Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Sonrisas africanas que tiñen el rojo Albarracín: las imágenes de Eduardo Forcada se pueden ver  y comprar en el marco de un proyecto solidario Sonrisas africanas que tiñen el rojo Albarracín: las imágenes de Eduardo Forcada se pueden ver  y comprar en el marco de un proyecto solidario
Sala de exposiciones del Museo de Albarracín, donde se ha colocado una iluminación específica para que se pueda apreciar toda la calidad de las imágenes

Sonrisas africanas que tiñen el rojo Albarracín: las imágenes de Eduardo Forcada se pueden ver y comprar en el marco de un proyecto solidario

Cruz Aguilar

Amaisan, que significa sonrisa en la lengua nyangatom, originaria de una de las etnias del sur de Etiopía, es el título de una exposición que abrirá sus puertas hoy en el Museo de Albarracín. En ella se muestran las fotografías tomadas por el zaragozano Eduardo Forcada González, que capta con su objetivo y a través de las sonrisas el alma, sobre todo de niños y mujeres, en lejanos y desconocidos espacios incluso para los propios africanos.

La exposición, que permanecerá desde hoy y hasta el 8 de diciembre, ha sido organizada por el Ayuntamiento de Albarracín y cuenta con la colaboración de la Fundación Santa María de Albarracín,  va más allá de una bella colección de imágenes. Todas ellas están en venta en una tienda solidaria virtual con la que se pretenden recaudar fondos que irán destinados a las iniciativas puestas en marcha por las misiones que trabajan sobre el territorio en el Triángulo de Ilemi. Las aportaciones irán destinadas a la  Misión Nyangatom que la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol está desarrollando en Etiopía y que plantea la construcción de escuelas en la zona.

Para la muestra se han reproducido las instantáneas del autor en soportes de gran formato e impresas en alta resolución. Además, se ha adecuado la iluminación de las salas del Museo de Albarracín con el fin de que el espectador pueda apreciarlas con toda su intensidad. Cada una de las imágenes contará con un código QR que facilitará su adquisición, en el formato que desee el comprador.

Sin descubrir la maldad

El autor de las fotografías, Eduardo Forcada, explica que todas las imágenes son de retratos porque le encanta captar “la expresión de la gente”, sobre todo de los niños y las niñas. El título de la exposición, Amaisan, asegura que está más que justificado porque se trata de críos que “están todo el día sonriendo, no saben que hay maldad, luego se hacen mayores y la ven porque en esa zona hay tiros”, dice.

Con esta muestra y con su trabajo fotográfico pretende dar a conocer una visión de África diferente a la violencia con la que se suele identificar el país. “En África hay otra cosa, que son las sonrisas de los niños.

En total se expondrán 31 fotografías, pero en la web habrá en torno a un centenar y todas ellas se podrán adquirir por un precio que oscila entre los 30 y los 80 euros, en función del formato elegido, y el precio incluye la entrega en el domicilio.

El alcalde de Albarracín, Michel Villalta, señala que el proyecto nace porque tenían interés desde el consistorio de “aunar cultura y cooperación al desarrollo”. Su pretensión era en un principio organizar una actividad cultural, pero luego decidieron que la temática permitía ir un poco más allá y se lanzaron a darle un componente solidario y de cooperación al desarrollo, según argumenta el primer edil. Por eso, al hilo de la exposición se han organizado unas Jornadas de Cooperación que se celebrarán en el Palacio de Congresos de Albarracín durante los días 15 y 16 de noviembre.

La idea surgió después de que el alcalde de Albarracín viera la muestra de fotografías de Eduardo Forcada que se expuso en la Diputación de Zaragoza, y le planteara realizar una muestra en el Museo de Albarracín. “Nos gustó el proyecto y queríamos echar una mano”, justifica Villalta.

Niña de la tribu Ari, sonriente, llevando agua, que a veces deben de recoger a 10 kilómetros de su casa. Eduardo Forcada

Eduardo Forcada explicó que, aunque lleva muchos años viajando a África, es esta zona situada al norte de Kenia, sur de Etiopía y suroeste de Sudán, un territorio que se denomina triángulo de Ilemi, el que le ha cautivado y desde hace ya cinco años va siempre que puede para instalar su tienda en medio del campamento y mezclarse con los que luego serán los protagonistas de sus fotografías.

