Síguenos
Jorge Martínez Cava, responsable de Relaciones Exteriores de la Federación de asociaciones del Camino de Santiago: “Los Caminos dejan un rastro turístico y fijan población  en la España vaciada” Jorge Martínez Cava, responsable de Relaciones Exteriores de la Federación de asociaciones del Camino de Santiago: “Los Caminos dejan un rastro turístico y fijan población  en la España vaciada”
Martínez Cava, en el Camino Primitivo

Jorge Martínez Cava, responsable de Relaciones Exteriores de la Federación de asociaciones del Camino de Santiago: “Los Caminos dejan un rastro turístico y fijan población en la España vaciada”

La red de peregrinación más grande del mundo: 290 Rutas Jacobeas en Europa con más de 80.000 kilómetros
banner click 244 banner 244

El responsable de Relaciones Exteriores de la Federación Española de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago, Jorge Martínez Cava, participó el sábado en la celebración del 25 aniversario de la agrupación de peregrinos de Andorra, a la que alabó por la difusión del tramo bajoaragonés del Camino de Castellón. Instó a que Rutas Jacobeas minoritarias como esta cobren importancia porque dejan un rastro turístico que acaba fijando población.

-¿Qué les explica a los peregrinos en estos encuentros?

-Empiezo hablando siempre de la evolución de los Caminos en toda Europa. Desde que el Consejo de Europa los declaró Itinerario Cultural Europeo en 1987 se ha producido un fenómeno espectacular, hasta el punto de que ya son una inmensa red de 290 rutas con más de 80.000 kilómetros señalizados con flechas amarillas y vieiras por más de 140 asociaciones que han habilitado lugares de acogida.

-¿Cuál es el origen de los Caminos de Santiago?

-Los caminos naturales de comunicación se transformaron en calzadas romanas, después en caminos medievales de peregrinación religiosa a lugares de culto repartidos por toda Europa y finalmente en los Caminos de Santiago tal como los conocemos hoy. En este momento, constituyen la red de peregrinación más grande del mundo.

-¿Cuándo se marcaron las Rutas Jacobeas en España?

-A partir de los años 90 del siglo pasado, aunque ya estaban perfectamente marcados los grandes Caminos que son Patrimonio Mundial de la Humanidad, como son el Francés y los del Norte de la Península. No es España el país que más Caminos tiene, 49 con 15.000 kilómetros señalizados, puesto que Francia tiene 56 con 17.000 kilómetros y Alemania le empata. Si se piensa un poco, es normal, pues el Camino era europeo y el español de siempre ha sido el Francés.

-¿Cuáles son las motivaciones que tienen los peregrinos?

-Según datos de la Catedral de Santiago, la religiosa pura estaría en el 30% del porcentaje de peregrinos. Después están los motivos espirituales y culturales, con el 50%, y un porcentaje más bien pequeño lo hace por deporte.

-¿Cómo está el Camino después de la pandemia?

-Intentando salir, aunque no volverá a arrancar hasta que no puedan venir los peregrinos extranjeros, principalmente americanos y coreanos. Antes de la pandemia, el 57% de los peregrinos eran extranjeros, mientras que ahora el 60% son españoles.

-El Papa prorrogó el Año Jacobeo, hasta el 31 de diciembre de 2022, para que todo el que quisiera alcanzar la indulgencia plenaria pudiera hacerlo.

-Fue una operación interesante que da un respiro para que la gente no se agobie y evitar masificaciones. No se van a lograr las cifras esperadas para un Año Santo, que pueden rondar los 600.000 peregrinos, pero se podrían quedar en 400.000.

-Hay municipios que vivían casi exclusivamente del Camino. El batacazo ha sido gordo.

-En el momento en que se produce una crisis muchos albergues cierran, lamentablemente algunos para siempre. Si en el Francés había casi 540 lugares de acogida, ahora mismo podemos estar en los 400.

-¿Qué opinión tiene de la asociación de Andorra?

-Es fantástico que en un pueblo que no deja de ser pequeño, y después de la crisis minera, haya una asociación con ciento y pico  socios. Es asombroso que haya un albergue municipal funcionando. Hacen una labor absolutamente encomiable.

-¿Conviene potenciar caminos poco transitados, especialmente en época Covid?

-Conviene y mucho, porque además los Caminos fijan población en la España vaciada. Los de segunda división, como el de Madrid, La Mancha o el de Castellón, acogen a poquitos peregrinos, pero mucho o poco dejan algún dinero y un rastro de interés cultural y turístico. El peregrino suele repetir los caminos y fomenta el boca a boca. El Camino de Castellón tiene mucho atractivo, pero es durito. Igual que el del Ebro, no son caminos recomendables para debutar. Estos son para gente acostumbrada a la soledad y a la dureza, sin ánimo de encontrarse cada día con agua caliente y una cama de lujo.

-¿En qué proyectos ha trabajado la Federación?

-Ha catalogado los Caminos, creado los recorridos digitales e incorporado los lugares de acogida. Esto ha permitido crear bases de datos, compartidas con el Instituto Geográfico Nacional, Centro Nacional de Información Geográfica, Fundación ONCE, Guardia Civil y empresas tecnológicas con las que se han creado páginas web, visores digitales, mapas, aplicaciones como son las que permiten el guiado sensorial para ciegos, alertas de seguridad, formato digital de la credencial del peregrino o apps con todas las Rutas Jacobeas.

-¿Por qué hacer el Camino?

-Si lo haces, vas a repetir. Es una experiencia que marca. El Camino es una pasión por andar, es Wanderlust. Europa se ha hecho andando. Ser peregrino es reencontrarse con el homo viator que somos. Y es la forma más barata, ecológica y sencilla de ligarte a la naturaleza y tener una experiencia espiritual en cada amanecer. Compartir con la gente marca, y el que prueba repite.