Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Gonzalo Martínez, ganador del premio al mejor trabajo Fin de Grado de Ingeniería Electrónica Automática: “La Politécnica de Teruel  tiene potencia para evitar  la fuga de estudiantes“ Gonzalo Martínez, ganador del premio al mejor trabajo Fin de Grado de Ingeniería Electrónica Automática: “La Politécnica de Teruel  tiene potencia para evitar  la fuga de estudiantes“
Gonzalo Martínez, ganador del Premio al mejor Trabajo Fin de Grado

Gonzalo Martínez, ganador del premio al mejor trabajo Fin de Grado de Ingeniería Electrónica Automática: “La Politécnica de Teruel  tiene potencia para evitar  la fuga de estudiantes“

“Mi mayor ilusión a la hora de realizar mi Trabajo Fin de Grado era poner en práctica lo aprendido en la carrera"
Nuria Andrés

El ingeniero Gonzalo Martínez, antiguo estudiante de la Escuela Universitaria Politécnica de Teruel, es el ganador del Premio al mejor Trabajo de Fin de Grado  (TFG) de Ingeniería Electrónica y Automática. Natural de Calamocha y muy arraigado a su tierra, combinó sus estudios universitarios con prácticas en la empresa Pyrsa, lugar donde se inspiró para realizar su TFG. En esta casa, Martínez llevó a cabo una renovación completa de una máquina disparadora de machos y, posteriormente, presentó este proyecto como su Trabajo de Fin de Grado. Actualmente, el ingeniero tiene su puesto de trabajo en Zaragoza, pero asegura que, en un futuro, le gustaría volver a Teruel y trabajar en la capital o en su pueblo.

-¿Por qué decidió llevar a cabo este proyecto?

-Por varias razones.Yo hice prácticas en esta empresa, en Pyrsa. Tenía muy buena relación con José Carlos Rando, mi tutor en la empresa, así que le propuse la opción de poder realizar mi Trabajo de Fin de Grado allí, ya que me apetecía aplicar todo lo aprendido en la carrera a un entorno real. Fue el propio José Carlos Rando quien me propuso varias opciones y elegí la que más me llamó la atención, que era la de renovar y modernizar la máquina disparadora de machos.

-¿Qué objetivo perseguía con tu TFG?

-Mi mayor ilusión era poner en práctica todo lo aprendido en estos años de carrera. Quería salir del ámbito universitario y aplicar mis conocimientos en una empresa; ver qué es lo que me podía encontrar en el mundo laboral y cómo podría solucionarlo según las lecciones que había aprendido en la Escuela Politécnica de Teruel.

-¿Cuál es la clave para haber realizado un TFG tan brillante?

-No hay una sola clave. Yo tenía claro que lo quería hacer como mejor sabía. Es cierto que me esforcé todo lo que pude y quise aprovechar todos los conocimientos que había adquirido durante la carrera. Además, tengo que agradecer todo el trabajo que hicieron conmigo tanto José Carlos, mi tutor, que siempre me ayudó, como todo el personal de mantenimiento de la empresa; y por supuesto, también mi tutor de la universidad, Eduardo Gil, que me guío. Todos estuvieron muy pendientes de mí. Al final, creo que es un trabajo entre todos.

-Entonces, esfuerzo, constancia y trabajo en equipo.

-Sí. Obviamente, el trabajo lo he hecho yo, pero ellos fueron los que me ayudaron a resolver las dudas y, sobre todo, me guiaron hacia la dirección que podía ser la mejor.

-¿Qué es lo que más ilusión le hace de haber recibido el Premio al mejor Trabajo de Fin de Grado?

-Sin ninguna duda, el reconocimiento por parte del Colegio de Ingenieros y de la Escuela Universitaria. Es un trabajo muy largo, en el que he invertido mucho tiempo. Además, los otros cuatro trabajos que fueron seleccionados también eran muy buenos, por lo que, me enorgullece todavía más que me den esta distinción.

-¿Por qué eligió Teruel para estudiar la carrera?

-Sobre todo por cercanía, yo soy de Calamocha. Además, me habían hablado fenomenal de Teruel, tanto de la ciudad como del campus.

Es cierto que la mayoría de jóvenes no tienen como idea principal estudiar en Teruel, pero en mi caso, por cercanía y porque era una carrera que me llamaba mucho la atención, decidí hacerla aquí y, desde luego, no me arrepiento, estuve muy a gusto en todo momento.

-¿Cree que el campus de Teruel es un buen sitio para estudiar y así frenar la fuga de cerebros de la provincia?

-Por supuesto que sí. La Escuela Politécnica de Teruel tiene la suficiente potencia como para evitar la fuga de estudiantes. Sobre todo, el punto fuerte que tenemos aquí en Teruel es que como somos pocos, es todo mucho más familiar, desde la relación con los profesores hasta con los demás compañeros. Además, en cuanto a las instalaciones disponibles, lo mismo, tenemos suficientes.

-¿Le resultó muy complicada la carrera?

-Al principio sí, es una carrera difícil y me costó un poco adaptarme. Luego, con el tiempo, descubrí que, con esfuerzo y trabajo, todo se consigue.

-¿Cuáles son sus planes para el futuro?

-Ahora estoy trabajando en Zaragoza en la empresa Aneumled. Más adelante, no sabría decir, de momento estoy muy contento donde estoy. Además, teniendo en cuenta la compleja situación laboral en la que estamos ahora, estoy muy agradecido.

-¿Su idea era salir fuera de Teruel a trabajar o quería quedarse aquí en la provincia?

-Sinceramente, de primeras, siempre pensé en trabajar o en Teruel o cerca de Calamocha, porque me gusta mucho mi pueblo y toda la provincia de Teruel, en general.

Sí que me hubiera gustado quedarme a trabajar en Teruel pero las circunstancias de la pandemia hicieron que me fuera a Zaragoza y no me arrepiento, estoy muy a gusto. En un futuro, desde luego, no descarto volver a Teruel  o trabajar en la zona de Calamocha.

 

 

El redactor recomienda