beceite

El cadáver estaba en avanzado estado de descomposición

Agentes de la Guardia Civil localizaron este miércoles por la mañana el cuerpo sin vida y en un avanzado estado de descomposición de un vecino de Beceite de 88 años de edad.

El cadáver de Miguel Vidal Ramia fue localizado en el interior de la vivienda de su propiedad, una casa antigua y descuidada situada en la zona conocida como Las Eras, después de que una vecina alertara al Ayuntamiento de que en los alrededores de la casa se sentía un fuerte olor. También desde la residencia San Martín de Tous de Andorra habían informado al alguacil del pueblo de que llevaban meses sin saber nada de él, cuando lo habitual es que pasara algunas temporadas en el centro.

Las sospechas sobre lo que podía haberle sucedido se confirmaron cuando agentes de la brigada judicial de la Guardia Civil entraron en el interior de la casa, tras el aviso recibido desde el Ayuntamiento, y se encontraron el cadáver con signos de llevar “varios meses” muerto, según señaló el alcalde de Beceite, José Enrique Celma.

Sin signos de violencia

Fuentes de la Guardia Civil indicaron que personal de la residencia de Andorra lo había llevado al pueblo el pasado mes de diciembre, pero que desde entonces nadie lo había visto. La autopsia confirmará la causa de la muerte, aunque el cuerpo “no tenía signos de violencia”, según indicaron fuentes de la Guardia Civil.

Una trabajadora de la resiencia de San Martín de Tous de Andorra explicó  que “en el mes de diciembre dejamos a Miguel en su casa; era una persona autónoma con una pensión muy baja y cuando reunía algo de dinero venía a pasar una temporada al centro”. Después, “volvía al pueblo, aunque vivía en la indigencia”, reconoció. Según esta empleada, “el año pasado nos pusimos en contacto con el alguacil para pedirle que desde el Ayuntamiento pusieran en conocimiento de la trabajadora social  su situación y se hicieran cargo de él”.

En julio del año pasado “lo llevamos al pueblo, pero se hizo daño y volvió a la residencia, donde se recuperó, hasta diciembre”, afirmó la empleada del centro, que consideró que “hasta ahora, hemos sido los únicos que nos hemos hecho cargo de él”.

Llamada hace 15 días

Finalmente, fue hace 15 días, según esta trabajadora, cuando “volvimos a llamar a Beceite para preguntar por él, porque nos extrañaba no saber nada de él; llamamos a la farmacia, donde nos dijeron que no lo habían visto, y al Ayuntamiento, pero no nos cogían el teléfono”. Finalmente, “este martes llamamos de nuevo al alguacil y le dijimos que lo habíamos dejado en el pueblo en diciembre y que no había vuelto a ponerse en contacto con nosotros”.

El alcalde, por su parte, recalcó que el consistorio desconocía que este vecino, que estaba empadronado en el pueblo, hubiera vuelto a la localidad. “Ni nos informó la residencia ni tampoco sabemos si desde el centro avisaron a los servicios sociales de la comarca”, señaló Celma.

Una persona autónoma

El fallecido estaba habituado a vivir una vida “muy independiente”, según Celma. También desde la residencia indicaron que “era una persona autónoma”. Según detalló el alcalde, “creemos que no le gustaba vivir en sitios cerrados y a veces se marchaba de la residencia, iba y venía al pueblo, aunque ahora no lo habíamos visto en mucho tiempo”. Aunque dijo que sí disponía de medios, “en alguna ocasión había dormido en el interior de una furgoneta que tenía”. La casa tampoco se encontraba en buenas condiciones. Entre otras cosas carecía de calefacción y no estaba acondicionada.

Hombre soltero y sin hijos, tenía dos sobrinos que vivían en Calaceite y en Roquetes (Tarragona), a los que se avisó por la mañana tras encontrarse el cadáver.

El redactor recomienda