Diario de Teruel
Síguenos en...
Martes, 31 de marzo de 2020
MANIPULANDO

6/2/2020

Almodóvar

Javier Lizaga
imprimir

“Vivo en continua temporada de rebajas. Sexo, lujo y paranoias, ese ha sido mi destino. ¿Quién soy y a donde voy? ¿Quién es él y a donde va?” Almodóvar es tan cabrón que nos ha pasado la responsabilidad. Antes lo cantaba con un cigarro en la mano, a voz en grito y maquillado. Como si las verdades dolieran menos a altas horas de la madrugada. No le hacíamos caso, ya saben, Almodóvar ha sido loca, un pueblerino o un fracasado, como si eso mismo no lo hubiéramos sido todos, España incluida. Calculo que por eso ahora disimulamos que sea un genio, porque tendríamos que hacerle caso y respondernos a dónde coño vamos.

A estas alturas necesito compartir con vosotros Dolor y Gloria. Uno comienza la película pensando que está jugando a descubrir cuánto de la vida de Almodóvar hay en el relato y acaba preguntándose dónde está el chaval que nos contaba el mundo cuando teníamos 9 años. Es decir, cuánto de nosotros hay en nosotros. No voy a destripar la película. Está tan bien hecha que lo de menos es el argumento. Merecería sólo verla para anotar las referencias a películas de cine clásico y actrices (Monroe, Wood) o libros (El orden del día, de Vuillard, o Cómo acabar con la Contracultura, de Costa). 

Todo sucede en el momento en el que dejamos de ver a Banderas para ver a Almodóvar mismo y ya no nos importa si lo que nos cuentan es la vida de Pedro. De ese chaval que emigró de pueblo a pueblo y persiguió su sueño hasta Madrid, con la amargura de los millones que forzosamente tuvieron que elegir entre familia y sueños, pasado y futuro, decían, como si el futuro no fuera un eterno volver, construir una casa a base de tirar abajo otra. Es una película sutil, elegante y hasta cómica, como cuando su madre le explica, en vida, cómo quiere  que la amortajen. Es una pena que el humor manchego todavía no sea asignatura o incluso materia transversal. Mientras pensamos en el destino, la película nos deja una evidencia: estamos hechos de pequeñas costuras. Mañana no recordaremos noticias, ascensos o acontecimientos, sino una simple frase de quienes no están para repetirla. Como si aún tuvieran que convencernos de que fracasar es entender y que la sinceridad es universal, por eso, el argumento importa poco. Esos días jodidos el arte es una buena medicina. No lo digo yo, lo decía Patty Diphusa.  

Portada de Hoy

© 2020 Diario de Teruel. All rights reserved.

Aviso Legal / Protección de Datos

EDITA: PRENSA DE TERUEL, S.L. • DEPÓSITO LEGAL: TE-2-1961

Teruel: Avenida de Sagunto nº 27 C.P. 44002 Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 600 682 • Alcañiz: Avenida de Aragón nº6 - 3ª Plta. C.P. 44600
Tlf.: 978 870 386 Fax: 978 832 515 Administración, publicidad y suscripciones: Tlf.: 978 617 087 Fax: 978 604 702 Emails: direccion@diariodeteruel.netredaccion@diariodeteruel.net alcaniz@diariodeteruel.netcomarcas@diariodeteruel.netdeportes@diariodeteruel.netdeportesalcaniz@diariodeteruel.netpublicidad@diariodeteruel.net suscripciones@diariodeteruel.netmaquetacion@diariodeteruel.netautoedicion@diariodeteruel.net