Síguenos
El veterano alpinista Ángel Tébar cita en su casa de Alcalá a personalidades de la escalada El veterano alpinista Ángel Tébar cita en su casa de Alcalá a personalidades de la escalada
Ángel Tébar, el pasado mes de marzo en la estación de Valdelinares

El veterano alpinista Ángel Tébar cita en su casa de Alcalá a personalidades de la escalada

El grupo visitará las pistas de esquí de Valdelinares y el Mas Blanco
banner click 244 banner 244
banner click 236 banner 236
José Luis Rubio

Poca gente ha llegado más alto o lo ha hecho más veces que los invitados con los que se reunirá Ángel Tébar este sábado en su casa de Alcalá de la Selva. La bodega de Tébar, que colgó los crampones y los mosquetones para dedicarse a la hostelería en la Sierra de Gúdar donde, además, puso en marcha la estación de esquí de Valdelinares,  será el ágora para que 25 mitos del alpinismo valenciano y nacional compartan sus anécdotas en una velada histórica.

La jornada arrancará a las 11:00 horas en el barrio de Alcalá de la Selva de la Virgen de la Vega, desde donde el grupo subirá a visitar la estación de Valdelinares, de la que muchos de los participantes guardan el recuerdo de sus primeros momentos, para ver cómo ha evolucionado ampliando su dominio esquiable y dotando de las últimas tecnologías en el transporte de esquiadores ladera arriba. Después, para cerrar la sesión matinal, los montañeros conocerán la pista artificial de esquí que opera durante la primavera y el verano en el Albergue Más Blanco dejando abierta la posibilidad a realizar algunas bajadas a los participantes. “La estación ha cambiado enormemente. Que vean la estación de esquí de Valdelinares a día de hoy”, anunció Tébar.

A continuación el escenario será la bodega de Ángel Tébar. Un espacio que más de un lugar de reunión es un museo de los deportes de montaña en el que el hostelero conserva algunos de los materiales con los que se subían algunas de las cumbres más altas y escarpadas del planeta.

Aforo limitado

La cita tiene un aforo limitado a 25 personas y entre los asistentes estarán Rafael Cebrián y Palmira Calvo, ambos coqueteando con los 90 años de edad, que fueron los pioneros den Centro Excursionista de Valencia. También estarán Joan Grifoll, que ha escalado el Everest, entre otras cumbres, y Antonio Marti  Mateo y Maruchi Cisneros, ambos profesores de esquí en Formigal en la década de los ‘60 y que estuvieron al frente del Refugio Góriz, en el Pirineo.

“Todos de la élite del montañismo valenciano de los años ‘50 y ‘60 del siglo pasado hasta el día de hoy. Han sido los que han culminado varias cumbres de 8.000 metros en el Himalaya como el Everest, el K2, el Nanga Parbat ... hay alpinistas muy buenos”, señaló Tébar que recordó que en la reunión se juntarán una “generación antigua , de los años ‘50 y ‘60”, con él en ese selecto grupo de “pioneros  de la escalada y de programas de aventura” con “los de ahora, que son gente que con la experiencia de los antiguos, ya han hecho cumbres de 8.000 en el Himalaya”.

“Es una concentración de viejos y no tan viejos”, concluyó el gerente del Mas Blanco, que recordó que entre los participantes en la reunión hay montañeros de 90 años, de los que a mediados del siglo pasado “ya empezaban a escalar y a abrir vías en el Pirineo”.

Cronómetro para las anécdotas

La sobremesa  dará para mucho y Ángel Tébar ha anunciado que recurrirá a su cronómetro para medir las intervenciones de cada uno de los asistentes en el turno de anécdotas, vivencias y  experiencias. Cada uno podrá contar sus momentos montañeros más intensos o los que dejaron una huella más honda en su recuerdo, pero con tiempo tasado. Aunque  aún no se ha precisado de cuantos minutos dispondrá cada uno, éste podría rondar los diez minutos por participante.

“Con el estómago lleno y todos contentos y felices se hará una rueda de  en la que cada uno contará una aventura, la que sea, que escucharemos. Pero será cronometrad”, explicó Tébar que en calidad de anfitrión asumirá el papel de moderador blandiendo el reloj y marcando los ritmos de la tarde. En principio se baraja el rango de diez minutos por intervención para escuchar “una aventuras de escalada, de ascensión  al Everest o lo que quieran. Eso es cuestión de su imaginación y sus vivencias”, añadió el hostelero.