Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

El cultivo de la trufa disfruta en Cirujeda de una emergente actividad económica El cultivo de la trufa disfruta en Cirujeda de una emergente actividad económica
El alcalde pedáneo de Cirujeda, Javier Colás, junto al edificio que en su día fue Casa Consistorial y al fondo la iglesia barroca, mejor bien patrimonial de la localidad

El cultivo de la trufa disfruta en Cirujeda de una emergente actividad económica

El barrio de Aliaga padece la falta de señal de telefonía móvil en el casco urbano

Cirujeda es un barrio rural de Aliaga que vive de una emergente actividad económica con el cultivo de la trufa, con más de 60 hectáreas plantadas y pese a su escasa población, 9 habitantes censados, pero que los hijos y descendientes de la localidad atienden en sus desplazamientos la tierra con el nuevo cultivo. El mayor problema que tiene Cirujeda son las telecomunicaciones, porque la carretera de acceso es mucho mejor que la cercana autonómica. No hay señal para la telefonía móvil en el casco urbano y para cogerla hay que desplazarse a un punto fuera del casco urbano. Igualmente solo hay un punto para Internet.

El alcalde pedáneo de Cirujeda, Javier Colás, recuerda que su barrio rural de Aliaga fue municipio independiente hasta 1971 y que incluso Cirujeda tenía un barrio rural a su cargo como es La Cañadilla. “Fue en aquellos años setenta del siglo pasado cuando nos adscribieron a todos estos pueblos a Aliaga, aunque la emigración de la gente empezó antes en los años sesenta. Los vecinos emigraron a Barcelona, Zaragoza y Valencia principalmente”.

Muchos hijos de Cirujeda vivían de las minas que había en los municipios cercanos, caso de Aliaga y su central térmica, Castel de Cabra, Palomar de Arroyos,  desplazándose andando para trabajar. Con el cierre de las explotaciones mineras y el declive agrícola y ganadero vino la emigración a las ciudades.

En la actualidad en Cirujeda se cuenta con dos personas activas, una de ellas el propio alcalde pedáneo que vive en Aliaga  por los servicios existentes pero que sube todos los días a trabajar en la actividad agrícola y donde residen sus padres. Javier Colás reseñó que aunque solo hay dos personas en activo en Cirujeda hay movimiento laboral sobre todo con el cultivo de la trufa, desplazándose para ello. “En Cirujeda hay ya unas 60 hectáreas de cultivo de la trufa. Lo malo que se tiene es que hay que esperar cerca de 10 años para ver la producción”.
 

En Cirujeda escasean las viviendas para vender o para alquilar lo que representaría un problema en el caso de facilitar alguna acción de repoblación

Aunque en Cirujeda hay 9 personas residiendo durante todo el año, en las fiestas de verano, para San Roque, se llega a cerca de las doscientas, por lo que las casas están arregladas y cuidadas.

Lo que peor tiene Cirujeda son las telecomunicaciones al no llegar señal para la telefonía móvil y contar sólo con Internet en el local del consultorio médico. Se espera que pronto se mejore la entrada de señal de telefonía móvil para el casco urbano. Sin embargo la carretera de acceso a Cirujeda está muy bien, mucho mejor que la autonómica que está a unos 4 kilómetros. En este punto Javier Colás valoró la labor que ha hecho el alcalde de Aliaga, Sergio Uche, por acondicionar la carretera de acceso a Cirujeda, que se ha ejecutado en tres fases.

De servicios no anda mal Cirujeda ya que el panadero se desplaza a la localidad dos veces a la semana sea invierno o verano. El servicio sanitario sube de Aliaga una vez al mes. Se cuenta con venta ambulante tanto de fruta y verduras como de productos congelados, una vez a la semana cada uno de ellos. El cura sube igualmente de Aliaga cuando se le llama, para las fiestas patronales y cuando hay algún entierro.

El patrimonio artístico y religioso se centra en la iglesia parroquial dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, cuyas cubiertas están en buen estado pero no así la pavimentación. Actualmente se está trabajando en el acondicionamiento de la barbacana, antiguo espacio del cementerio, con lo que se afianzan los cimientos del templo.

También cuenta Cirujeda con dos ermitas, que están en ruinas. Una de ellas la de San Macario, que es del siglo XVII y que se podría recuperar por la zona donde está situada y por el valor del propio inmueble. La otra ermita es la de San Eloy, situada a 1.700 metros de altitud lo que permite ver hasta los Pirineos y numerosos puntos de la provincia de Teruel.

De lo que es rico Cirujeda es el patrimonio natural. Al encontrarse a unos 1150 metros de altitud las fuentes y el bosque no faltan. En la wikipedia se recoge que “es  un pueblo peculiar y escondido con mucho atractivo turístico: ríos, bosques, gargantas, altas montañas, serpenteados senderos, numerosa flora y fauna, saltos de ríos...etc. Este paraje podría ser considerado una reserva natural, ya que la intervención del hombre con fábricas y explotaciones es mínima, apenas puede observarse. Entre su abundante flora encontramos gran cantidad de árboles como sabinas, pinos, enebros, encinas, acebos, chopos..., también existe una variedad de frutales como almendros, manzanos, perales, membrilleros, nogales”.

En esta línea, el alcalde pedáneo de Cirujeda recordó el pino Cobatillas que se quemó con el incendio que hubo en esta zona de Cuencas Mineras en 2009. El pino Cobatillas tenía un perímetro que para albarcarlo se necesitaban 4 o 5 personas. También destacó las mil hectáreas de pinares que tiene Cirujeda y el atractivo de las cuevas de Viento y las numerosas fuentes o la cascada Despeñaelagua, que tiene 12 metros de alto y que dista apenas 1,5 kilómetros del casco urbano de Cirujeda.

Respecto al futuro y evitar su despoblación pasaría por que en Aliaga se instalara alguna empresa grande y la gente pudiera ir a trabajar como se hacía antaño con las minas y la central térmica de Aliaga, aunque ahora el desplazamiento sería lógicamente con la comodidad que dan los vehículos.
 

Mesa interpretativa del Parque Geológico de Aliaga en Cirujeda

Palomar de Arroyos, Cirujeda y vuelta a Palomar de Arroyos

La ruta senderista circular entre las localidades de Palomar de Arroyos a Cirujeda y vuelta a Palomar de Arroyos subiendo a lo alto de la ermita de San Eloy tiene unas vistas espectaculares durante toda el recorrido. La distancia de la ruta es de unos 22 kilómetros y el tiempo de duración es de 5 horas y 49 minutos. Cirujeda se encuentra en lo alto de un valle al  norte de Aliaga. Está a una altitud de 1152 metros sobre el nivel del mar.

En su casco histórico para ver destaca la ermita dedicada a San Macario (S.XVII, estilo barroco) y la iglesia parroquial de la Asunción (siglo XVII). En esta última destacan la torre de tres cuerpos, la decoración rústica a base de fragmentos de rocas, plantas... y las baldosas de barro originales de la época de construcción.

En Cirujeda otros punto de interés turístico es la geología. El Parque Geológico de Aliaga tiene marcadas rutas y miradores con paneles explicativos. El existente junto a la carretera de acceso a la localidad explica el entorno de Cirujeda donde recoge que es una cuenca sedimentaria del Paleógeno vigorosamente plegada. En torno a Cirujeda se extienden unidades sedimentarias de conglomerados, areniscas y arcillas que rellenan una cuenca alojada entre los anticlinales de Campos-Aliaga y La Cañadilla-Montoro de Mezquita.

El redactor recomienda