Síguenos
Señor ministro Señor ministro
Imagen: Antonio García

Javier Lizaga

Le escribo con cariño y agradecimiento después de su visita a Teruel con nocturnidad y alevosía para ver las obras de renovación integral, así las llaman ustedes, del ferrocarril y presentarnos además un nuevo centro de gestión digital que creará unos 50 puestos de trabajo.

Quería explicarle nuestras reservas, son las mismas que nos dejo en 2010 Jose Blanco cuando prometió que habría un tren de Alta Velocidad de Huesca a Valencia, vía electrificada. En 1 y 55 minutos se iba a viajar de Zaragoza a Teruel, concretó el ministro con pompa. Ya sabemos que a veces las personas se equivocan, no quiero pensar que tengan la intención de engañar. El asunto es que en 2016, con las obras acabadas, costaba 5 horas recorrer los 315 kms de Zaragoza a Valencia. Se habían perdido en cinco años 60 empleos y un 20% de los viajeros. Esa línea de supuesta Alta velocidad tenía 18 tramos donde el tren no podía pasar de 60 km/h y no estaba electrificada. De hecho, como usted anunció señor ministro están construyendo ahora las subestaciones y si todo va bien, calculó usted, que estará en 2023. 

Quería asegurarle que no somos desagradecidos, de verdad. Somos tan agradecidos que aun seguimos defendiendo la idea que nos presentó la ministra socialista Magdalena Álvarez en 2004 cuando dijo que Teruel se merecía un Corredor ferroviario entre Levante y el Norte. Los turolenses salimos incluso a la calle a defenderlo y conseguimos que nuestros representantes lo incluyeran, el cantábrico mediterráneo, en el “Conecta Europa” para que lleguen dineros de Europa, porque dicen, qué despistados, que al gobierno de Rajoy se le olvido meterlo en la lista de proyectos prioritarios. Es gracioso lo del corredor porque siempre dijeron los malpensados que era para quitarnos de la cabeza eso del AVE que nos negó el PP con Alvarez Cascos, nos prometió Zapatero y nos volvió a negar Magdalena Alvarez, que tiempos aquellos señor ministro.

No quiero que piense señor ministro que somos cuentajudías, quisquillosos o que lleva cierta retranca esta carta. Al contrario, somos los primeros interesados en que se cumpla lo que nos cuenta y, por fin, se hagan los proyectos del Cantábrico Mediterráneo, en redacción ahora, según nos dijo. Nunca pedimos, ni soñamos más de lo que nos prometen, por eso, usted tranquilo, sólo cumpla y pasará a la historia. Será el primero que lo habrá hecho.