Síguenos
Remedios Clérigues: treinta y dos años de trayectoria artística, personal  y reivindicativa Remedios Clérigues: treinta y dos años de trayectoria artística, personal  y reivindicativa
Exposición 'La ternura' de Remedios Clérigues en el Museo de Teruel

Remedios Clérigues: treinta y dos años de trayectoria artística, personal y reivindicativa

El Museo Provincial inaugura ‘La Ternura’, muestra retrospectiva de la valenciana afincada en Teruel
banner click 244 banner 244

Remedios Clérigues (Valencia, 1955) es una de las artistas turolenses -se afincó en la ciudad en 1933- más respetadas y conocidas. Y paradójicamente quizá, al mismo tiempo, más desconocidas. Su larga trayectoria en el mundo del arte, su naturaleza multidisciplinar, el caos que ella misma reconoce como una de las fuerzas motoras de su creatividad y sobre todo la clave íntima y personal sin la cual no se llega a entender -se llega a disfrutar pero no a entender- por completo su obra, hacen que esta tenga claves y lecturas poco explícitas.

Para eso está La ternura. Andrea Tolosa-Cotoré ha comisariado una exposición retrospectiva que repasa los 32 años de carrera de Remedios Clérigues, a través de un hilo que une todo ese tiempo -y que es explícito y literal a lo largo de la exposición-, de colores rojo que apelan a su actividad profesional como enfermera y fosforitos en alusión a su chispa creativa. La exposición pudo verse hace dos años en Monreal del Campo, y ahora, con algunos cambios con respecto a la original, podrá verse en el Museo Provincial de Teruel hasta el 21 de julio.

Una mujer que alimenta

Una gran línea temporal y cronológica pone en relación la vida y la obra de Clérigues, con una evolución en la que todo parte de una imagen con la que la artista se tropezó por puro azar. Fue hace 30 años en una enciclopedia, donde encontró la fotografía de una mujer joven africana, de etnia fulani, amamantando a su bebé. Esa imagen, “exotizada por la mirada distante del antropólogo blanco”, según Clérigues, “me inspiraron una mezcla de ternura y fascinación”.

Beatriz Redón (izda.) y Clérigues pasean por una sala de exposiciones temporales totalmente intervenida. Jorge Escudero

A toro pasado la artista está segura de que la imagen le impresionó en parte por la traumática experiencia de no haber podido amamantar ella misma a sus dos hijas, con el estigma que en su contexto social eso podía significar. Sea como fuera, esa imagen se repite una y otra vez a lo largo de más de tres décadas de actividad artística en el campo de la pintura, la escultura o la instalación. Con diferentes grados de abstracción -nunca absolutamente naturalista- y en materiales muy distintos. Y pasando por un tamiz que tiene que ver con la emancipación y el activismo en diferentes ámbitos: el ecologista, el ideológico, el religioso, el feminista...

La obra de Remedios Clérigues avanza al mismo ritmo que ella misma, aproximándose cada vez más a un estado de libertad plena y autoconsciente. “No me queda tiempo suficiente para hacer todo lo que quiero, pero lo bueno que tenemos las mujeres es que nos hacemos libres con la edad, porque te da todo igual y puedes decir lo que te de la gana”, explicó ayer. En ese sentido, esta retrospectiva La ternura no es un final, ni mucho menos, pero significa toda “una catarsis”. Probablemente ha tardado demasiado en ordenar sus estantes, pero 32 años después de empezar a llenarlos, Andrea Tolosa-Cotoré, comisaria que terminó recientemente el grado de Bellas Artes en Teruel, ha sabido clasificarlos y presentarlos de tal manera que de repente, sin tener que tocar ni una sola coma del original, el discurso artístico de Clérigues ha cobrado pleno sentido y vigencia, incluso para ella misma.

En ese discurso se reflejan todos los estados y naturalezas que ha experimentado Remedios Clérigues a lo largo de su carrera y que, como se comprueba tras visitar la exposición, han marcado determinantemente su obra. Hija, esposa, madre, enfermera, ama de casa, activista, artista... numerosos roles que tienen dos elementos en común: todos se afrontan desde una visión femenina, desde la visión de la mujer, y todas tienen que ver con los cuidados, con la ternura, con el afán de asociarse con los demás.

Remedios Clérigues junto a la línea temporal que describe su trayectoria

La evolución de Remedios Clérigues también la ha llevado a un activismo cada vez más consciente y consecuente, que comienza con su vocación feminista pero se extiende a una crítica feroz contra el capitalismo o el conservadurismo religioso. Ahí está su escultura femenina, basada en aquella joven fulani, pero con varios brazos y dos vaginas. Varios brazos para atender a lo que la sociedad patriarcal y capitalista espera de ella, y “dos vaginas para poder ocuparse de la reproducción pero también de su propio placer”. Un placer que se le niega a la mujer: "yo tuve mi primer orgasmo ya embarazada”, aseguró la artista. “No sé que tienen contra el sexo los capitalistas. El sexo es placer, es bueno y es democrático. Estoy segura de que el problema es que los capitalistas no follan bien”, aseveró.

Durante la presentación de la exposición que tuvo lugar ayer en el Museo de Teruel, Remedios Clérigues estuvo acompañada por la comisaria Andrea Tolosa-Cotoré, la directora del Museo Provincial Beatriz Ezquerra, la diputada provincial Beatriz Redón y Sonia Villén, coordinadora de exposiciones temporales. En ella la artista hizo extensiva la crítica que lleva implícito su arte, que de algún modo lo ha llevado larvado siempre, basculando “de la ternura de antes a la de ahora”. “Esta obra sale de la necesidad de priorizar, de expresar lo que llevas dentro y de no tolerar”, subraya.

