Síguenos

297_1200x150-trail-oliete.gif banner click 297 banner 297

303_1200x150-controlglass.gif banner click 303 banner 303

Concluyen las Jornadas de los Polos del Frío con todos sus objetivos cumplidos Concluyen las Jornadas de los Polos del Frío con todos sus objetivos cumplidos
Las Jornadas de los Polos del Frío se clausuraron en Valdelinares, el pueblo más alto de España

Concluyen las Jornadas de los Polos del Frío con todos sus objetivos cumplidos

Medio centenar de personas de toda España se han dado cita en Alcalá de la Selva
banner click 236 banner 236

La localidad de Alcalá de la Selva cerró las Jornadas de los Polos del Frío, organizadas por la asociación meteorológica Meteo Ibérico Sureste de la sierra de Gúdar y el Ayuntamiento, con excelente sabor de boca y cerca de 50 personas, entre inscritos y ponentes llegados de lugares como León, Murcia, Huesca, Albacete o Valencia.

Durante dos jornadas, varias asociaciones españolas de aficionados a la meteorología han compartido experiencias, proyectos y técnicas en un particular hobby, la instalación de estaciones meteorológicas que recopilan datos en algunos de los lugares más fríos de España, que está suponiendo un extraordinario aporte a la red oficial de mediciones de datos de AEMET, y que además se está convirtiendo en un activo turístico en provincias como Teruel.

Desde Meteo Ibérico Sureste (www.meteoibericosur-este.com) que son cada vez más turistas y visitantes potenciales los que visitan la página web para conocer las temperaturas y pluviosidad de las once localidades donde tienen instaladas estaciones online, para conocer si es un buen momento para visitarlas, para esquiar o para recoger hongos.

Manuel Sabater, organizador del encuentro, aseguraba al término del mismo: “No puedo estar más contento. Creo que todos los asistentes se han ido con un gran sabor de boca, y el apoyo que han manifestado las instituciones, tanto la Diputación Provincial como la Comarca Gúdar-Javalambre, ha sido claro. Nos sentimos respaldados porque creen en él”.

Tras el turno de conferencias del sábado, con un total de ocho ponencias, los inscritos visitaron tres de los polos del frío que existen en la provincia, en concreto en la Sierra de Gúdar. Así, en primer lugar visitaron El Portero de Monteagudo del Castillo, Las Dehesas de Fortanete, y la jornada terminó en Valdelinares, el Cuarto del Prado y las pistas de esquí. Allí se clausuraron las jornadas, los asistentes recibieron un libro como recuerdo y un diploma acreditativo de haber pisado el pueblo más alto de España. Además Paco Monforte les dio una interesante charla sobre la innivación artificial en esas instalaciones.

Ahora el futuro pasa por ir incrementando la red de estaciones meteorológicas de medición de datos en la provincia de Teruel, “en los Polos del Frío y en diferentes localidades, que no son polos de frío pero en los que también es muy interesante recopilar esos datos”.

Sabater ya ha puesto en marcha estaciones de medición en Sarrión, Cabra de Mora y Rubielos, y espera que con el apoyo de la administración la red vaya incrementándose, “ya que existe un vacío muy grande en la medición de datos en la provincia’.

Más allá de los usos turísticos, Sabater insiste en que la medición y recopilación de datos meteorológicos es de utilidad pública en numerosos frentes, tanto para la gestión de los seguros en caso de daños causados por la meteorología, como para controlar los riegos programados en cultivos como la trufa, los protocolos de vialidad invernal o la lucha antiincencios, ya que “estaciones en las torres contra los incendios que dieran datos en tiempo real de dirección y velocidad del viento serían de gran ayuda para su extinción.

Los aficionados al deporte también buscan el frío

Las condiciones extremas de la provincia de Teruel se han  revelado como un nuevo atractivo también en la realización de pruebas deportivas. Ejemplos como la carrera Frío Extremo de Monreal del Campo y el Duatlón Invernal de Bronchales son algunos de los ejemplos, pero hay más. Monreal celebra tradicionalmente en el mes de febrero, cuando las condiciones climáticas son más severas, una carrera pedestre de 5 y 10 kilómetros que arranca con los últimos rayos de sol para disputarse iluminada con frontal. La propuesta resulto atractiva como inicio de la temporada para muchos deportistas que buscan la pimienta aventurera de la nocturnidad.

El Duatlón Invernal de Bronchales ha disputado dos ediciones y en las dos la metrología se ha convertido en su mejor aliado, regalando a los participantes suculentas nevadas que han brindado un marcado carácter aventurero a la prueba individual o por equipos.

Otras carreras, como la Berrea Trail Race también recurre al General Invierno en la Sierra de Albarracín durante el mes de diciembre.

El redactor recomienda