Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

La escalinata,  un escenario privilegiado para el festival Totiritico La escalinata,  un escenario privilegiado para el festival Totiritico
El espectáculo de Viridiana ‘En la cadiera’ se representó con la escalinata de fondo.Bykofoto/A. García

La escalinata, un escenario privilegiado para el festival Totiritico

La tercera edición se traslada al parque de los Botánicos con éxito de público
Totiritico, el III Festival de Títeres de Teruel se está celebrando este fin de semana en el parque Los Botánicos, junto a la Escalinata, un marco incomparable para el desarrollo de una actividad dirigida a un público familiar.

Si el viernes actuó Títeres Barrilete, una compañía procedente de Albacete, con miembros argentinos, el sábado fue el turno de un grupo de Cuenca, los títeres Larderos, y otro de Huesca, Viridiana. Paralelamente, la compañía organizadora, Proyecto Caravana, Titiriteros del valle de Olba, han organizado diversos  talleres de construcción de títeres de dedo y de marionetas de cartón.

Aunque este año no hay fiestas, las anteriores ediciones, en 2018 y 2019, se realizaron en el marco de la semana de ferias, siguiendo la tendencia de otras ciudades donde los festivales se títeres se hacen en paralelo a las fiestas patronales.

Jose Perloi es el responsable artístico de este festival organizado por el Ayuntamiento de la capital turolense. El sábado destacó que en esta edición se ha pensado en el marco de la Escalinata por varios motivos: la posibilidad de ubicar asientos para poder cumplir con las restricciones de la covid y poder acceder con invitación; la sombra que permite disfrutar del espectáculo sin mucho calor y la cercanía a un parque. “Hay que acercarse a los espacios que son familiares para los niños”, comentó.

Además, cerca de un patrimonio artístico como es la Escalinata, que acaba de cumplir un siglo desde su apertura al público. “Es bueno utilizar el patrimonio como espacio escénico”, comentó.

Pepiol, que junto a Celia Salcedo, conforma Proyecto Caravana, agradeció que hayan contado en su compañía de títeres para programar este festival.  “Conocemos el oficio desde dentro y eso nos permite saber lo que quiere el público “, comentó.

En esta línea trabajan también otras compañías de títeres que son a la vez programadores. Así, lo explicó Ángel Suárez, de Títeres Larderos, que el sábado por la mañana ofreció el espectáculo Sapo y sepo.

“Nosotros organizamos Titiricuenca desde hace más de 30 años y desde hace 15 programamos títeres en verano”; explicó.

Cariño y dedicación son los ingredientes básicos para que el público esté a gusto en las actividades que programan.

Títeres Larderos trajo de Cuenca una obra de títeres de guante en la que lleva representando desde hace 25 años. “Es un canto a la amistad, donde no hay malo ni bueno”, explicó Suárez que ha ido adaptando a los tiempos y al público, entre los que figuran niños más pequeños que antes.

Por la tarde actuó el grupo oscense Viridiana, con su espectáculo En la cadiera. Se trata de una representación para público de todas las edades, donde las herramientas del campo se convierten en un elemento más de la representación. Actores, títeres y músicos compartieron espacio para hacer disfrutar al público con las historias y canciones que se contaban y cantaban al lado del hogar.

Para este domingo a las 11,30 horas, está programado La luna sabe a nueces, la propuesta de Títeres de la Tía Helena, de Zaragoza, que se caracteriza por su técnica de hilo. “Queríamos contar con gente de la tierra y también con titiriteras, que no hay muchas”, explicó Pepiol.

Con esta programación se ha tratado de buscar un equilibrio entre diferentes técnicas y distintas temáticas para llegar a cuanto más público mejor.

También se ha fomentado la convivencia entre diferentes compañías de títeres para competir experiencias de esta profesión que ahonda sus raíces en las tradiciones populares que ha ido pasando de generación en generación y adaptándose a nuevos formatos, técnicas y materiales.
  • 301_dsc00710.jpg
  • 301_dsc00729.jpg
  • 301_dsc00708.jpg
  • 301_dsc00735.jpg
  • 301_dsc00733.jpg
  • 301_dsc00736.jpg
  • 301_dsc00742.jpg
  • 301_dsc00716.jpg
  • 301_dsc00719.jpg
  • 301_dsc00738.jpg
  • 301_dsc01144.jpg
  • 301_dsc01126.jpg
  • 301_dsc01105.jpg
  • 301_dsc01109.jpg
  • 301_dsc01118.jpg
  • 301_dsc01113.jpg
  • 301_dsc01148.jpg
  • 301_dsc01141.jpg
  • 301_dsc01110.jpg
  • 301_dsc01132.jpg
  • 301_dsc01119.jpg
  • 301_dsc01129.jpg
  • 301_dsc01151.jpg
  • 301_dsc01115.jpg
  • 301_dsc00710.jpg
  • 301_dsc00729.jpg
  • 301_dsc00708.jpg
  • 301_dsc00735.jpg
  • 301_dsc00733.jpg
  • 301_dsc00736.jpg
  • 301_dsc00742.jpg
  • 301_dsc00716.jpg
  • 301_dsc00719.jpg
  • 301_dsc00738.jpg
  • 301_dsc01144.jpg
  • 301_dsc01126.jpg
  • 301_dsc01105.jpg
  • 301_dsc01109.jpg
  • 301_dsc01118.jpg
  • 301_dsc01113.jpg
  • 301_dsc01148.jpg
  • 301_dsc01141.jpg
  • 301_dsc01110.jpg
  • 301_dsc01132.jpg
  • 301_dsc01119.jpg
  • 301_dsc01129.jpg
  • 301_dsc01151.jpg
  • 301_dsc01115.jpg

El redactor recomienda