Se trata de una zona donde viven una quincena de tribus con luchas territoriales y por elementos básicos como el agua de los pozos. El fotógrafo indica que se trata de los grandes olvidados puesto que hasta allí ni siquiera llegan las carreteras y los habitantes viven sin agua corriente ni luz eléctrica.

Él llegó a la zona porque conocía a un religioso de la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol, que está desarrollando varios proyectos allí, uno de ellos para la construcción de escuelas donde formar a los niños, que es precisamente a lo que se destinará el dinero recaudado con la venta de fotos. Uno de los aspectos que más llamó la atención de Forcada fueron las decoraciones corporales que muchos de estos etíopes se aplican para mostrar su estado de ánimo o diferenciarse de otras tribus. Se trata de “signos de belleza y de poder” que el fotógrafo zaragozano captó con su cámara y que llenan de color las imágenes que ahora se exponen en el Museo de Albarracín.

Hasta este territorio llegan los turistas y tanto niños como adultos están acostumbrados a pedir dinero a cambio de las fotografías. Sin embargo, Eduardo Forcada no es un turista, sino un visitante que planta su tienda y permanece allí, viviendo como ellos, durante varias semanas.

No se cansa de regresar al triángulo de Ilemi y ya tiene fecha para su próximo viaje: “Enero, si es posible”, dice. Les fotografía porque le apasiona el mundo de la imagen, pero también como una forma de reivindicar la existencia de estas tribus, de darlas a conocer para que no caigan en el olvido en el que sus propios países han sumido.

El Ayuntamiento ha destinado a esta iniciativa en torno a 12.000 euros, que incluye el montaje de la iluminación y la impresión de las fotografías para la muestra, así como la organización de las jornadas. Villalta destaca la colaboración prestada por la Fundación Santa María de Albarracín así como el apoyo de la empresa Plan Activa, que ha sido la encargada de diseñar la página web y de crear la plataforma de adquisición de las fotos.

Jornadas sobre cooperación en noviembre

La muestra Amaisan se completará con unas Jornadas de Solidaridad y Cooperación al Desarrollo que se desarrollarán entre el 15 y el 16 de noviembre en el Palacio de Exposiciones y Congresos de la Fundación Santa María de Albarracín.

Los actos arrancarán el lunes 15 de noviembre con la inauguración a cargo de la consejera del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, y a continuación se realizará una visita a la exposición. A partir de las 12:30 tendrá lugar una mesa redonda en la

que miembros de la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol  hablarán de las iniciativas solidarias y de cooperación al desarrollo en las comunidades nómadas de la Misión Nyangatom de Etiopía.

Madre cristiana con su bebé de la tribu Turkana. Eduardo Forcada

Esta será, a juicio del alcalde de Albarracín, Michel Villalta, una de las intervenciones más relevantes de las jornadas porque “aportarán su gran experiencia en solidaridad y cooperación al desarrollo”. Se trata de una comunidad que, aunque en el caso de Albarracín relatará el trabajo realizado en Etiopía, tienen cooperantes repartidos por todo el mundo, según detalló el primer edil.

Por la tarde Cáritas Diocesana de Teruel y Albarracín hablará de los proyectos que desarrollan en Camerún y Perú. Después, la Federación Aragonesa de Solidaridad comentará algunos de los proyectos de educación y sensibilización que operan en el ámbito comarcal y provincial.

La primera de las charlas previstas para el martes girará en torno a las iniciativas de cooperación desarrolladas por la Dirección General de Cooperación al Desarrollo e Inmigración del Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón.

Después, será los técnicos de la Diputación de Teruel los que expongan las experiencias de éxito ligadas a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) promovidas desde diferentes fundaciones radicadas en la provincia de Teruel.

Las jornadas concluirán esa mañana con una mesa redonda que lleva por título Es tiempo de cooperar: la importancia de las políticas de solidaridad.

Mujer Turkana cuyo collar de diferente color es símbolo de riqueza. E. Forcada

El redactor recomienda