Síguenos
Asun Perruca y Ritamarindo ponen letra y colorido al cáncer de mama Asun Perruca y Ritamarindo ponen letra y colorido al cáncer de mama
Portada de ‘Lunas veladas’, el primer poemario publicado por Asun Perruca e ilustrado por Ritamarindo

Asun Perruca y Ritamarindo ponen letra y colorido al cáncer de mama

Las calamochinas han publicado el poemario ‘Lunas veladas’

El Teatro Municipal de Calamocha acogió este lunes la presentación de Lunas veladas, un poemario escrito por Asun Perruca e ilustrado por Ritamarindo, editado por TerueliGráfica y que narra a través de sus versos la experiencia vital de la autora relacionada con el cáncer de mama. En la primera edición del poemario se han lanzado 500 ejemplares, y parte de los beneficios serán donados al proyecto Metástasis que se está desarrollando en el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona, “donde hay dos personas de Calamocha investigando”, puntualiza la autora.

Se trata de treinta y tres poemas breves de Asun Perruca y otras tantas ilustraciones de Ritamarindo que avanzan cronológicamente por la experiencia del cáncer, desde el diagnóstico (“Hay palomas negras con alas grandes tapando el sol”) hasta la perspectiva que da la distancia (“Vivo ya sin cuentos ni descuentos. No me importa mirar hacia poniente porque encuentro hermosura en lo que veo”), pasando por la cirugía (“Esa mujer se contempla desde arriba, preparada para hundirse en el vacío, y ya ansía retornar, rota y reconstruida”) o la plena aceptación (“Descongela el frío. Desprecia los ojos que te apuntan. Destripa la verdad. Desmiente la alegría si hace falta”).

Elena Martínez (izda.) puso música a alguno de los poemas de Asun Perruca, durante la presentación en Calamocha

La expresividad y el tino eligiendo cada término que exhibe Perruca provoca que cualquier mujer que haya padecido cáncer de mama pueda sentirse identificada en cada verso, pero además que pueda empatizar con ella cualquier mujer que no lo haya hecho o cualquier hombre, con un lenguaje rico y sugerente pero alejado de las figuras rebuscadas, crípticas y artificialmente afectadas de las que en ocasiones adolece la poesía contemporánea, cuando se preocupa más por los elementos formales que por los de fondo.

Asun Perruca es una escritora de Molina de Aragón afincada en Calamocha, adonde llegó como profesora en 1991, que ha ganado premios como el Concurso de Literatura Epistolar Amorosa de esa localidad, en su categoría comarcal. Además ha sido directora de grupo de teatro de Calamocha La Luna, satélite que, por cierto, es protagonista y metáfora en muchos de los versos que componen su poemario. Pese a cultivar la literatura y, en particular la poesía, desde hace tiempo, Lunas veladas es el primer libro que publica.

Por su parte Ritamarindo es el seudónimo de Maryán Núñez, una artista calamochina licenciada en Bellas Artes en Cuenca y formada en Altea (Alicante), Turín y Puebla (México), y que actualmente vive a caballo entre Calamocha y su taller en Querétaro (México), donde pasa los meses de invierno creando piezas de arte junto a Lalo Barragán. Aunque quizá la pintura y la ilustración es donde más reconocible se torna Ritamarindo, la turolense también realiza esculturas de pequeño formato, diseño de joyas y artesanía, en la que, a través de una estética surrealista, suele apelar “a las culturas ancestrales de las que me nutro durante mis viajes”. La naturaleza y la mujer son dos de los núcleos principales del discurso artístico que la calamochina recrea en las piezas que realiza.

El redactor recomienda