Síguenos
Las colas para degustar el guiso de la Feria de la Patata de Cella compiten con las de Isabel II Las colas para degustar el guiso de la Feria de la Patata de Cella compiten con las de Isabel II
Más de doscientos voluntarios participan en las actividades de la Feria de la Patata para poder ofrecer a los asistentes los productos que se elaboran con el tubérculo

Las colas para degustar el guiso de la Feria de la Patata de Cella compiten con las de Isabel II

Vecinos y visitantes se vuelcan con un producto de calidad que es seña de identidad del municipio

“La cola es más larga que las formadas para despedir a Isabel II”, comentaba ayer un vecino al ver la larga fila que había pasadas las dos de la tarde para degustar el guiso de patata con carne de toro de la XXI Feria de la Patata de Cella. Y razón no le faltaba porque cientos de personas aguardaban a esa hora para coger su ración en uno de los actos más populares de esta feria, que reivindica un producto de calidad convertido en una seña de identidad del municipio.

Las condiciones climatológicas de este año no han favorecido una abundante cosecha, ya que según explicaron los productores está siendo un 40% inferior a la de 2021, sobre todo debido al pedrisco y a las altas temperaturas, ya que el agua no ha faltado gracias a la Fuente de Cella.

Los vecinos que hacían cola para recoger su ración, buena parte de ellos con ollas para agilizar el reparto ya que la gente se reúne en grupos de familiares y amigos, mostraban su satisfacción al recuperar tanto la feria como esta comida de hermandad tras dos años sin poder celebrarse a causa de la pandemia.

El alcalde de la localidad, Juan Sánchez, manifestó su “entusiasmo” al poder volver a celebrarla y destacó que la afluencia había sido similar a la de años anteriores “y con alguno más”. Señaló a este respecto que tampoco podía crecer más porque si no les iba a desbordar.

Los vecinos de Cella que se encargaron de hacer ayer el guiso de patata y toro

Durante todo el fin de semana se han celebrado diferentes actividades. A mediodía de ayer en la comida al aire libre entre la Fuente de Cella y la plaza de toros se repartieron en torno a 3.000 raciones de guiso de patata con carne de toro, caracoles, champiñones, pimiento, cebolla y zanahoria.

Para cocinar el guiso y para elaborar las 650 tortillas que pudieron disfrutarse el sábado se emplearon 2.300 kilos de patata de Cella. La buena aceptación la pusieron de manifiesto también los 2.700 bocadillos de tortilla de patata repartidos el día anterior. Ambas actividades serían imposibles sin la implicación de las más de 200 personas que se involucran en la preparación, cocinado y reparto de las raciones.

Así lo indicó tanto el alcalde como el concejal de Urbanismo, Santiago Navarro, que fueron los primeros en estar al pie del cañón preparando y repartiendo el guiso de ayer, que comenzó a elaborarse a primera hora de la mañana. “Sin voluntarios esto sería inviable”, apuntaron.

Los representantes municipales destacaron también la exhibición de recetas con patatas, en la que participaron 24 personas, con las que se elaborará un libro y que este año han contado también con un postre elaborado con este tubérculo.

La feria ha tenido este año 23 puestos en el mercadillo dedicados a diferentes productos, un parque infantil, y la celebración de concursos tradicionales como los de guiñote, al que en esta ocasión se apuntaron más de 70 parejas. Todo para celebrar un producto que es una seña de identidad para Cella, aunque la producción actual tiene poco que ver con la de hace décadas cuando se cultivaba más patata.

Vista parcial de la cola formada para recoger las raciones, algunos con ollas

Cristóbal García, productor y socio de la Cooperativa del Campo La Fuente de Cella, que viene de una familia con tradición en este cultivo, comentó que hace treinta o cuarenta años se producían 9.000 toneladas de patata cuando la de este año se estima que será de 350 toneladas, un 40% menos que la del ejercicio pasado debido a la climatología y el pedrisco que ha sufrido el municipio.

García explicó que solo seis productores cultivan actualmente patata, que este año va más tardía con un precio de 0,75 euros el kilo, 15 céntimos más “porque los costes se han triplicado”. Este productor apuntó que la clave es diversificar la producción en el campo, pero que el cultivo de la patata requiere de mucho sacrificio porque falta mecanización y modernización de los regadíos. Además, la reglamentación complica y encarece el producto. “La patata de aquí es calidad”, aseguró, pero requiere de “ganas”. Estas patatas están hasta seis meses en la tierra, el doble o más de lo habitual, lo que hace que sea más dura y no se deshaga, además de tener más sabor.

Así lo atestiguaron muchas de las personas que hacían cola para degustar el guiso, como Maruja Sánchez, que valoró la convivencia entre los vecinos que supone esta feria. Manuela, de Ademuz y con familiares en Cella, destacó igualmente el buen ambiente que había y valoró las virtudes de este tubérculo al cultivarse en un clima frío.

El redactor recomienda