Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

196_1200x150-valentina.gif banner click 196 banner 196

Pepín Banzo trae la magia a la provincia de Teruel con ‘Tempos Mágicos’ Pepín Banzo trae la magia a la provincia de Teruel con ‘Tempos Mágicos’
Pepín Banzo y Elena durante el espectáculo ‘Tempos Mágicos’. Víctor Alarcón Suárez-Perdomo

Pepín Banzo trae la magia a la provincia de Teruel con ‘Tempos Mágicos’

El ilusionista actuará en varios pueblos de Teruel durante los meses de julio y agosto
Nuria Andrés

El verano de Pepín Banzo es de carretera y manta. El mago aragonés comienza este domingo, 11 de julio, su gira por Teruel. El artista recorrerá la provincia y visitará los pueblos de Valderrobres, Calamocha, Cucalón,Torrecilla de Alcañiz, Maicas, Fuentespalda y Torre del Compte. Pepín llenará estos lugares no solo de magia, sino también de ilusión y humor con su nuevo espectáculo llamado Tempos Mágicos.

A pesar de que el showman aragonés vive por y para la magia, no tiene poderes para curar la pandemia del Coronavirus, pero sí para hacer que la gente de cientos de pueblos del mapa de la península Ibérica se olviden de ella.

Este espectáculo que Banzo presentará nace a raíz de la pandemia e ilustra a la perfección el lema que han tenido que aplicarse muchos artistas durante este tiempo: “Reinventarse o morir”. Pepín posee en Zaragoza el Sótano Mágico, la sala donde él y su pareja, Elena, hacen espectáculos de magia, debido a las restricciones sanitarias por la crisis del Coronavirus, sólo caben seis personas como público en el lugar, por lo que, a Elena, se le ocurrió que, si la gente no podía llegar hasta ese sótano, tenía que ser el sótano el que fuera a ellos.

Tal y como cuenta Pepín, ellos necesitan el calor del público y, por lo tanto, su espectáculo tenía que llegar a cuanta más gente, mejor. “Hacer el espectáculo solo para seis personas no era tan divertido, así que a Elena se le ocurrió subir el espectáculo al escenario. Esta idea gustó mucho, así que decidimos dar un paso más allá y hacer una escenografía más grande con espectáculos más vistosos que los que hacíamos abajo en el museo e intentando abarcar cada una de las ramas de la magia”, cuenta el showman aragonés.

El entusiasmo de Pepín por los escenarios comenzó cuando tenía 17 años con un grupo de amigos de su pueblo. Él empezó como músico de orquesta, se juntaba con su grupo e interpretaban las canciones de moda a su manera. Así, en Tempos Mágicos, el aragonés une dos de sus grandes pasiones: la magia y la música. De hecho, en la obra, Pepín y Elena hacen un símil de las notas musicales, en cada una de ellas explican un efecto mágico: desde apariciones, desapariciones, transformaciones, transposiciones, levitaciones… Un espectáculo que, tal y como cuenta Pepín, no se había hecho anteriormente.

“Es otro enfoque totalmente diferente, la esencia es la misma, pero cuenta con una escenografía muy trabajada y muchos detalles que sorprenderán”, apunta el artista.

Cultura ‘sanadora’

Pepín se muestra muy orgulloso de poder llevar este espectáculo por los pueblos de Teruel, ya que, no solo resalta que la cultura es segura, sino que además, es una cura para el alma. “La cultura es sanadora y necesaria. Por un momento, consigue que cambies los problemas por las risas”, comenta.

Además, el showman afirma estar muy contento con la gran respuesta que han tenido sus obras en los pueblos. Los artistas son los primeros interesados en que en sus funciones no haya contagios y así poder presumir de difundir una cultura segura, Pepín afirma que la gente está muy concienciada, y sobre todo necesitada por recuperar los espectáculos de los que antes disfrutaban. “Todo el mundo dice que ‘ya vale’, que tenemos ganas de estar agusto y olvidarnos de esta movida. Aunque la gente sigue teniendo la pandemia presente y están muy atentos de cumplir con las medidas sanitarias”, apunta el mago.

