Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Antonio Pérez, arquitecto: Antonio Pérez, arquitecto:

Antonio Pérez, arquitecto: "Los años 20 son los de la preocupación por conectar las distintas zonas de Teruel"

La segunda década del siglo XX fue la de la Escalinata, el Casino, el Viaducto y la proyección del Ensanche

El arquitecto Antonio Pérez ofreció este miércoles una charla en el Museo de Teruel titulada Renovación urbana de Teruel en la década de 1921-1930, con motivo de las celebraciones de la Semana de la Arquitectura. Las actividades continuarán hoy con una visita guiada a la Iglesia de San Francisco a cargo de José María Sanz, para la cual es imprescindible reservar plaza (978 618 181).

-¿Por qué centró su intervención precisamente en este periodo de tiempo, la década de 1920 al 30 en Teruel?
-En 2021 se cumplió el centenario de la construcción de la Escalinata del Óvalo, que se abrió al tránsito en 1921. En ese año comenzaron a construirse además dos edificaciones muy representativas, que son el Circulo Mercantil, situado en el actual edificio principal de Ibercaja, y el Casino Turolense. Así que propuse al Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón centrar la charla en este periodo, porque se dan algunos elementos característicos de importancia.

-¿Qué elementos son?
-En 1921, como digo, se abre al tránsito la Escalinata que enlaza la estación de tren con el Centro Histórico, a través del Óvalo, y el final de esa misma década, en 1929, se termina de construir el Viaducto, que enlaza la ciudad con el Ensanche, que es la zona por donde crecerá la ciudad. Ese Ensanche comenzará a plantearse en 1930, cuyo proyecto de hecho se aprueba en ese año.

-¿Podemos decir, entonces, que la década de los 20 es la que sienta las bases de la ciudad futura?
-Más o menos. Durante esa década se materializa la preocupación por conectar la ciudad en sus diferentes zonas, y se plantea el crecimiento futuro. Teruel entonces estaba constreñida entre murallas, y el intento a finales del siglo XIX de plantear el ensanche hacia la carretera de Alcañiz había sido un fracaso.

-¿Qué tipología de edificios son los que predominan en esta etapa constructiva?
-En el caso de la arquitectura de viviendas quizá hay menos densidad en este periodo. Así como la década anterior, la que va de 1910 a 1920, es la del desarrollo de las viviendas modernistas, durante los años 20 se dan en mayor medida los edificios públicos o semipúblicos. También durante esta etapa se proyectaron el Matadero o el Mercado, por ejemplo, aunque al final se desarrollarán y concluirán más tarde. También podríamos destacar la Casa de Correos, que se acaba de construir a finales de los 20, o el Hotel Aragón, que estaba en el Óvalo, muy cerca de las escaleras que bajan de la Glorieta. Este hotel se terminó en 1926, aunque quedó completamente destruido durante la guerra civil, por lo que tuvo una vida muy corta.

Bonanza económica

-¿A qué respondieron la proyección de todos estos proyectos arquitectónicos? Los años 20 no son precisamente un periodo de especial bonanza económica...
-Pero eran proyectos necesarios y además muchos de ellos venían coleando desde años atrás, y había que acometerlos. En el caso del Casino Turolense o del Círculo Mercantil se sacaban adelante a través de empréstitos, que son créditos que se hacían con participaciones de personas particulares y de la administración, que también se endeudaba.

-La década siguiente a la de los años 20 acabará con la destrucción de buena parte de la ciudad por los bombardeos de la guerra civil... Ya ha mencionado la destrucción del Hotel Aragón, pero en cuanto al resto... ¿se conservaron muchos ejemplos constructivos de esta época?
-Sí que quedan algunos ejemplos de arquitectura de este periodo, como la Casa de Correos, el Almacén de Ferrán de la calle del Salvador o el Huerto de Ferrán, una edificación que hay en la carretera de Cuenca, por ejemplo.

-¿Cuáles son los nombres propios de esta etapa constructiva en Teruel?
-Pues hay que nombrar desde luego a Juan Antonio Muñoz, que es el responsable de la mayor parte de los edificios que se construyen en esta década, y más tarde lo será de los edificios del Ensanche. Y también Antonio Rubio, que era un madrileño casado con una mujer de Teruel que tuvo mucha relación con nuestra ciudad. Rubio fue quien realizó la Casa de Correos, por ejemplo, o el Hotel Aragón.

-En lo estético, en lo puramente formal... ¿hay alguna característica o rasgo común en las edificaciones de la década de los 20 en Teruel?
-En lo estético hay que decir que la obra de Juan Antonio Muñoz se tambalea bastante, en parte por su juventud. Hay que tener en cuenta que Muñoz, que nació en Aguilar del Alfambra, acabó la carrera de arquitectura en Barcelona en 1920, y en 1921 ya había hecho el proyecto del Círculo Mercantil. Recién terminados sus estudios ya era arquitecto municipal, y poco después, en 1926, comenzó a trabajar como arquitecto de la Diputación Provincial. En la charla mostré varios ejemplos de sus primeros proyectos, en los que se observa que estilísticamente va un poco perdido. Más adelante entrará más de lleno en el regionalismo o algo racionalista, pero al principio no sigue una línea regular. Eso no quiere decir que no haga edificios interesantes, pero ajenos a lo que se hacía en el resto de España.

El redactor recomienda