Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

343_muver1200x150-1200-x-150-px.gif banner click 343 banner 343

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

Vanesa García y Aarón Caparrós dejaron Madrid para teletrabajar desde Albarracín: “En Albarracín tenemos cada día dos horas más de tiempo para nosotros que en Madrid” Vanesa García y Aarón Caparrós dejaron Madrid para teletrabajar desde Albarracín: “En Albarracín tenemos cada día dos horas más de tiempo para nosotros que en Madrid”
En la imagen, Vanesa García y Aarón Caparrós, en uno de los despachos que se han montado en su casa de Albarracín

Vanesa García y Aarón Caparrós dejaron Madrid para teletrabajar desde Albarracín: “En Albarracín tenemos cada día dos horas más de tiempo para nosotros que en Madrid”

“Los que tienen opción de teletrabajar ya no viven en una gran ciudad, pero no todas las empresas lo permiten”
banner click 244 banner 244
Cruz Aguilar

Vanesa García y Aarón Caparrós son informáticos y trabajan desde Albarracín. La pandemia les animó a mudarse desde Madrid y, lo que en principio iban a ser unos meses, finalmente será, como poco, una larga estancia. Ambos cambiaron de empresa para poder seguir teletrabajando a tiempo completo cuando las suyas les instaron a regresar a la oficina de Madrid.

-Se mudaron a Albarracín el 28 de febrero de 2021. ¿Qué les llevó a ello?

-Aarón. Fundamentalmente la pandemia, siempre nos habíamos considerado urbanitas, pero estar trabajando encerrados nos cambió la perspectiva de la situación.

-Vanesa. Estábamos de alquiler, en un primer piso de 62 metros construidos y sin ningún tipo de vistas.

-¿Y cómo es su casa ahora en Albarracín?

-Aarón. Tenemos tres plantas y el antiguo corral que es como un jardín, cada uno trabajamos en localizaciones diferentes y tenemos vistas al casco urbano. En Madrid uno trabajaba en la habitación pequeña y el otro en el comedor, donde hacíamos toda la vida.

-¿Echan de menos la actividad cultural y la vida social?

-Aarón. En Madrid no vas al teatro a menudo, realmente aquí si quieres ir te organizas y vas. Del cine estamos a 40 kilómetros, unos 40 minutos, pero eso era lo que antes nos costaba aparcar cada día, solo con eso se compensa el tiempo que tardamos en ir a Teruel al cine.

-Pero el tipo de vida es muy diferente.

-Vanesa. Sí, pero hemos ganado en muchas cosas, allí te movieras donde te movieras ibas a estar con gente, en la pandemia bajar al parque era un infierno. Al principio nos costó acostumbrarnos a no tener un supermercado 24 horas, tienes que hacer una gestión mejor de los recursos. Y en Madrid si te traían un paquete y no estabas era un problema, aquí te lo recoge cualquier vecino, incluso tuvimos uno todo el día en la puerta y cuando llegamos seguía allí. Es todo diferente y nos chocó bastante.

-¿Qué es lo que más les compensa de su nueva vida?

-Vanesa. Hemos ganado mucha calidad de vida, hemos recuperado dos horas de tiempo al día para hacer lo que queremos. Hemos recuperado el deporte, porque allí te apuntas al gimnasio pero no tienes tiempo de ir. También comemos mucho mejor, productos de cercanía. En Madrid la gente va con prisa, no mira lo que tiene alrededor.

-Aarón. Tenemos un pequeño huerto y además en lo que compramos gastamos menos y comemos mejor. Allí aunque te gastes mucho dinero las verduras no tienen sabor. Cada vez que salgo a pasear por Albarracín, esa tranquilidad y esas vistas me da una paz interior, en Madrid hay coches y gente por todas las partes, aquí no existe esa prisa constante.

-¿Han tenido problemas de conectividad?

-Vanesa. Cogimos fibra cuando llegamos y en la conexión como tal no tenemos problemas, pero en momentos de tormenta hay microcortes de luz que te dejan sin conexión y tienes que volver a conectar. Hemos conectado repetidores de señal para poder trabajar en las diversas plantas porque las paredes son muy gordas

-¿Creen que el teletrabajo puede ser una solución para frenar la despoblación en algunos sitios o que casos como los de ustedes son testimoniales?

-Aarón. Creo que lo hemos hecho poca gente por ahora porque hay poca opción de teletrabajo, los que pueden hacerlo ya no están en Madrid. Tenemos muchos amigos que quieren irse a algún pueblo y están esperando a ver cómo queda el tema del teletrabajo en las empresas.

-¿Podría el Gobierno apoyar de alguna manera a las empresas para facilitar el teletrabajo?

-Vanesa. La empresa tiene que tener alguna motivación para que fomente el teletrabajo. La pandemia nos ha enseñado que el modelo de la gran urbe no es óptimo, que deberíamos descargar la centralización y se podría hacer a través de este proceso. Las grandes empresas se pueden quitar oficinas, y supone un abaratamiento, pero si la empresa es pequeña y tiene que cubrir gastos a los que teletrabajan no pueden hacerlo.

-Aarón. Si la empresa tiene que cubrir ciertos gastos se echará para atrás. Nosotros nos ahorramos dinero teletrabajando porque antes gastábamos mucho en transporte.

-¿Producen lo mismo en Albarracín que en Madrid?

-Vanesa. Sí, de hecho me atrevería a decir que incluso más, hay cosas que con el directo se ganan, como una reunión exprés, pero otras son mejor así porque hay mayor planificación a corto y medio plazo. Hay empresas que se alimentan del presencialismo, tienes que estar aunque sea mirando una pantalla. Eso es absurdo y es algo con lo que está acabando el teletrabajo.

-Aarón. Funcionas más por objetivos, no importan tanto las horas como los objetivos, tu empresa aprecia que cumples lo que ellos necesitan y tu eres más flexible en los horarios.

-¿Piensan volver a Madrid?

-Vanesa. Hoy por hoy no, estamos haciendo todo lo posible por quedarnos, incluso mirar casas porque esta no deja de ser de la familia.

 

El redactor recomienda