Especialmente crítica se mostró con colectivos como aquellos que se muestran contrarios al aborto, en referencia a que “es increíble que digas no al aborto y te den igual guerras como la que tiene lugar en Palestina o que siga habiendo zanjas con cadáveres”, o con el Opus Dei, con quien según explicó la artista ha mantenido un año de disputas a propósito de la herencia de una familiar suya, recientemente fallecida. Clérigues calificó al Opus Dei de “asociación mafiosa” que “captó a mi hermana o a mi tía, igual que me hubieran captado a mí si no hubiera conocido a mi marido”.

Sea como sea los 32 años de actividad artística de Remedios Clérigues han estado cuajados de experimentación, de idas y vueltas, de aprendizajes y de resultados. Cuando La ternura se inauguró en Monreal del Campo en diciembre de 2022 Tolosa-Cotoré explicaba que “Reme es muy valiente, porque podría haber elegido ser muy sobria para esta retrospectiva, pero he elegido mostrarse tal cual es, hablar de su obra más personal y de los motivos que hay tras ella. Y el resultado es muy contemporáneo, como lo es ella”. Es difícil, casi imposible, reflejar una trayectoria tan longeva y rica en una exposición, aunque sea tan prolija como La ternura. Pero al menos le ha dado un buen punto de apoyo a la artista turolense para seguir avanzando durante los próximos años.

‘Artivista’ multidisciplinar que se expresa a través de la pintura, el arte textil, la escultura o la instalación

Remedios Clérigues, quien se define a sí misma como “artivista multidisciplinar”, ha compaginado su profesión de enfermera de Urgencias con el mundo del arte. Si bien sus inicios en la materia lo fueron como autodidacta, posteriormente se formó en las disciplinas artísticas de la cerámica y la autoedición en la Escuela de Arte de Teruel entre 1995 y 2001. También se instruyó en la soldadura de la mano de Eugenio Cardona (1994-95), y amplió conocimientos en la transferencia de imágenes sobre cerámica junto a Rachèle Rivière en Albelda (Huesca, 2012).

Hasta la fecha ha participado en exposiciones tanto individuales como colectivas a nivel nacional e internacional; ganado certámenes, tales como el XXIII Certamen de Artes Plásticas José Lapayese del Centro de Estudios del Jiloca (2021), recibido la Mención de honor en el XXI Premio Arte Santa Isabel de Aragón Reina de Portugal o en la IV Edición del Certamen TransformARTE por la Fundación Caja Rioja de Logroño (2012); además de haber sido seleccionada en numerosas exhibiciones como Restcycling Art Festival de Berlín (2003), Arte del Rebuig en la UJI de Castellón (2005) y el II Marató Creació y Reciclatge de Barcelona, Grupo Drap-Art (1997).

Asimismo, ha combinado su producción artística personal con el trabajo colectivo, principalmente mediante instalaciones y performances con telas de desecho como voluntaria de Cáritas con distintos colectivos.

La pintura donada ‘Santa Emerenciana’, de Antonio Bisquert, se presenta el día 21

La directora del Museo Provincial de Teruel, Beatriz Ezquerra, aprovechó la presentación de ayer para explica las actividades que se llevarán a cabo en Teruel por el Día Internacional de los Museos, y que en esta ocasión se lleva a cabo bajo el lema Museos para la educación y la investigación”.

El lunes 20 y el viernes 24 de mayo diferentes colectivos podrán participar en una propuesta didáctica en torno a la exposición La ternura. Son actividades que la autora y la comisaria de esta exposición han desarrollado en relación a su visión del arte contemporáneo y la utilización de distintos materiales.

Así, se llevará a cabo una visita guiada de la exposición a cargo de la artista, durante la cual se invita a la reflexión de las diferentes esferas que componen nuestra vida. Posteriormente se desarrolla un taller en el que los participantes podrán experimentar libremente con diferentes materiales que responden a tres facetas de la vida y obra de Remedios Clérigues (maternidad y hogar, arte y enfermería). Los resultados obtenidos por cada asistente se pondrán en común, creando una gran composición de capas y materiales.

Mujer africana amamantando a su hijo

Mañana sábado 18 de mayo el Museo abre las puertas a las familias con un juego inspirado en el arte. Entre las 10:30 y las 11:30 de la mañana, en una primera convocatoria, y las 12 y la una del mediodía, en segunda sesión, los niños de entre 1 y 7 años acompañados de sus familiares serán los protagonistas. El taller será realizado por un equipo formado por distintos profesionales dedicados al arte y la educación, que desarrollarán sesiones de juego de creatividad inspiradas en el arte contemporáneo.

Por último, el martes 21 de mayo a las 19:00 horas se presentará una nueva obra que se ha donado al Museo y se incorpora a la colección permanente. Se trata de un óleo dedicado a la patrona de la ciudad de Teruel, que se ubicará en la sección de Religiosidad. El cuadro se titula Santa Emerenciana y está pintado por Antonio Bisquert.

Está fechado en torno al año 1632 y es una donación de la familia Ferrán de Irizar Roncalés en memoria de su padre, ya fallecido, y que quería que el cuadro volviera a Teruel y en concreto al Museo Provincial.

Ezquerra añadió que también va a haber una colaboración con el instituto de física y química Blas Cabrera en unas jornadas en las que se va a difundir el trabajo realizado en trabajos arqueológicos, de carácter ornamental, restaurados mediante láser.

El redactor recomienda