Síguenos
‘Oscillato’, una interpretación de lo que ha sido o será de nosotros ‘Oscillato’, una interpretación de lo que ha sido o será de nosotros
Ana Alonso, Clémentine Bertorelle, Claudia Enguita, Jaime Fierro, Jorge Prieto y Sandra Sánchez, de izquierda a derecha, durante la inauguración de la muestra. M. A.

‘Oscillato’, una interpretación de lo que ha sido o será de nosotros

El ciclo expositivo Especies de Espacios arrancó ayer en Bellas Artes

Los estudiantes de Bellas Artes en el campus de Teruel Ana Alonso, Clémentine Bertorelle, Claudia Enguita, Jaime Fierro, Jorge Prieto y Sandra Sánchez inauguraron ayer Oscillato, la primera de las cuatro exposiciones colectivas de las que se compone este año el ciclo Especies de Espacios. La muestra permanecerá abierta en la sala de exposiciones del Edificio de Bellas Artes hasta el próximo 8 de abril.

Las seis instalaciones de arte contemporáneo se agrupan en torno al concepto de la realidad transformada, bien por una regresión en el tiempo como materia de análisis o de refugio, o bien por una exploración del futuro a propósito de algún aspecto sobre el que el autor propone reflexionar al público. En este sentido el título de la muestra que reune las seis propuestas, Oscillato, apela al término latín que significa oscilación, en referencia a las oscilaciones en el tiempo y el espacio que se producen cuando el artista propone un cambio en la realidad.

Fierro expone su pieza, la instalación titulada ‘El porvenir’

Sandra Sánchez y Ana Alonso realizan sendas propuestas que tienen que ver con una regresión temporal, en parte como búsqueda de un refugio ante un presente y un futuro inciertos. Precisamente Refugio es el título de la propuesta de la primera de ellas, que con referencias a obras como Alicia en el País de las Maravillas o más explícitamente Narnia, presenta una pieza formada por una puerta de madera de la que escapan tres dragones modelados en arcilla pintada. El dragón es el referente universal elegido por Sánchez en representación de los sueños infantiles, que en parte están encerrados y en parte afloran del subconsciente individual que nos ofrece refugio y defensa ante los problemas diarios.

Por su parte Ana Alonso presenta VolVer, una instalación audiovisual que apela a los recuerdos emocionales a través de imágenes representativas de la infancia de su generación, la del cambio de siglo, además de una pieza de audio en la que se expresan asuntos de los que se trata de huir a través de refugiarse en esos recuerdos infantiles. Resulta además interesante comprobar lo subjetivo de conceptos universales como recuerdo, niñez o añoranza, ya que unas mismas imágenes que conducen a la niñez de forma inequívoca a un grupo generacional pueden resultar del todo neutras para otros grupos de diferente edad.

Por su parte Clémentine Bertorelle, alumna francesa, se basa en el código morse para crear una pieza audiovisual en el que se reproduce en bucle un mensaje que repite la expresión I am alive. El impulso que da forma a los caracteres propios del morse, puntos y rayas, evoca la presencia de una forma de vida primitiva, orgánica pero simple, y sin embargo capaz de comunicarse a un nivel elemental pero efectivo.

‘Refugio’, de Sandra Sánchez

Por su parte Jorge Prieto presenta Consortio, una serie de retratos de personajes relacionados con determinados periodos históricos y culturales que vienen acompañados con referencias arquitectónicas o artísticas que le son propias o características.

Las otras dos instalaciones hacen referencia a visiones que tienen que ver con el futuro, que de algún modo tienen inscrito un elemento catastrofista o distópico. Por un lado Claudia Enguita aborda el tema desde la ecología y el cambio climático, y llama la atención sobre un elemento importante pero significativo en ese proceso, ya que algunos estudios apuntan al cambio de la coloración en los insectos, que se aclara progresivamente debido al aumento de la temperatura. Su pieza, Futuro desde el pasado, representa una serie de insectos que se han quedado atrapados en gotas de resina de un árbol, formando ámbares en cuyo interior se aprecia dichos insectos con dicho cambio en su coloración. Del mismo modo que hoy el día los insectos fosilizados en los ámbares actuales permite conocer datos sobre el clima de hace millones de años, Enguita plantea esa misma posibilidad sobre nuestra actualidad en un futuro remoto.

Detalle de ‘Futuro desde pasado’

De un modo análogo, Jaime Fierro plantea en El porvenir un diorama de gran tamaño que también funciona como una fotografía tridimensional tomada en el futuro. A través de varias técnicas su pieza presenta lo que parecen las ruinas de una vieja vivienda semidestruida, que hacen patente que la violencia armada, las armas biológicas, las amenazas sanitarias y la acción autodestructiva de la humanidad, a fin de cuentas, sugieren un futuro en el que la humanidad ha terminado por desaparecer y su legado se reduce a ruinas, basura y residuos.

Primera de cuatro muestras

Oscillato es la primera de las cuatro exposiciones previstas en Especies de Espacios, el ciclo expositivo que todas las primaveras pone a los estudiantes de la asignatura Metodología de Proyectos. Espacio del grado de Bellas Artes ante el reto de construir una pieza expositiva que sirva como carta de presentación sobre los intereses que mueven su actividad creativa, una vez que están afrontando la segunda mitad de su periodo formativo en la universidad.

Tras Oscillato, que estará abierta hasta este viernes, se irán montando las exposiciones Process-Arte (20 de abril), Vestigium (26 de abril) y Atención, contenido consciente (3 de mayo). En total participarán en Especies de Espacios 2022 veinticuatro estudiantes.

El redactor recomienda