Síguenos

297_1200x150-trail-oliete.gif banner click 297 banner 297

303_1200x150-controlglass.gif banner click 303 banner 303

Fortanete: dos castillos en ruinas y el del Cid en la Lista Roja de Hispania Nostra Fortanete: dos castillos en ruinas y el del Cid en la Lista Roja de Hispania Nostra
El Castillo del Cid se encuentra ubicado en un lugar estratégico y mimetizado con el paisaje. La fortaleza domina el valle de Mercadales

Fortanete: dos castillos en ruinas y el del Cid en la Lista Roja de Hispania Nostra

Las fortalezas son privadas y al Ayuntamiento le gustaría que se actuara para evitar el deterioro
banner click 236 banner 236

La histórica Fortanete cuenta con dos castillos medievales que son  privados y que están en ruinas. Uno de ellos, el desconocido Castillo del Cid, que dista a 6 kilómetros de la localidad y mimetizado con la naturaleza saltó a los medios informativos a comienzos de este mes cuando la fortaleza entró en la Lista Roja de Patrimonio de Hispania Nostra a petición de la Asociación Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa. Al Ayuntamiento de Fortanete le gustaría actuar en las fortalezas pero se le escapa a sus posibilidades económicas para que se evitara su grave deterioro y en la medida de lo posible se recuperaran como se ha hecho en otras fortalezas  medievales de la provincia a través de Patrimonio. El Castillo del Cid por su espectacular situación  es todo un reclamo para el turismo de naturaleza y aventura.

El alcalde de Fortanete, Luis Gil, manifestaba que los dos castillos que están en la localidad y que ambos son privados están estado ruinoso y que el Ayuntamiento con sus pocos recursos poco puede hacer  y señaló que las actuaciones las tendrían que hacer Administraciones mayores, Patrimonio, y parar el deterioro de las fortalezas medievales y en la medida de lo posible recuperarlos.

La voz de alarma sobre el estado de ruina y deterioro del escondido Castillo del Cid en Fortanete la dio a comienzos de octubre la Asociación Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés, Apudepa, que solicitó su inclusión  en la Lista Roja del Patrimonio de Hispania Nostra

Según el informe que Apudepa envió al comité científico de Hispania Nostra, la fortaleza está totalmente abandonada, en estado de ruina progresiva, “lo que podría conducir a su total desaparición dado que nunca se han realizado estudios arqueológicos en profundidad sobre el terreno, que pudieran ayudar a conocer su cronología, historia, usos” y otras características. El informe aprobado por Hispania Nostra recoge como motivo para su inclusión en la Lista Roja que, al abandono y la falta de estudios, “se une ahora la amenaza de la construcción en plena sierra de la Cañada, del parque eólico Cabecero 1 con 12 aerogeneradores, algunos de ellos a menos de 2 kilómetros del castillo e invadiendo su acceso”.  En este último punto, el alcalde de Fortanete recordó que se pusieron  alegaciones para que no se instalara ningún parque eólico cerca de ese lugar.

El presidente de la Asociación Cultural Ontejas de Fortanete e historiador, Jesús Villlarroya, en el Castillo del Cid  

Apudepa recordaba en su comunicado que “los castillos de Aragón están declarados Bienes de Interés Cultural por el Gobierno de Aragón”, por lo que exige “a las administraciones públicas y muy especialmente al Gobierno de Aragón que cumplan sus propias leyes ya que la protección de los BICs no consiste solamente en la defensa frente al perjuicio activo de los bienes (en este caso materializado en un parque eólico), sino también del perjuicio por pasiva como es el abandono”, y propone “que se fijen y consoliden las ruinas a través de una rehabilitación respetuosa a fin de que no desaparezca este BIC, hito de la identidad del Parque Cultural de Maestrazgo.

El presidente de la Asociación Cultural Ontejas, historiador, profesor e investigador local, Jesús Villarroya Zaera, recordó también que la  propiedad de ambos castillos de Fortanete son privadas y en concreto la del castillo del Cid que está incluido en la Lista Roja de Hispania Nostra pertenece a la familia que vive en Madrid.

Jesús Villarroya Zaera explicó que el castillo del Cid fue un castillo táctico que dominaba el valle de Mercadales por su situación y altura desde la Sierra de la Cañada.

