Síguenos

338_1200x150incendios.gif banner click 338 banner 338

343_muver1200x150-1200-x-150-px.gif banner click 343 banner 343

347_1200x150-festivales-verano.gif banner click 347 banner 347

El trabajo de un diseñador gráfico El trabajo de un diseñador gráfico

El trabajo de un diseñador gráfico

banner click 241 banner 241
El resultado de una valla publicitaria, una revista o una banner promocional para redes sociales. Todos tienen un denominador común: el trabajo de un diseño gráfico. Hasta llegar al momento de enviar a imprimir hay detrás un importante trabajo de este profesional, especialista en plasmar en imagen una idea que se puede expresar en diferentes formatos. El papel del experto en esta materia ha ganado mucho protagonismo durante los últimos años porque la comunicación a través de la imagen ha recuperado terreno. 
El trabajo del diseñador gráfico abarca muchos aspectos, desde el desarrollo de la estructura de un contenido, como puede ser una aplicación web o un periódico, hasta el diseño de cartelería y logos en una labor en la que el profesional tiene el margen para poner su sello particular, siempre y cuando se siga la línea de estilo general del producto.
La maquetación se puede considerar como el trabajo más oscuro de este profesional, si bien tiene una importancia capital. En el formato más tradicional, las editoriales de libros, revistas y periódicos necesitan de un experto que se encargue de poner el orden y la lógica al contenido desde el punto de vista del diseño. Por esta razón, el diseñador tiene la responsabilidad de conocer a la perfección el producto que está fabricando y el deber de mantener una conexión completa con los compañeros que se encargan del texto y la fotografía. 
El formato impreso sigue muy presente en los canales de comunicación actuales y no sólo se refiere a trabajos extensos como los libros. Los folletos publicitarios y los catálogos o revistas también forman parte del elenco de formatos en los que trabaja un diseñador. Aquí su capacidad creativa y de decisión es mucho mayor, ya que, generalmente, el resultado depende directamente de su trabajo. El profesional combina el uso de fotografías y el contenido propio para conseguir un resultado que se adapte al objetivo comunicativo del proyecto. Su trabajo conlleva a menudo una componente artística que ha llevado la obra de algunos diseñadores gráficos a mostrarse en exposiciones.
 

El paso previo a la impresión 

Entre las funciones del diseñador gráfico también está el tener conocimientos de impresión, ya que a través de este canal se producirá la finalización del trabajo. Un aspecto muy importante que se debe revisar antes de enviar a imprimir hace referencia a los colores, ya que estos se deben convertir al modo de impresión correspondiente. Además, la calidad de las imágenes tiene que ser adecuada, con una resolución que garantice una impresión satisfactoria. Comprobar que no hay imágenes deformadas ni ampliadas es un paso que no se puede olvidar. 
El color de fondo utilizado en la impresión suele ser el blanco, ya que cualquier otro puede generar problemas; mientras que la mayoría de documentos se guardan en formato PDF, si bien el PNG es una alternativa fiable cuando se trata de imágenes. Por otro lado, para evitar el riesgo de que la imprenta no detecte el tipo de letra, es recomendable enviar la tipografía vectorizada. Además, cuando se imprimen libros o un formato similar, es fundamental calcular la numeración y equipararla a los pliegos correspondientes.