Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Alberto Abril, presidente de Gremio de Historias: “Tienes que dejarte ganar por tu hijo la primera partida, después tiene que aprender a perder” Alberto Abril, presidente de Gremio de Historias: “Tienes que dejarte ganar por tu hijo la primera partida, después tiene que aprender a perder”
Alberto Abril, durante la celebración de las jornadas Tirwal en Teruel

Alberto Abril, presidente de Gremio de Historias: “Tienes que dejarte ganar por tu hijo la primera partida, después tiene que aprender a perder”

Los juegos de mesa son la fruta de las formas de ocio; son adecuados para todas las edades y solo tienen ventajas
banner click 244 banner 244
Tirwal, las jornadas de juegos de tablero de Teruel, alcanzaron este fin de semana su novena edición, con casi 250 asistentes y muy buen sabor de boca. Alberto Abril preside desde 2018 Gremio de Historias, la asociación que organiza y que anualmente reivindica más espacio en cada casa para este tipo de ocio.

-¿Qué ha supuesto retomar Tirwal tras el parón de la pandemia?

-Esta feria da muchísimo trabajo porque somos una asociación muy pequeña, pero teníamos ganas de retomar el contacto con amigos que no veía desde antes de la pandemia por las obligaciones laborales y familiares que tenemos cada uno. Y también teníamos ganas de ver como respondía la gente.

-¿Tirwal está pensada para jugones, para gente de la asociación, o para el público en general?

-La mayor parte de la gente que viene conocen el hobbie, pero hay muchas familias con niños que vienen porque han aprendido que a un niño se le ilumina la cara cuando, con 4 o 6 años, se pone a jugar con sus padres. Luego vienen muchos grupos de adolescentes o jóvenes que juegan mucho y se lo pasan muy bien, y gente de muchos perfiles. Al final se trata de que la gente se reúna y conozca el hobbie muy positivo, educativo y que transmite valores importantes.

-Ha dicho niños de 4 años, pero muchos de los juegos modernos son realmente complejos...

-Hay de todo. Nosotros tenemos juegos desde dos años en adelante. Es verdad que hay más juegos concebidos para jugadores adultos, pero también los hay para niños de todas las edades o para familias, en los que se la familia compite entre ellos o juegas de forma colaborativa contra el juego. Con los niños pequeños es muy positivo jugar todos contra el juego, cooperando contra un enemigo común. Ese es un concepto más o menos nuevo.

-¿Y un adulto sin experiencia puede jugar sin leerse un manual de 150 páginas?

-¡Claro! Hay algunos que en diez minutos estás jugando. Catán, Adara, Seven Wonders, Azul, Carcassone, Aventureros al Tren...  un montón.

-Jugar sobre una mesa... se ha jugado siempre.

-Desde luego. Antes teníamos el Monopoly que eran partidas larguísimas y el parchís en casa de los abuelos. O mira el guiñote. Es un juego de mesa, lo que pasa es que suele estar en otros ámbitos como el bar. Pero sentarte con tu abuelo a echar un guiñote eso lo hemos hecho todos.

-¿Cuál es el estado de salud del juego de tablero en la actualidad? Pudiera parecer que el videojuego está acabando con él, pero se publican más títulos que nunca...

-Desde la pandemia en número de jugadores se ha incrementado muchísimo, e incluso antes de ella. El número de juegos publicados hace quince años era de 10 o 20 títulos al año, y alguien que tuviera dinero podía aspirar a coleccionarlos todos. Hoy en día es absolutamente imposible, porque cada año pueden publicarse solo en España 300 o 400 juegos diferentes. De hecho entre nosotros comentamos que empieza a haber cierto grado de burbuja, porque hay muchísimas novedades y es imposible abarcarlo todo.

-¿Por qué es desarrollo?

-El factor de juego social que tiene el tablero es su principal ventaja. El videojuego se juega casi siempre solo, y esto no es tan digital, implica jugar con los amigos, tomarte una caña, comentar la partida... Es un cara a cara más divertido.

-En Tirwal se echaron de menos partidas de rol...

-Es verdad. Si viene alguien y quiere jugar a rol por supuesto le dejamos la mesa, pero el problema es que tal y como está concebido a rol se juega juntándote todas las semanas y jugando campañas que se alargan en el tiempo. También hay partidas oneshot que duran una sola sesión de un par de horas, pero la verdad es que Gremio de Historias no tocamos tanto ese tipo de juegos.

-¿No hay comunidad rolera en Teruel?

-No demasiada. Hay un par de grupos de jóvenes, pero no hay mucha gente, la verdad.

-¿Qué valores fomentan los juegos de tablero?

-El juego infantil, por ejemplo, te da pie a trabajar cualquier destreza en la que tu hijo pueda necesitar refuerzo. Lenguaje, habilidad mano-ojo, la motricidad fina... solo tienes que buscar el juego de mesa indicado. Y una de las cosas más importantes que proporcionan a los niños es que aprenden a ganar y a perder.

-¿Hay que dejarse ganar por el hijo de uno, como hemos hecho todos?

-La primera vez sí. La segunda no. Los niños tienen que motivarse, pero no pueden creer que ellos van a ganar siempre.

-Recomiéndeme un juego  de tablero, de cartas y de rol.

-En tablero te recomiendo Dice Hospital, sobre la gestión de un hospital dándoles prioridad a unos pacientes sobre otros. En cartas Seven Wonders, un juego de iniciación clásico en el que con ciertos recursos tienes que construir las siete maravillas de la antigüedad, con una mecánica muy chula. Y en rol te voy a recomendar uno muy indicado para introducir a los niños. Se llama Pequeños Detectives de Monstruos y convierte a los niños en investigadores que van buscando monstruos dentro de casa, como una especie de yincana con toques roleros.