Síguenos
Joan Blesa expone ‘Parábolas de los Evangelios’ en el Museo de Arte Sacro Joan Blesa expone ‘Parábolas de los Evangelios’ en el Museo de Arte Sacro
‘Parábola de los talentos’, una de las siete piezas que pueden verse en la exposición de Joan Blesa

Joan Blesa expone ‘Parábolas de los Evangelios’ en el Museo de Arte Sacro

El joven pintor valenciano, formado en Teruel, reivindica el arte religioso contemporáneo

La Edad Moderna y con ella la secularización de la sociedad trajo consigo un declive en el arte religioso, que aunque en algunos casos logró abrirse paso a través de las vanguardias -Le Corbusier, Manessier, Bazaine e incluso Henri Matisse son ejemplos- no consiguió mantener la preponderancia de la que había disfrutado desde prácticamente la antigüedad.

Sin embargo la espiritualidad sigue estando presente en el arte contemporáneo y en las facultades de Bellas Artes. Buena muestra de ello es Parábolas de los Evangelios, la exposición del joven artista Joan Blesa que se inauguró el miércoles en el Museo Sacro de Teruel con la colaboración de la Fundación Térvalis, donde podrá visitarse hasta el 30 de marzo.

Joan Blesa es un joven artista nacido en Xátiva y formado en Bellas Artes en la facultad de Ciencias Sociales y Humanas del campus universitario de Teruel. Su Trabajo de Fin de Grado giró en torno precisamente a los Evangelios y a la iconografía con la que históricamente se han transmitido a la población, desde una perspectiva de la pintura figurativa. Tras ampliar ese trabajo inicial a petición del propio Museo de Arte Sacro, Blesa completó la muestra Parábolas de los Evangelios, formada por siete pinturas, que se puede visitar en el espacio museístico turolense que fue reinaugurado en junio de 2021 tras una profunda remodelación de la organización de su exposición permanente.

Representación de la ‘Parábola de la oveja perdida’

En concreto, Blesa se detiene en seis de las parábolas bíblicas. Son la Parábola de la lámpara encendida, sobre la fe entendida como una luz que no debe de ocultarse para cumplir su función iluminadora; la Parábola de los Talentos, que habla sobre la rentabilidad del esfuerzo jugando con la polisemia del término talento entendido como moneda romana y como capacidad; la Parábola de la vid y los pámpanos, en la que establece una comparación entre la planta como Dios y los zarcillos verdes, que siguen su doctrina y que le sirven de sustento, y los secos, no que la siguen, y que mueren y se pierden. También refleja a través de su pintura, en este caso a través de un díptico que preside la exposición en el Museo de Arte Sacro de Teruel, la Parábola del Sembrador, en la que se hace referencia a diferente destino que aguarda a una semilla en función de la clase de terreno en la que se asienta para crecer.

Además, Blesa representa la Parábola de la Perla Preciosa, aquella que habla de aquel bien a cambio del cual el fiel puede entregarlo todo sin temor; y la Parábola de la oveja perdida, que ejemplifica la gracia y el amor de Dios en su preocupación por los pecadores -las ovejas perdidas- y la redención -las encontradas-.

Valor pedagógico

Joan Blesa eligió precisamente el motivo de las parábolas de los Evangelios porque “son un elemento que tienen un gran peso pedagógico para acercar el mensaje de Jesucristo”. Y en concreto eligió las seis que reproduce en los siete lienzos expuestos “por su preeminencia dentro de los propios Evangelios”, en el caso del Sembrador, la Oveja Perdida y Los Talentos, cuyo tamaño es mayor, “y el resto por mis gustos personales, por la potencia del mensaje que yo percibí en las parábolas”.

Las piezas que pueden verse en la exposición hasta el próximo 30 de marzo ­-aunque podría prorrogarse la fecha, según explicó el director del museo Pedro Luis Hernando- no solo son una visión actualizada y actual de valores universales como la bondad, la esperanza o el esfuerzo, sino que también quieren cumplir la labor pastoral que originalmente tuvo el arte religioso. “Una de mis aspiraciones es materializar, en obras pictóricas, el mensaje de Jesús, con objeto de manifestar el amor y la fe en Dios, para la gloria del mismo”, explica el pintor.

Blesa (dcha.) y el obispo José Antonio Satué durante la apertura de la muestra

Además Blesa, durante la presentación de la exposición ayer en el Museo de Arte Sacro de Teruel, destacó “el contraste que se produce entre las propias parábolas, que son el mensaje de Cristo, y las obras que contiene la sala en la que se exponen, que se centran precisamente en la persona de Cristo”. También valoró como especialmente interesante que en la sala I del Museo donde puede visitarse Parábolas de los Evangelios convivan obras de arte realizadas en los últimos años con otras que datan del periodo medieval o barroco. “Sobre todo dado que en los últimos tiempos de la historia del arte parece haber menos interés en este tema. Así que me parece muy relevante que quienes vengan a ver la exposición comprueben que todavía queda gente interesada desde el arte por la figura de Cristo y de su mensaje”.

En el estilo de Joan Blesa destaca la pericia técnica, que se dirige hacia un realismo en el que llaman la atención las iluminaciones artificiales en las sombras que proyectan y las coloraciones que imprimen.

La primera de una serie de exposiciones temporales

Pedro Luis Hernando, director del Museo de Arte Sacro de Teruel, anunció ayer que Parábolas de los Evangelios, es la primera de una serie de exposiciones de arte temporales que se van a ir poniendo en marcha en lo sucesivo en la institución, “no solo para poner en valor las piezas de la exposición permanente, sino también para apoyar y participar en el desarrollo de los jóvenes artistas contemporáneos”. Hernando afirmó además de Parábolas de los Evangelios es una muestra especialmente indicada para iniciar el ciclo de exposiciones por su temática. La muestra, aunque fue ampliada para exponerse en el Museo de Arte Sacro, tiene su origen en el TFG de Bellas Artes de Joan Blesa.

Por su parte el obispo de Teruel y Albarracín, José Antonio Satué, también estuvo presente en la presentación de la muestra. “Para la Diócesis es una satisfacción acoger este tipo de exposiciones”, dijo. “Primero porque es muy bonita, y además porque demuestra que el arte religioso y el mensaje que nos transmitió Jesucristo hace 2.000 año sigue vigente entre los jóvenes y entre los artistas”.

El redactor recomienda