Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

201_embou-1200x150.gif banner click 201 banner 201

El Mil Festival de Mora de Rubielos se clausura este domingo con Los Gandules y el humor de Komicazes El Mil Festival de Mora de Rubielos se clausura este domingo con Los Gandules y el humor de Komicazes
Aunque con menos público y sentado, el patio de armas del castillo de Mora sigue siendo un escenario espectacular en el MIL Festival. Leo Tena

El Mil Festival de Mora de Rubielos se clausura este domingo con Los Gandules y el humor de Komicazes

Gene Martín y Carolina Cañada ponen el contrapunto artístico

MAunque con menos presencia que la última edición en 2019, el arte visual también ha formado parte del MIL Festival que este domingo se clausura con los últimos conciertos en Mora de Rubielos. Dos artistas turolenses, Gene Martín y Carolina Cañada, han sido los encargados que poner color e imagen al MIL 2021 pospondemia.

La pintora realizó entre el jueves y el viernes una pintura mural con alguno de sus diseños característicos y un mensaje destacado en latín; carpe diem, cuyo significado no literal es aprovecha el momento e invita a pensar en cada momento de la vida como único e irrepetible. “El leit motiv de la pintura está clarísimo”, explica la autora. “Es un mensaje positivo para animar que tiene especial relevancia durante un festival y más en estas circunstancias”.

La pintura luce en una de las paredes exteriores de la piscina municipal, después de que se tuviera que descartar el emplazamiento original, situado en la calle Agustín Planas. Sobre un fondo azul cielo los motivos principales aparecen pintados en rojos, rosas, verdes y amarillos, colores vivos que refuerzan el lema vitalista que es habitual en la obra de Carolina Cañada. En el interior de un corazón sobre el que arde una pequeña llama, simbolizando la vida y la pasión, luce un ojo abierto que ya es una especie de marca de la casa desde que Cañada comenzara a incluirlos en prácticamente todos sus diseños.

Nació como un elemento más o menos puntual que daba título a una serie de ilustraciones, Ojo, que la autora presentó en la primavera del año pasado, y ha terminado formando parte de su paleta de motivos habituales. “No hay una razón concreta ni un motivo”, explica. “Sencillamente es un elemento que me gusta mucho y que funciona bien. Va también en mi línea de trabajo, en la que meto elementos que de alguna forma están descontextualizados y hacen la ilustración más llamativa”.

Tomasito, durante el concierto que ofreció en la tarde de ayer. Leo Tena

Con esta pintura mural, es la segunda ocasión en la que Carolina Cañada participa en el MIL Festival. La anterior fue en la segunda edición (2019), la última que se celebró teniendo en cuenta que la pandemia obligó a cancelar la cita el pasado año. En aquella ocasión realizó una pintura mural inspirada en su serie Tipos, de 2018, donde sobre un fondo negro adornado con motivos vegetales puede leerse la palabra maravilloso.

Gene Martín

Otro viejo conocido del MIL Festival turolense es el artista Gene Martín. Suyos son cuatro pendones que cuelgan estos días de una de las paredes del castillo de Mora de Rubielos, así como varios audiovisuales basados en obra gráfica del turolense, entre ella algunos de los diseños que pueden verse en las estampaciones de los pendones.

En los formal, los diseños responden a figuras de color con base esférica, y recuerdan a los diseños geométricos logrados con el espirógrafo, aunque con algunos elementos muy sutiles que rompen la simetría y el equilibrió matemático perfecto, y un acabado que le confiere cierta tridimensionalidad cuando son observados detenidamente a corta distancia, como si no estuvierar formados por líneas que se cruzan sino por hilos que se superponen. La pieza lleva por título Hay algo que nunca cambia.

Gene Martín ha realizado esos diseños inspirándose precisamente en el castillo de Mora, en el sentido de que la dilatada historia del edificio “que ha visto pasar desde el siglo XIII todo tipo de actividades lo convierten en un contenedor eterno de experiencias temporales” explica el autor. “Es el escenario o la pantalla en blanco de las distintas expresiones adecuadas a los distintos tiempos y lenguajes de cada época”.

Carolina Cañada, pintando el mural en las piscinas municipales de Mora

La pieza fue concebida como obra gráfica impresa sobre madera de 180x60 centímetros, en la que se representan en cuadrícula diferentes motivos que Martín define como “una especie de figura geométrica o mandala hecho con juegos de niños, imitando hilos”.

Todos los diseños parecen similares aunque el único elemento reiterativo que tienen en común es un punto de luz blanca situado en el centro de cada composición. Esa luz es el elemento conceptual destacado de la obra y el que le da título. Es una analogía de lo que permanece en el tiempo, independientemente de la expresión que tome la vida a lo largo del tiempo, de lo mutable, lo contingente. “Ahí está la principal relación de las piezas con el castillo”, esa idea de inmutabilidad. De ese cuadro original Gene Martín ha tomado veinte figuras y las ha dispuesto en grupos de cinco, a lo largo de cuatro pendones negros y rectangulares.

El mensaje conceptual de Gene Martín no está muy lejos del que habitualmente rige su obra, la celebración de la unidad en la diversidad. “Esta obra nos recuerda, o celebra, la diversidad de expresión y de experiencias en la línea de tiempo sobre un escenario que nunca cambia”, afirma el turolense. “Una fortaleza que nos acoge y nos enseña la máxima disponibilidad muestra que sea necesaria. Esto creo que es al final la vida y la libertad, libre expresión sobre aquello que nunca cambia; o decir que es la propia vida atemporal expresándose en el tiempo. De ahí el título de la obra: hay algo que nunca cambia”.

Como siempre, las piezas de Gene Martín vienen acompañadas por una reflexión trascendente: “¿Y si nos enfocáramos en aquello que nunca cambia en lugar de ser esclavos del destino cambiante e inevitable del tiempo?”.

La alcañizana Anaju (izda.) cantó un tema junto a Delaporte, durante el concierto del viernes. Leo Tena

Clausura de Mil Festival

Después de tres jornadas en los que Muevelorena, Anaju, Vinila Von Bismark, Delaporte, Tomasito, Rocio Ro, Tomasito o Kiko Veneno desfilaron por el escenario del castillo de Mora de Rubielos, además de Ley DJ, hoy se clausura la tercera edición del festival con una noche dedicada al humor

A partir de las 19 horas subirán al escenario Los Gandules, la conocida y veterana formación aragonesa que versiona temas muy conocidos de diversos estilos con letras cómicas y somardas. Y a las 22.30 horas el cierre del festival será a cargo de Komicazes, formado por algunos de los cómicos monologuistas más en forma del panorama nacional, que intentarán hacer que el público cruce la frontera entre el domingo y en lunes con una carcajada.

Además pincharán DJ Jano y el DJ turolense Jorge Tello, este último en la sesión vermú que tendrá lugar a las 13.30 horas en la calle Agustín Planas de la localidad de Mora de Rubielos.

El redactor recomienda