Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

La exposición de cómic ‘Juez Dredd’ visita Lebowsky Rock & Pub de Teruel La exposición de cómic ‘Juez Dredd’ visita Lebowsky Rock & Pub de Teruel
El crítico y comisario de la exposición Juan Royo Abenia, ante algunas de las imágenes que se exponen en el Lebowsky Rock & Pub de Teruel

La exposición de cómic ‘Juez Dredd’ visita Lebowsky Rock & Pub de Teruel

Más de treinta autores de toda España participan en una muestra homenaje a Carlos Ezquerra

La revista Empire, una de las referencias de la cultura audiovisual desde finales del siglo pasado, situó al Juez Dredd en el séptimo lugar en importancia en la historia universal del cómic, por delante de Los Vengadores, de los Cuatro Fantásticos o del Joker. En el ámbito británico todavía es más conocido, ya que fue creado en un contexto histórico, el de los 70, en el que rompió todos los moldes. Pero fuera del mundo del cómic poca gente sabe que el Juez Dredd nació de los pinceles de un aragonés, el ilustrador Carlos Ezquerra (Ibdes, Zaragoza, 1947-Málaga, 2018). A él se dedica la exposición El Juez Dredd, comisariada por los críticos y expertos en el género Juan Royo Abenia y Miguel Royo Gasca, y que podrá verse hasta el próximo 31 de julio en el Lebowsky Rock & Pub de la capital turolense.

La exposición está formada por ilustraciones alusivas a este peculiar y controvertido personaje del cómic, que ha dado el salto al cine, a las series de televisión y a los videojuegos, creadas ex profeso por más de una treintena de dibujantes de cómic de toda España. Van de la parodia al homenaje, pero siempre creadas con el máximo cariño al que fue uno de los dibujantes de cómic de referencia en Europa y , por supuesto, en España. En la nómina de los mejores especialistas no faltan nombres turolenses, como David Rueda o Sara Jotabé, y aunque se echa de menos el de Laura Rubio, Royo admite que “en el momento en el que creamos la muestra Laura estaba absolutamente volcada con Zilia II”, su última publicación editada con GP Ediciones, “y no pudo participar”.

Uno de los dibujos originales de Carlos Ezquerra que forman parte de la muestra

En concreto los autores cuya obra puede verse son ATA, José Antonio Ávila, Bernal, Sergio Bleda, Juanfer Briones, Cabrera, Josema Carrasco, Chema Cebolla, Ángela Curro, David Daza, Ester De la Piedra, Del Hambre, Furillo, Ainhoa García, David Guirao, Isa Ibaibarriaga, Ioannes Ensis, Abel Ippolito, Blanca Lacasa, Marta Martínez, David Maynar, Sergio Muro, Felipe H. Navarro, Alex Nieto, Niko, Marta Quílez, Víctor Santos, Sara Jotabé, Sr. Plástiko, David Rueda, Jerusalén Zamora Rodríguez y Rodrigo Zayas.

Entre las visiones que diferentes autores dan del Juez Dredd no falta el sentido del humor, el cariño hacia uno de los maestros españoles del género y la devoción por un personaje y un estilo que ha servido de referencia e inspiración en multitud de dibujantes posteriores. El mito del justiciero honesto pero sin escrúpulos, que no pocas veces ha servido en el tránsito del milenio para justificar y alentar entre la población gobiernos presidencialistas, duros, y con políticas menos garantistas en aras de la seguridad, ha sido recreado innumerables veces después de Dredd. Y eso que uno de sus autores, Ezquerro, jamás lo vio como un héroe sino más bien como un villano.

Entre las piezas que pueden verse expuestas, Isa Ibaibarriaga, la creadora de Gummy Girl, tira de un estilo muy personal y aparentemente en las antípodas del cómic de superhéroes para recrear no al Juez Dredd, sino a la Jueza Anderson, un personaje secundario femenino del universo Dredd. Muy diferentes son, por ejemplo, las obras de Carlos Zayas o de ATA, que firma la pieza que da imagen a la exposición, en las que se explota el factor más oscuro y violento del personaje, con guiños a elementos contextualizados en nuestra sociedad y en la suya propia.

