Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

La película ‘El páramo’ se estrenará en Netflix el próximo 6 de enero La película ‘El páramo’ se estrenará en Netflix el próximo 6 de enero
Imma Cuesta, Asier Flores y Roberto Álamo, durante el rodaje en Blancas

La película ‘El páramo’ se estrenará en Netflix el próximo 6 de enero

La cinta de David Casademunt se rodó en la provincia de Teruel

La ópera prima del director barcelonés David Casademunt, El páramo, protagonizada por Inma Cuesta (El desorden que dejas), Roberto Álamo (La piel que habito) y Asier Flores (Dolor y Gloria), se estrenará en Netflix en próximo 6 de enero a nivel mundial.

El filme de terror, rodado entre Blancas, Villafranc, Monreal del Campo, Gallocanta, Bello y El Cañizar en febrero de este año, narra la tranquila vida de una familia que vive aislada de la sociedad, que se ve perturbada por una criatura terrorífica que pondrá a prueba los lazos que los unen.

Producida por Rodar y Rodar, la película formó parte de la primera edición de La Incubadora de ECAM y se presentó el pasado 11 de octubre dentro de la sección oficial a concurso de la 54 edición del Festival de Cine de Sitges.

El rodaje de El páramo comenzó a principios del mes de febrero en las parameras del Jiloca, en la provincia de Teruel. La localización no es baladí, ya que el entorno inhóspito es un elemento fundamental para adentrarse en la historia.

La casa en la que viven los protagonistas es realmente una antigua paridera de Blancas que llevaba abandonada 70 años y que fue modificada por albañiles locales a partir de los planos facilitados por la Dirección de Arte de la película. El decorado se puede actualmente visitar y es el primero que hay completo en la provincia, lo que puede resultar un atractivo para los aficionados al séptimo arte.

Como curiosidad, la película fue rodada en febrero, poco después del paso de Filomena. Aunque no es época de huerta, por exigencias del guion había que instalar un huerto junto a la paridera. La floristería Idea’s de Calamocha se encargó de cumplir la tarea, y dado que las indicaciones del director de arte decían que debía parecer un huerto en decadencia, lo que se instalaron fueron algunas tomateras secas además de varias plantas de maiz y verduras de invierno como coles y cardos. Para fabricar el huerto junto a la paridera fue necesario trasladar catorce metros cúbicos de tierra vegetal. Tras una semana de montaje hubo que reconstruirlo porque un vendaval lo destrozó. Y en la ficción dura solo un día, ya que según el guion es arrasado por una tormenta.

El redactor recomienda