Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

196_1200x150-valentina.gif banner click 196 banner 196

Pilar Domené regresa a las salas de exposiciones con su serie ‘René’ Pilar Domené regresa a las salas de exposiciones con su serie ‘René’
Dos niñas observan los cuadros expuestos en el taller de Caterina Burgos, con la autora Pilar Domené al fondo

Pilar Domené regresa a las salas de exposiciones con su serie ‘René’

La artista turolense está a punto de publicar la secuela de su exitoso libro ‘Cuento de grullas’

De los pinceles y lapiceros de Pilar Domené ha cobrado vida René, un pequeño ratón curioso y dulce que protagoniza y da título a la exposición de dibujo y pintura que la turolense tiene en el taller de la pintora Caterina Burgos (calle Río Duero, 1, Teruel), donde todavía puede visitarse hasta el 30 de noviembre.

Los dibujos está realizados en pequeño formato con acuarela, lápiz, carboncillo, y lápices de colores, además de incorporar diferentes elementos pegados que les proporcionan cierto volumen. Hacen referencia a algunas de las principales referencias conceptuales y artísticas de Pilar Domené, tres de las cuales responden a otros tantos artistas internacionales, Van Gogh, Leonardo Da Vinci y Frida Kahlo.

Una de las piezas hace referencia a El dormitorio en Arlés, la celebérrima pintura del neerlandés que realizó, en tres versiones datadas entre 1888 y 1889, de la habitación donde durmió el pintor durante su estancia en la Place Lamartine de la ciudad francesa. Es una de las piezas de la serie más complejas a las que ha realizado la turolense, por la aparente sencillez de la escena que se esconde tras el cuidadoso tratamiento de los colores, que eran la clave para expresar la tranquilidad y en sentimiento de acogida que trató de transmitir Van Gogh con esta pieza, y también la perspectiva a través de los puntos de fuga. En un primer momento Domené pintó la ventana marrón, como en la segunda de las tres versiones del cuadro que existen, aunque finalmente optó por el verde -que aparece en las otras dos versiones-. “Así que recorté con un cutter la ventana, la recoloqué y puse al fondo de la ventana una noche estrellada”.

El guiño a Da Vinci aparece en un dibujo que representa La Giocconda. El ratón René aparece en la composición como trasunto de la propia autora: “Recuerdo cuando tuve ocasión de ver La Giocconda en el Louvre, que estaba muy protegida y todo el mundo quería hacerse un selfie junto a ella. Así que he querido representar esa misma escena”, explica Pilar Domené. El tercer tributo es a Frida Kahlo, otra de sus referencias artísticas “porque es una de las que más cosas es capaz de trasladarme”.

Otra de las referencias, en este caso conceptuales, que acostumbran a subyacer en los pinceles de Domené es la ecología y la conservación del medio ambiente. Entre otras piezas, en una de ellas aparece René sobre una barca observando una tortuga, apurada por nadar en un mar contaminado por los plásticos.

Pero es que además en la realización de la serie de dibujos e ilustraciones la turolense ha utilizado gran cantidad de material reciclado, buena parte de él formando parte de las composiciones, como botones, fragmentos de otros dibujos o cordeles y lanas pegados al papel.

Formada en la academia de pintura de Caterina Burgos, Domené asegura que la artista no solo la ha enseñado a dibujar y a pintar, “sino otros muchos valores, y entre ellos está el de reciclar el material. Ella siempre me está diciendo que no hay que tirar ningún dibujo, aunque haya salido mal, porque siempre se puede rehusar el papel o cualquier otro material”.

Así, Domené da “otra vida” a pequeños objetos que integra en los cuadros, incluso “papeles y cartulinas que no utilizó mi hija cuando estaba haciendo Educación Infantil, y ahora va a cumplir 20 años”.

El nombre del ratón que Domené ha querido que protagonice la exposición no está elegido al azar, ya que René hace referencia al renacimiento, a su propio renacimiento. La turolense fue operada de un tumor cerebral durante el pasado mes de abril, “y durante varios meses mi vida consistió en estar en la cama o sentada en el sofá de mi casa”. “Cuando comencé a encontrarme con fuerzas, empecé a pintar esta serie, y eso fue uno de los motivos que tenía todos los días para levantarme y hacer cosas. No me dolía nada y se me pasaba el rato volando”.

Un libro de forma inminente

Pese a que Pilar Domené planea la próxima publicación de un libro, es que será su segunda obra ilustrada, no será al calor de la serie que puede verse expuesta en el taller de Caterina Burgos. “No, en este caso prefiero no quitarle el protagonismo a la pintura”, explica.

Sin embargo sí que se publicará, a lo largo de las próximas semanas, la continuación de Cuento de Grullas, un libro que escribió e ilustró en abril de 2018 sobre las grullas de Gallocanta. Esta obra nació a partir del diagnóstico de un cáncer que recibió Domené en 2016, y que le hizo repensar algunos asuntos sobre su vida, entre otros su relación con el arte y la ilustración, que parecían haber estado buscándose y esquivándose al mismo tiempo durante mucho tiempo. El libro, cuyos beneficios se dedicaron a la financiar las investigaciones impulsadas por la Asociación Contra el Cáncer en Teruel, tuvo una gran repercusión en Teruel y en Aragón, al punto de que la Orquesta Didáctica del Conservatorio Superior de Música de Aragón realizó una fabulosa adaptación musical del cuento, con Diego Tejedor dirigiendo a veinte jóvenes músicos de entre 7 y 16 años y la voz de Ana López Oñate como narradora. La obra musical para cuerda, en tres movimientos, se estrenó en varios lugares de la Comunidad Autónoma, entre ellos la iglesia de San Pedro de Teruel -31 de marzo de 2019-, que registró un lleno absoluto.

Ese segundo libro llevará por título Una grullita zarrapastrosa, y ya está prácticamente para llevar a la imprenta. Su protagonista volverá a ser la niña Luneta y su amigo del alma Sabino, “aunque este aparece en menor medida porque gracias a él Luneta ya conoce muchas cosas sobre las grullas que nos visitan todos los años en Gallocanta”, explica Domené. En la obra, que vuelve a mezclar realidad y ficción, han colaborado Caterina Burgos y la Asociación Amigos de Gallocanta, “que me han ayudado muchísimo”.

El redactor recomienda