“La exposición tiene todavía más valor porque no se trataba de hacer copias del personaje”, explica Juan Royo, “sino que cada autor ha hecho su interpretación, su visión del personaje, introduciendo elementos que han querido destacar o llevándoselos a su propio terreno”.
 

La ilustración de Ioannes Ensis está creada íntegramente con bolígrafo Bic azul, y no falta tampoco el sentido del humor, como el Sr. Plástiko, que presenta a un Dredd capturando y declarando culpable al propio Juan Royo, o la turolense Sara Jotabé, para quien Dredd, entre captura, juicio y ejecución, se las tiene que apañar para hacer la colada o preparar la comida, con un “no todo va a ser dar porrazos...”, o el también turolense David Rueda para quien Dredd está completamente concienciado contra el cambio climático y a favor de Greta Thunbert, desplazándose en un patinete a tracción animal.

Dibujos originales

En la muestra también pueden verse algunos originales de Ezquerra propiedad de Juan Royo. “Algunos me los regaló un año que vino a Zaragoza, y me dio algunos incluso que no estaban terminados de entintar. Empezó a ponerles equis en las viñetas sin terminar y me dijo: 'Termínatelos de entintar tú, por favor. Evidentemente me los guardé sin hacerlo”, asegura el coleccionista.

Cuando murió Ezquerra, en otoño de 2018, Juan Royo intensificó un proyecto que llevaba entre manos junto a la Asociación Aragonesa de Autores de Cómic para que una calle zaragozana lleve su nombre, como uno de los autores aragoneses contemporáneos con mayor proyección internacional. Y también surgió la idea de hacer una gran exposición con autores de toda España que hicieran dibujos para homenajearle

El primer lugar donde se expuso El juez Dredd fue en la FNAC del Centro Comercial La Morea de Pamplona, donde se celebra el Salón del Cómic de Navarra en septiembre. Después fue a la Biblioteca Cubit de Zaragoza, un centro especializado en cómic, en el marco del Salón del Cómic de Zaragoza y, después de permanecer hasta finales de julio en el Lebowsky Pub & Rock de Teruel, marchará en octubre a las Jornadas de Cómic de Barbastro y en diciembre al Salón del Cómic de Granada.

Se trata de una exposición cambiante, por cierto, ya que las piezas están ensambladas en planos a dos caras. De aquí a finales de julio se irán dando la vuelta los marcos expuestos, de forma que cada pocos días cambiará la muestra.

Ilustración dedicada al Juez Dredd por el turolense David Rueda

“Yo soy la Ley”

“Yo soy la Ley” es la coletilla de cabecera de Dredd, un policía honesto, cumplidor e incorruptible que vive en una sociedad futurista y distópica en la que reúne los poderes de detener, juzgar y ejecutar, de forma que se hacen innecesarios juzgados o políticas garantistas para los sospechosos.

Fue creado por el guionista británico John Wagner y el dibujante aragonés Carlos Ezquerra en el año 1974. “Está perfectamente imbricado en la época de Tatcher, y fue un personaje absolutamente rompedor. En esa época los policías británicos, los bobbies llevaban traje, sombrero y como mucho un escudo. Dredd llevaba rodilleras, hombreras, ropa de cuero... Da la impresión de que los antidisturbios de ahora se han inspirado en el Juez Dredd, pero desde luego en los 70 era una imagen absolutamente innovadora”, explica Royo Abenia.

En España tardó en llegar y lo hizo bastante mal editado al principio, y hasta hace poco muy poca gente que Dredd había sido creado por un dibujante de un pueblo de al lado de Calatayud”, apunta el coleccionista.