De la presencia del Cid en Fortanete. dijo Villarroya,  da muestras los abundantes topónimos existentes, la Senda del Cid o la Zona del Cid Viejo. Pero a pesar del Castillo del Cid y los lugares con su huella, Fortanete no está incluido en la Ruta del Cid. “Fortanete está fuera de la Ruta del Cid. En 1998 dejaron fuera a Fortanete de la Ruta  y  la Asociación Cultural de Fortanete, Ontejas reivindica la inclusión de Fortanete en la Ruta del Cid”, reivindicó.

En un trabajo de investigación realizado por el propio Jesús Villarroya Zaera sobre el poco conocido Castillo del Cid de Fortanete fuera del municipio escribe que el castillo, “visto desde la ribera, aparece a gran altura, desde arriba, bajando por la Capellanía, hay menos vertiente. Cerca, en plena Sierra, hay restos de un poblado bajo medieval llamado Villaseco y más abajo otro llamado Hontejas. Asimismo, el antiguo camino de herradura entre Fortanete y La Cañada de Benatanduz no queda lejos. En La Torre de Mercadales hay una inscripción todavía sin descifrar que podría tener alguna relación con el castillo debida a su proximidad ¿Será árabe?”, se pregunta.

En la descripción recoge que “la planta es aproximadamente trapezoidal, con dos lados en ángulo recto y la superficie total del recinto fortificado apenas sobrepasa los 500 metros cuadrados.  La cara norte está delimitada por un talud natural que da sobre el barranco del Corral de la Hoya, en ésta parte no fue necesario levantar muro. En la cara sur se conserva un lienzo de muralla  de 30 m. de largo que baja por una fuerte pendiente. El paramento es de piedra irregular trabajada con mortero de cal y arena con abundantes carbones. En las hiladas superiores se observa la moruna disposición en espina de pez”.

Historia y recreación en el dibujo de arriba de como sería el Castillo del Cid

La utilización, continúa y expone Villarroya, de "la espina de pez" es en Aragón de raíz musulmana y más concretamente de procedencia norteafricana, beréber. En el siglo XI se utilizaba con ladrillos. Se importó y desarrolló durante la dominación musulmana, antes de que los cristianos dominaran el valle del Ebro”.

Añade Villarroya que en éste lienzo sobresalen tres cubos o torreones de planta redondeada. “El más alto mide 6 metros de altura y 11,5 m. de perímetro exterior, el altímetro marcó 1580 metros de altura. El cubo intermedio mide 7,4 m. el alto y sobresale algo de la muralla. El inferior es de planta ultrasemicircular, mide 5,5 m. de alto y en su interior se observan pequeños huecos de sección redonda o pentagonal que denotan la existencia en tiempos pasados de alguna escalera o plataforma interior hecha con troncos de madera.  El grosor de los muros oscila entre los 80 y 95cm. Por éste lado de los torreones hay un falso llano y a continuación un barranco muy escarpado cuyo fondo se sitúa en una cota de 1480 m”.

Jesús Villarroya publica que “quedan restos de algunas construcciones interiores, entre las que aparecen (según Artasa) escasos fragmentos de cerámica, de pastas ocres y grises, asas aplanadas y decoración pintada en ocre rojizo y barniz blanco.  Existen por último restos de otro cubo en el lado este, donde quizás estuvo la puerta que aprovecharía un pase entre las rocas”.

Por último, el investigador Jesús Villarroya explica que tipológicamente es un castillo táctico, aislado en un lugar montañoso y boscoso, de pequeñas dimensiones y planta irregular, condicionada por el terreno.

“Es un castillo roquero edificado en fuertes pendientes que hacen difícil la escalada, las rocas del talud colaboran como otro elemento más de la defensa. Como los primeros castillos aragoneses, musulmanes o cristianos, es una construcción militar sin ningún carácter de habitabilidad, un puesto de vigía apenas guarnecido salvo en caso de guerra. Su problema sería la disponibilidad de agua y víveres”.

Actualmente en el Castillo del Cid de Fortanete se mal mantienen tres torreones y 35 metros de lienzo de muralla.

Para el presidente de la Asociación Cultural Ontejas de Fortanete se tiene que actuar en la conservación del Castillo del Cid y que la propiedad privada pasara al Ayuntamiento para que se pudiera consolidar y restaurar, además de darlo a conocer aprovechando el turismo de naturaleza de aventura y cultural existente en la actualidad. Con  ello se debería acondicionar también el sendero actual desde Cuarto Pelado de acceso al castillo para la ruta turística.

El redactor recomienda