Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

Manuel España, cantante de La Guardia: Manuel España, cantante de La Guardia:
Manuel España, cantante de La Guardia

Manuel España, cantante de La Guardia: "La magia de los lugares hace que la misma canción suene distinta en cada concierto"

El grupo abre esta noche en Pui Pinos, junto a Alice Wonder, el Festival Aragón Sonoro de Alcañiz

La Guardia, mítico grupo de la etapa dorada del rock español, compartirá escenario con Alice Wonder esta noche, en el Pui Pinos, para abrir el Festival Aragón Sonoro de Alcañiz. Es el regreso de los grandes festivales musicales a la provincia de Teruel, con permiso del coronavirus, y un aperitivo al 40 aniversario que la banda granadina celebra el año que viene. No hay ni una sola razón para no acudir.

-Vaya responsabilidad la de esta noche... ¿qué concierto van a ofrecer en Pui Pinos?
-Pues queremos tocar un montón de canciones que teníamos olvidadas en nuestro repertorio. Aprovechamos el parón de la pandemia para rebuscar en nuestros 16 álbumes y hemos redescubierto muchos temas que nos apetece recuperar. Por supuesto tocaremos los singles, las más conocidas, y alguna sorpresa también guardamos, alguna de las canciones de nuestra adolescencia.

-Están en plena gira... ¿qué tal se lleva actuar ante un público formal y sentadico?
-Nosotros somos mucho de chinchar al público para que se mueva, pero ahora hay que contenerlos. Es raro, pero al mismo tiempo emotivo, por el esfuerzo que hacemos todos, músicos, técnicos, empresarios y público, para que la música en directo siga viva. En ese sentido hay que destacar el valor de citas como Aragón Sonoro, que es brutal y necesario.

-Es inconcebible un directo de La Guardia sin ‘Mil calles llevan hacia ti’, ‘Cuando brille el sol’  o ‘El mundo tras el cristal’. ¿Se les llega a coger manía a las canciones cuando las tocas tanto?
-No, al revés, estamos muy agradecidos a ellas. Lo que hacemos para no quemarnos es no ensayarlas. Cuando una canción triunfa, entre componerla, grabarla y los directos, la has tocado un millón de veces. Así que estas no las ensayamos, así no nos cansamos y en el directo nos enfrentamos a ellas casi como si fueran nuevas.

-De todos modos, ustedes no son mucho de ensayar...
-No, la mitad de la banda está en Granada y la otra mitad en Madrid. Así que trabajamos por nuestra cuenta y luego, antes de cada concierto, hacemos una charla previa como los equipos de fútbol. De todos modos da igual lo que ensayes un tema, porque la magia de los lugares hace que en cada sitio suene diferente y memorable. Si un artista es capaz de hacer que sus canciones suenen siempre igual en el directo, es que está haciendo algo mal.

-La Guardia ha tenido dos fases en su historia con 6 años de parón. ¿Se ha arrepentido alguna vez de disolver la banda o de refundarla nuevamente?
-No, fue un proceso que a la larga se ha revelado como necesario, y volvería a hacerlo todo igual. Cuando paramos en 1997 formé Chamaco con quien hicimos dos discos, y fue una experiencia muy enriquecedora a nivel personal y de crecimiento, aunque quizá no tanto comercial. Fuimos más latinos, más canallas, y aprendí muchísimo de Toni Guerrero... Veníamos de la locura del fenómeno fan y esa parada nos hizo mucho bien. Pero en 2003 tocamos un concierto homenaje a los temas de La Guardia en Madrid y la gente nos pidió que volviéramos. Fue una decisión tomada por aclamación popular. Pero la etapa y el aprendizaje de Chamaco ha influido mucho y para bien en esa nueva etapa.

-Se les describe como una banda de los 80, pero la realidad es que llevan más años tocando durante este siglo XXI que en el XX. ¿Cómo hay que llevar el balance entre la nostalgia y lo contemporáneo?
-Nostalgia es un término que, solo la palabra, ya me da un poco de repelús. No me gusta vivir de las rentas ni del pasado, lo que no significa que haya que renegar o renunciar a él. Todos tenemos que estar orgullosos de nuestro pasado, pero no quedarnos ahí sino usarlo como un trampolín para intentar ser mejores. Y lo musical se vive de otra manera, pero me encanta la cantidad de festivales que se hacen hoy en día. Siempre le digo a Javier Ojeda (Danza Invisible) que nos vemos más sobre el escenario ahora que en los 80. Está bien recordar el pasado pero siempre mirando al futuro... De hecho ahora mismo estamos pensando ya en el próximo disco y en las próximas canciones nuevas.

-¿Cómo será ese disco del 40 aniversario el próximo año?
-La idea original, que luego puede acabar siendo cualquier otra cosa, es hacer un formato vídeo en DVD con muchas canciones de nuestro repertorio, con los singles, desde luego, y también con otras nuevas. De hecho en los conciertos de esta gira, como el de Alcañiz, estamos viendo la reacción de la gente a las canciones, es como un adelanto. Y a su vez este DVD será el adelanto de otro disco con temas totalmente nuevos.

-¿Ah sí? ¿Habrá otro disco entonces?
-Sí... el parón de la pandemia ha dado para trabajar e investigar mucho. Tengo como veintitrés temas nuevos totalmente maquetados que se podrían lanzar ya mismo.

-Lo malo de toda esa creatividad que se desbordó durante 2020 es que siempre nos recordará a la puñetera pandemia...
-Bueno, no sé... evidentemente la pandemia está presente en muchas de las cosas que hagamos durante esa época, porque miras hacia dentro de ti y es inevitable que salga eso. Pero nuestra forma de componer siempre ha buscado los dobles sentidos, los dobles mensajes, y hacen que al final todo sea positivo. Nos gusta contar las penas de una forma divertida, es nuestra forma de explicarnos. Esta época ha sido tan rara que todos estamos obligados a sacar lo mejor de nosotros mismos.... y de hecho yo creo que este nuevo disco será el más rockero de los que ha publicado La Guardia.

El redactor recomienda