Juan Royo (izda), junto al dibujante Carlos Ezquerra en el Salón del Cómic de Zaragoza en 2014

Ezquerra nació en Ibdes y se afincó en Barcelona recién terminado el servicio militar en Zaragoza. “Allí trabajó varios años y lo hacía directamente, sin intermediarios. Yo he conseguido algunas historietas originales suyas que publicó en una editorial que se llamaba Marco. Pero inmediatamente se marchó a Londres donde trabajó durante toda su vida hasta que regresó a España”.

Carlos Ezquerra dotó al Juez Dredd de algunos detalles completamente intencionados desde el punto artístico y conceptual. El águila imperial que lleva en su hombrera derecha, por ejemplo, está directamente inspirada en las antiguas monedas de cinco duros en las que el escudo franquista aparecía en diagonal. “Cuando Ezquerra presentó el personaje al guionista John Wagner, porque la autoría la tienen los dos, no le gustó nada”, explica Juan Royo. “Sus palabras exactas fueron que parecía un jodido pirata español. Lo que ocurre es que al editor sí que le encanto, y el proyecto salió adelante”.

De hecho Ezquerra nunca quiso dibujar a un héroe en Dredd, sino a un villano, y siempre se burló de quien lo vio como alguien necesario en la sociedad. Sin embargo también es de justicia recordar que el Dredd del cómic no era tan arbitrario y despiadado como el que después retrató el cine. “Era un juez ejecutor, que se saltaba de forma legal el concepto de la separación de poderes, aunque también hay mucho mito. La violencia en los años 70 nunca podía ser tan explícita como ahora, así que aunque a veces se dice que Dredd era despiadado y eso, tampoco es para tanto. De hecho yo creo que nunca ha matado a nadie en los cómics, excepto a algún villano, y casi más por accidente”, explica Royo. “Pero es verdad que en la cultura popular a veces se mezcla el personaje del cómic con la adaptación al cine que protagonizaron Stallone o Kal Urban y de ahí viene la confusión”, ya que estas películas, realizadas en épocas muy diferentes a la de la creación del Juez Dredd, sí explotan más su vena violenta. “Pero el personaje original de cómic tampoco es para tanto”.
 

El temible Juez Dredd, cocinando entre aventura y aventura, según Sara Jotabé

“Dicho esto”, apunta Royo, “también es verdad que a Ezquerra le molestaba mucho que se incluyera a Dredd entre los héroes y no entre los villanos. En una exposición que monté en Zaragoza, anterior a esta, pero en la que el Juez Dredd también era el personaje estrella, lo incluí en la sección de villanos que era como lo había concebido el autor”.

Y eso que, curiosamente, el número 1 del Juez Dredd no lo dibujo Ezquerra precisamente por eso, “porque la historia que él había hecho era demasiado violenta para la mentalidad inglesa de los 70. Se la censuraron y él se cabreó, y hasta el número 3 o 4 no empezó a dibujar el personaje”. Y a lo largo de la historia Dredd ha sido dibujado por muchísimos autores, algunos de los mejores del mundo, como Simon Bisley, Bryan Bollanb o Dave Gibbons, y también por otros españoles, como el valenciano Luis Collado Coch.

Carlos Ezquerro, que dibujó otros muchos cómics además de Dreed, murió bastante joven y seguía dibujando hasta el momento de fallecer. “Era un trabajador nato”, explica Juan Royo, que lo conoció bien. “No fue el único pionero, porque en los 70 hubo mucha gente española que trabajó para Estados Unidos o Europa, como Pepe González, Luis García y otros, pero es cierto que Ezquerro tuvo el mérito de tomar las riendas de su vida. Él era mucho más profesional y más metódico, porque en los años setenta muchos autores se gastaban el dinero así como les entraba, pero Carlos no. Carlos era una hormiga que trabajó muchísimo y ganó bastante dinero”.

El redactor recomienda