Pepín describe estos meses atrás como “muy complicados”, pero se confiesa un optimista, seguro de que, dentro de poco, recuperaremos esa normalidad que tanto ansiamos. “Yo pienso en el público y hay que intentar que la gente se ría y se lo pase bien. Somos personas y todos tenemos nuestras cosas por dentro, pero hay que olvidarse de todo eso y tirar para adelante”, cuenta el mago. No solo esto, sino que, asegura que, aunque está un poco desconectado de la crispación política que se vive hoy en día, lo único que recomienda a los políticos, sean del partido que sean, es que disfruten de la vida. “Yo siempre he actuado para diferentes Ayuntamientos y todos me han tratado con respeto, todos son personas, a mí me da igual de lo que sean, lo único que les recomiendo es que se echen unas risas con los amigos y se dejen de tonterías, que ya sufrimos bastante”, afirma el cómico.

Además, comenta que tiene un repertorio de obras amplísimo, para que todo tipo de personas, tanto niños como adultos consigan dejar a un lado, durante unas horas, los problemas que ha traído consigo el virus.

Espectáculos adaptados

Durante este año, Pepín ha tenido que suspender varios espectáculos por las restricciones de la pandemia, sin embargo, ahora afronta la gira con mucha ilusión porque nota el entusiasmo del público que le recibe y además, su nuevo número es una manera novedosa de acercar su Sótano Mágico a todos los pueblos de Teruel. “Había personas en Teruel que nos preguntaban por el museo, que cómo lo podían ver, queríamos llevar esa historia de la magia aragonesa a todos los pueblos de Teruel”, manifiesta.

En estos espectáculos de la Nueva Normalidad, Pepín asegura que lo que más echa en falta es un tipo de contagio que había antes y que ya no se da tanto: El contagio de la risa. “Antes, cuando una persona del público se echaba a reír, si tenía a alguien al lado, enseguida se lo contagiaba. Ese sí que era un contagio sano y que daba vida”, recuerda y es que, en tiempos de distanciamiento social, sentir el calor del público es mucho más difícil. “El mundo ahora parece que está un poco más lejos, entonces, hacer magia también es más complicado, aunque todo el mundo, antes y después del espectáculo, tiene mucho cuidado”, comenta.

Y es que los tradicionales trucos de magia que requerían contacto físico ha habido que transformarlos. “Ahora es impensable decirle a un espectador: ‘coge la carta que quieras, toca, toca’”, afirma. Así que, en su lugar, ahora las funciones llevan una especie de ‘firma inventada’ o Pepín le pide a su público que diga la primera palabra que se le venga a la cabeza. En definitiva, los números son mucho más visuales y solamente hay uno participativo fisicamente. “Hay que darle la vuelta a la obra. Los espectadores ven que todo lo manejamos con muchísimo cuidado y que estamos adaptándonos al nuevo formato”,confirma el artista.

A lo largo de toda su carrera profesional, Pepín ha recorrido muchos pueblos de Teruel, intentando que la cultura llegue a todos los puntos geográficos. “La cultura tiene que llegar a todos los lugares, por muy recónditos que sean. Todos se merecen tener su semana cultural. Con una buena gestión por parte de los políticos no tiene por qué haber ningún problema”, señala.

El mago asegura que nunca deja de aprender y de cada lugar que visita se lleva una lección. De ahí que su deseo sea continuar con su profesión muchos años más y continuar aprendiendo de su público.

El programa

Valderrobres, 11 de julio

Calamocha, 25 de julio

Cucalón, 26 de julio

Torrecilla de Alcañiz, 1 de agosto

Maicas, 7 de agosto

Fuentespalda ,13 de agosto

Torre del Compte, 28 de agosto

El redactor recomienda