Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

343_muver1200x150-1200-x-150-px.gif banner click 343 banner 343

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

La sábana que Regina no terminó de bordar es ahora testimonio del horror de la guerra La sábana que Regina no terminó de bordar es ahora testimonio del horror de la guerra
El director del Museo de Teruel (dcha.), explicando la pieza clave de la muestra ante el diputado de Cultura y la coordinadora de la exposición La sábana de Regina

La sábana que Regina no terminó de bordar es ahora testimonio del horror de la guerra

El Museo de Teruel muestra el poder de los museos como motor de cambio de la sociedad
Cruz Aguilar

Regina Cruzado Salesa tenía inquietudes culturales, aspiraba a formarse y cumplía con los cánones de la época bordando la sábana que compartiría con su futuro marido. Lo que no sabía es que la guerra civil y el odio que generó entre iguales truncaría sus planes de futuro y también su ajuar. Tenía 20 años cuando fue fusilada junto a otras 42 personas de Villarquemado –de las que trece eran mujeres– y ahora su historia sirve en el Museo de Teruel para demostrar el poder que tienen los museos para transformar el mundo que nos rodea, ya que ese es el lema del Día de los Museos de este 2022, que se celebra mañana 18 de mayo.

Los objetos que hay en los museos van mucho más allá de una simple pieza. La sábana de Regina es de algodón bordado, pero en ella no solo se leen las iniciales de su propietaria, RC. La tela muestra la historia de una joven que dedicaba gran parte de su tiempo a las artes denominadas menores, que en esa época estaban destinadas a las mujeres. Expresa el papel femenino en la sociedad rural de los años 30, donde las mujeres estaban dedicadas al cuidado de la casa y de niños y ancianos. “Habla también de la estética del bordado y del terror, porque era una persona de 20 años sin actividades peligrosas pero cuya intención de culturizarse y educarse la hicieron desaparecer”, comentó ayer durante la presentación de la exposición el director del Museo de Teruel, Jaime Vicente Redón.

Precisamente el centro expositivo recibió el pasado mes de abril la donación de la sábana inacabada de la joven republicana fusilada en Villarquemado y sus responsables consideraron que es una pieza que refleja a la perfección el lema escogido este año para el Día de los Museos.

Visitas guiadas al almacén

El diputado de Cultura y Turismo, Diego Piñeiro, habló del poder que tienen los objetos que exhiben los museos “para transmitir la historia de la humanidad”, y puso como ejemplo la sábana de la joven fusilada. Animó a todos los turolenses a visitar esta muestra y también a inscribirse en las visitas guiadas a la colección de indumentaria tradicional que hay en los almacenes de Teruel. Los recorridos, en la calle Berlín del Polígono La Paz, serán mañana miércoles a las 10 y a las 12 horas y es necesario inscribirse previamente puesto que las plazas son limitadas.

La sábana fue donada al Museo de Teruel por Regina Cruzado Iranzo, sobrina de la joven asesinada, quien la había guardado durante estos más de 80 años como recuerdo familiar. La cesión se llevó a cabo gracias a la mediación de la musicóloga canadiense Emeren García, que tiene una gran vinculación con Villarquemado y la familia Cruzado.

La conservadora del Museo de Teruel, Pilar Punter, midiendo la luz que incide sobre la sábana de Regina

El director del centro explicó que están barajando la posibilidad de exponer la pieza en Villarquemado, aunque matizó que se trata de un proceso “muy doloroso para la familia porque revive lo que ocurrió en el 36”, dijo. Varios de los miembros de la familia Cruzado fueron fusilados y la madre de Regina estuvo presa porque, según se recoge en el documento que decretó su encierro, albergó en su domicilio a comunistas y “además, siente muy poco afecto o simpatía por la Causa Nacional”.

La sábana se exhibe en la planta baja del Museo de Teruel hasta el próximo día 22 y el 19 de mayo, a partir de las 20 horas, la artista Isabel González hará una lectura poética en torno a una pieza textil que definió como “joya de la elocuencia, la hermosura y el terror”. Es la única pieza de la muestra, que se complementa con un bastidor como el que seguramente empleó la joven republicana, unas tijeras y una silla vacía que refleja la ausencia de Regina.

Vicente Redón comentó con respecto a las visitas guiadas a los almacenes, que el Museo de Teruel tiene un total de 1.394 piezas textiles de las que 1.168 corresponden a indumentaria antigua y otras 226 a ajuares domésticos. En esa colección se guardará, una vez concluya su exhibición, la sábana de Regina Cruzado, para la que se han preparado unos rodillos con el fin de su preservación sin pliegues que pudieran rasgarla.

La conservadora del Museo de Teruel, Pilar Punter, señaló que la pieza llegó al centro en perfectas condiciones y no ha habido que llevar a cabo ningún trabajo previo para su exhibición. Recordó que es una sábana que ni siquiera se había terminado de bordar y, por tanto, nunca se estrenó. Especificó que, para guardarla se enrollará en un cilindro de materiales neutros y se protegerá con una lámina de tisú que sirve para protegerla. Lo más importante en la conservación de piezas textiles, al igual que en las de papel, es protegerlas de la luz. “El textil nunca puede estar sometido a más de 50 lux”, relató Punter, puesto que son materiales celulósicos y puede desencadenar procesos que destruyan las fibras.

El redactor recomienda