Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

Globalimbecilización. El libro Globalimbecilización. El libro

Globalimbecilización. El libro

banner click 244 banner 244
Víctor Guíu
Dicen los que saben que eso de aprovechar la columna donde escribes para promocionarte suena bastante pretencioso. Y así es. Pero, la verdad es que soy "un hombre muy primario, sujeto a las bajas pasiones". Para qué engañarnos, los autores sin otros medios que los suyos y los que buenamente pone su editorial (Dobleuve Comunicación -Teruel-) con humildad e ilusión, no podemos hacer otra cosa.

Hablar de mi mal-tratado sobre la globalimbecilización es hablar sobre nosotros mismos. Es hablar de las ideas que compramos y hacemos nuestras, de las que nos hacen tragar las redes sociales, y tragamos. De cómo hemos aceptado una atomización liberal para descomponer las luchas importantes. Es creerse clase media por ir a París en la comunión y por beber gintonics las cada vez menos noches que nos podemos permitir salir.

Todos somos partícipes. Como decía Ernesto Jartillo: "Gilipollas tú, gilipollas yo; pues gilipollas todos".

El libro es una intervención coral, una puerta abierta al cuñao que acierta aunque no use el tono adecuado. Un libro que nos/me desnuda, que no me gusta ni a mí. Desde el rincón de pensar que nos deja un tiempo, otra vez, para reinventarnos.

Reinventarse, eso sí, para que ser los mismos de siempre. O lo peor, que todos participamos activamente del circo.

Poner nombres molones en inglés a las putadas que nos gasta la vida. Decir coworking porque somos incapaces de asumir lo pringaus que somos.

Porque, como decían mis amigos que tanto me ayudaron a escribir este libro: "Lo curioso es que, este fenómeno, tan endógeno como manipulable, arrasa a su paso cualquier indicio de victoria profana". O lo otro: "Repetir mensajes con una militancia agresiva es el modo en que un idiota medio se siente globalmente integrado". ¡Viva twitter!... Y más allá.

Y lo que es peor, votar a todos aquellos que lo hacen posible.

Disfruten de lo leído. O póngame a parir, qué más dará. No vamos a salir del agujero.