Síguenos
The Víboras, el proyecto musical de Vega Molina que actualiza el blues clásico The Víboras, el proyecto musical de Vega Molina que actualiza el blues clásico
María Molina (izda.) y Vega Molina forman la banda de blues The Víboras. Facebook/The Víboras

The Víboras, el proyecto musical de Vega Molina que actualiza el blues clásico

La guitarrista de Ciudad Real ha formado parte de varias bandas turolenses, como Abismo

Aunque ella es natural de Ciudad Real, durante varios años la guitarrista Vega Molina ha dejado su impronta musical en Teruel, en diferentes proyectos musicales como Recoveco o Abismo, que ha comenzado a girar durante el pasado mes de noviembre con su segundo hornada de canciones, que está presentando en formato acústico. Tras terminar sus estudios en Psicología Vega Molina regresó en Ciudad Real donde ha puesto en marcha otro proyecto musical, The Víboras. De trata de un dúo junto a María Molina, con el que retoman la tradición clásica del rock y el blues de raíz. Una propuesta con la que ya se han dejado oir en varias citas en directo en la provincia de Ciudad Real.

Lo último que hizo Molina en Teruel fue grabar en agosto los nuevos temas de Abismo, junto a Alberto Arnau. Son unas canciones que exploran la vertiente más roquera de la banda, algo menos oscura que los temas que formaron parte de Canciones Satánicas, primer disco de la banda, y que por desgracia ha tenido poco recorrido en directo por las limitaciones impuestas por la pandemia. Alberto Arnau ha podido ofrecer algún concierto en acústico en Teruel o Valencia, acompañado por Iván Cacho Moya, aunque Vega Molina no ha podido coincidir con él. “La idea era girar con Alberto en tantas ocasiones como fuera posible, pero no siempre es viable. La verdad es que si Teruel estuviera mejor comunicado sería más fácil”, explica.

The Víboras

Vega Molina ha formado con María Molina The Víboras, un dúo que es hijo de la pandemia, y que aunque tiene repertorio de banda ha nacido como dúo acústico, “porque ahora mismo no te piden otra cosa”. María llegó a grabar un disco con 13 años y ha tocado junto a Rozalén. Conoció a Vega en Londres “y teníamos muchas ganas de hacer algo juntas, de montar un proyecto”, explica. “Además yo siempre he estado en bandas o grupos que no eran directamente mi proyecto, así que tenía ganas de tener algo más propio”.

Junto a Txon Lázaro, que toca la batería en las grabaciones, The Víboras se presentó hace algunos meses con un primer single titulado Tigres de Papel, cuyo videoclip puede verse en el canal oficial de Youtube, junto a Raíces, el otro tema que por el momento está publicado en las redes.

LeyendaImagen de la guitarrista Vega Molina

El sello de identidad de The Víboras es la música americana de raíz, el blues y el rock and roll clásico. “Influencias tenemos desde las canciones clásicas de los 60 hasta M-Clan, o grupos americanos como Rival Sons”, explica Vega Molina. “María y yo tenemos unos gustos musicales muy similares y prácticamente cada composición lleva una parte importante de cada una. Por eso es importante tener un proyecto más propio, porque aunque con Abismo he estado muy a gusto, es inevitable que Alberto (Arnau) lleve todo el peso compositivo”.

El blues de The Víboras tiene la particularidad de que se expresa en castellano. “Puede parecer contradictorio, porque es música de raíz americana. Pero a nosotras nos pareció que lo honesto era cantar en español que es nuestra lengua... aunque también tengamos alguna versión en inglés”.

De hecho las dudas que suelen surgir si uno piensa en cómo empastar un blues clásico con una letra en castellano sin que parezca casi una parodia, se esfumaron pronto para Vega Molina. “Tigres de papel tiene un riff muy blusero y al principio tenía mis dudas, pero cuadró muy bien con la letra. El blues tiene una pauta muy marcada, pero el cantante tiene mucha libertad, puede entrar casi cuando quiere y hacer un poco lo que le da la gana”. “Además, nosotras no somos nada puristas a la hora de componer música o letra”, asegura.

El tema presentación de The Víboras habla del comienzo de un viaje, de dejar atrás el pasado y de superar las cosas que nos sobran. “Y una de las próximas canciones que grabaremos, Desierto, también habla un poco de escapar de tus miedos”. La guitarrista, que además toca el bajo y algo el banjo, asegura que les gusta la reivindicación y las causas perdidas, “las cosas por las que nadie da un duro, como apostar por la música por ejemplo, que es un mundo al que todos te dicen que no te dediques”.

Y es que, tras su paso por Teruel en el que Vega Molina creció en lo personal y también en lo musical, la guitarrista asegura que tiene la sensación “de estar cumpliendo un sueño”. “Cada vez hay más chicas sobre el escenario, en un mundo que tradicionalmente ha sido muy masculino. Para mí es importante estar formando parte de eso”.