Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El curso de madera y patrimonio de la UVT nace para quedarse en Guadalaviar El curso de madera y patrimonio de la UVT nace para quedarse en Guadalaviar
El director de programas de televisión de naturaleza, Luis Miguel Domínguez, centro de la imagen, estuvo ayer en la clausura del curso de la UVT en Guadalaviar

El curso de madera y patrimonio de la UVT nace para quedarse en Guadalaviar

Con la participación de 14 alumnos y 8 profesores, abordó las talas en la cabecera del Tajo

La primera edición del curso “Madera, patrimonio y transición ecológica” de la Universidad de Verano de Teruel (UVT) se clausuró esta semana en Guadalaviar con el propósito de asentarse y celebrarse la segunda edición el año que viene. En este curso han participado 14 alumnos y 8 profesores. En el curso se ha abordado la polémica de las talas masivas en el Alto Tajo cuya denuncia promovió la Asociación SOS Montes Universales, que consiguió más de cien mil firmas de apoyo.

El director del curso “Madera, patrimonio y transición ecológica”, doctor en Historia y director de la Escuela de Violería, Javier Martínez González, manifestó que visto el desarrollo y el respaldo obtenido habrá continuidad del curso en la Universidad de Verano de Teruel para el año que viene y años sucesivos. “El otro día estuvo el director de la Fundación Universitaria Antonio Gargallo, Alfonso Blesa, y nos propuso la continuidad del curso”, reseñó.

En la primera edición del curso “Madera, patrimonio y transición ecológica” que se ha impartido en Guadalaviar del 7 al 9 de julio han participado 14 alumnos y 8 profesores, con la asistencia de ecólogos y personajes tan populares como el naturalista y director de series de televisión sobre la naturaleza, Luis Miguel Domínguez, que en los pasados meses, entre sus numerosos premios, fue nombrado Grullero Mayor en Gallocanta.
 

Asistentes al curso de Madera, patrimonio y transición ecológica de la UVT que se ha impartido en Guadalaviar

Javier Martínez González recordó que entre los objetivos del curso que se clausuró en Guadalaviar se encontraban la de concienciar a los artistas y a la sociedad de la necesidad de preservar los recursos naturales, necesarios para la creación artística, y, entre ellos, muy especialmente las maderas y sus bosques primarios de origen.  Interesar a formadores, sobre la necesidad de explorar nuevas formas de adaptación económica de los entornos rurales de montaña a la transición ecológica y la economía circular. Rentabilizar socialmente los resultados de la reciente declaración BIC del legado de la violería aragonesa, en particular, y de la violería española, brindando a la sociedad la posibilidad de participar y articularse a través de la difusión del conocimiento.Contribuir a vertebrar el territorio, al promover un curso en una nueva sede, situada en Guadalaviar, junto a la cabecera del río Tajo y continuar contribuyendo a la búsqueda de alternativas culturales y de defensa de patrimonio natural en zonas despobladas de montaña.

En el programa el profesor y miembro del Centro de Estudios de la Comunidad de Albarracín, Eloy Cutanda Pérez, abordó un tema histórico sobre la gestión y aprovechamiento forestal de la Sierra de Albarracín durante la Edad Moderna. También hubo conclusión de los talleres que se organizaron durante el curso y la presentación de resultados.

El naturalista Luis Miguel Domínguez hizo una pequeña intervención para defender al lobo, garantía de biodiversidad y regenerador de los bosques, de los ataques que está recibiendo en España. También hizo una defensa de la labor de la Asociación SOS Montes Universales en defensa de la conservación del Alto Tajo. Afirmó que la tala masiva de pinares en el Alto Tajo está fuera del tiempo actual. “Es algo arcaico. Respaldo cualquier acción de la sociedad que defienda el patrimonio natural y pido a las Administraciones, a la Diputación General de Aragón que defiendan ese patrimonio natural, que es el patrimonio de todos”, destacó.
 

Conferencia del profesor Eloy Cutanda Pérez

Entre las propuestas que se expusieron para la conservación de la naturaleza en esta zona de los Montes Universales se encuentran la creación de un parque nacional en el que estarían también las zonas del Alto Tajo de los Montes Universales lindantes de Cuenca y de Guadalajara o que se cumplan las figuras de protección ya existentes como son la Zepa y la Reserva Fluvial entre otras, o que se declare reserva de la biosfera o parque natural. En las provincias de Guadalajara y de Cuenca está el Parque Natural del Alto Tajo, que no incluye los Montes Universales de la provincia de Teruel.

El Parque Natural del Alto Tajo, que se creó en el año 2000, cuenta con 105.721 hectáreas, más otras 68.824 hectáreas de zona periférica de protección y comprendiendo ambas zonas partes o totalidades de hasta 44 municipios de Cuenca y Guadalajara.

 

 

 

 

El redactor recomienda