Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

El IET coedita los tres primeros volúmenes de Antología Poética El IET coedita los tres primeros volúmenes de Antología Poética
El volumen dedicado a Labordeta recoge poemarios y canciones inspiradas directamente en Teruel

El IET coedita los tres primeros volúmenes de Antología Poética

Labordeta, Enrique Villagrasa e Ildefonso Manuel Gil protagonizan la serie
Los tres primeros volúmenes de la nueva colección Antología Poética que coedita el Instituto de Estudios Turolenses junto a Los Libros del Gato Negro, y que están dedicados a José Antonio Labordeta, Ildefonso Manuel Gil y Enrique Villagrasa; y el número 17 de la colección Monografías Turolenses, también editada por el instituto dependiente de la Diputación Provincial de Teruel, titulado De la Tierra al cielo. Estelas discoidales de la provincia de Teruel y escrito por Koldo Colomo, figuran entre las novedades literarias que Prames distribuirá durante este mes de febrero.

Teruel, en la mirada y en el alma es el título del volumen de Antología Poética del IET dedicado a José Antonio Labordeta (1935-2010), cuya selección de poemas corresponde a Antonio Pérez Lesheras y el preámbulo está escrito por Ángela Labordeta. El escritor y profesor jacetano selecciona una serie de textos de Labordeta que lo vinculan directamente con su etapa turolense, con versos que vieron la luz en poemarios como Sonatas (1965), Cantar y callar (1967), Treinta y cinco veces uno (1969-1970), así como canciones de los discos Andros II (1968) y Cantar i callar (1974).

En opinión de la hija del cantautor Ángela Labordeta, el paso de José Antonio por Teruel no fue fortuito ni yermo, sino que sirvió para acrisolar el temperamento del que después fue uno de los maestros de la lírica aragonesa contemporánea.

Además el poeta Enrique Villagrasa (Burbáguena, 1961) realiza una selección de su propia obra en el segundo volumen de la colección, titulado Arpegios y mudanzas. En este caso el libro recoge poemas contenidos en Arpegios (1983), Olas a la deriva (1988), Memoria impenitente (1996), Sílaba del anochecer (2000), Serie de literatura Miguel Artigas (2001), Límite infinito (2005), Alzhéimer: La otra voz (2006), Línea de luz  (2007), Paisajes (2007), Mudanzas de la voz (2011), Palabra y memoria (2012), Lectura del mundo (2014), Queda tu sombra (2019) y La poesía sabe esperar (2019), así como otros inéditos, publicados en la Revista Turia o incluidos en la Ruta Literaria de Calamocha.

En todos el espacio físico, mental, estético y anímico de Burbáguena o de la Comarca del Jiloca están absolutamente presentes. Como dice Jaime Siles en la prólogo, “todo poeta tiene, guardado en su memoria, un espacio-tiempo al que siempre que lo necesita -y poeta es quién lo necesita- suele regresar”.

El tercer poeta vinculado a Teruel que protagoniza la primera serie de tres libros lanzados de la colección Antología Poética del Instituto de Estudios Turolenses es Ildefonso Manuel Gil (1912-2003). Nacido en Paniza, sufrió su encarcelamiento en Teruel como destacado republicano y, acosado por no jurar los principios del movimiento nacional franquista, se exilió en los 60 a Estados Unidos, donde impartió clases de literatura en Nueva York. Regresó a
España en 1983 y se afincó en Zaragoza, donde dirigió la Institución Fernando el Católico. Fue además miembro de la Real Academia de la Lengua y de la Academia Norteamericana de la Lengua Española.

La selección de poemas corresponde a Juan González Soto, que reúne en un volumen al que titula Teruel, campanas de doblan a lo lejos. Los textos, fechados entre 1945 y 2001, hacen todos referencia a Teruel o fueron inspirados por su estancia en la ciudad. Como recuerda González, “su estancia no fue precisamente gozosa y no porque no amara intensamente Teruel, sino porque en ella sufrió una experiencia tremendamente dramática. Cuando vivió y padeció estando encarcelado a lo largo de más de siete meses en los sótanos del Seminario de Teruel lo ha expresado en diversas entrevistas. Y también, desde luego, ha constituido una base fundamental de buena parte de su obra literaria”.

Estas tres obras, coeditadas por la Diputación Provincial de Teruel a través del IET y Los Libros del Gato Negro, y distribuidas por Prames, se presentarán junto a Obra poética completa de Desideri Lombarte, de la Colección Biblioteca Turolense, en un acto que tendrá lugar el próximo 9 de febrero en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, en la capital del Ebro.

Patrimonio funerario


Entre los lanzamientos de Prames de febrero también figura De la tierra al cielo. Estelas discoidales de la provincia de Teruel, editado por el Instituto de Estudios Turolenses y escrito por Koldo Colomo Castro. La obra se dirige a un patrimonio funerario poco conocido, la estela discoidal, relacionada con creencias de origen medieval y con los primeros repobladores cristianos.

La investigación está dirigida tanto al lector aficionado como al profesional. En ella se recogen 107 piezas discoidales de la provincia de Teruel, con las que se ha realizado un estudio material, decorativo, funcional, distributivo y cronológico. Además, el trabajo aporta una bibliografía actualizada sobre los estudios de las estelas medievales decoradas y, más en concreto, sobre los referidos a la provincia de Teruel. Finalmente, con el objeto de desmitificar algunas creencias, se analizan los factores y agentes de la difusión discoidal en el territorio turolense y se ofrece una aportación crítica a los discursos actuales en torno a ella.

Más allá de los temas turolenses, Prames también distribuirá durante febrero Jánovas, agua y repoblación (Instituto de Estudios Altoaragoneses), de Eva Muñoz, El buen instante de Emilio Pedro Gómez y Mis princesas de las bragas de fresa, escrito por Lucía Becana e ilustrado por Carlos Soler. Los libros del Gato Negro es la editorial de los dos últimos volúmenes mencionados.

Prames también acaba de publicar el número 129 de La magia de viajar por Aragón, que entre otros artículos incluye uno sobre la gastronomía del Matarranya y sobre la batalla de Cutanda.

El redactor recomienda