Síguenos

432_1200x150-bueno.gif banner click 432 banner 432

416_diariodeteruel-web-banner1200x120-vacunacion2022.png banner click 416 banner 416

431_1200x150.gif banner click 431 banner 431

Escuelas racionalistas del Bajo Aragón (II) Escuelas racionalistas del Bajo Aragón (II)
Soledad Villafranca y Ferrer i Guardia

Escuelas racionalistas del Bajo Aragón (II)

banner click 244 banner 244
Serafín Aldecoa

Regresamos al momento de la llegada en tren a Alcañiz en agosto de 1909 del grupo de amigos y familiares de Ferrer i Guardia, que habían sido desterrados por el Gobernador civil de Barcelona tras los sucesos de la Semana Trágica (finales de julio- principios de agosto de 1909) y después de que el pedagogo fuera encarcelado en Montjuic. Recordemos que en total eran  doce personas las que lo integraban y, entre ellas, se encontraban el conocido líder del anarquismo pacífico Anselmo Lorenzo, José Ferrer y Soledad Villafranca, hermano y pareja de Ferrer i Guardia, respectivamente.

Uno de los acompañantes de Soledad relataba cómo fueron sacados por la fuerza, sin contemplaciones y sin avisar, de su domicilio en Mongat (Barcelona) el día 20 de agosto, cómo fueron enviados de forma arbitraria y sin ninguna orden de detención a Alcañiz, eso sí, custodiados y controlados en todo momento por varios números de la guardia civil. Pero su calvario no concluiría aquí, tal como veremos.

Este hecho, el del destierro, apareció en las páginas de un buen número de periódicos nacionales dada la repercusión que tuvieron los sucesos de la llamada Semana Trágica. En un suelto de "Las Provincias" con el título "Los vecinos de Alcañiz y Soledad Villafranca", se destacaba que "ni en las fondas ni en las casas particulares se quiere dar acogimiento a Soledad Villafranca" de tal manera que en alguna información se apuntaba que los componentes del grupo se encontraban alojados/detenidos en el castillo.

Lo cierto es que se convirtieron en la comidilla de la ciudad nada más llegar a Alcañiz y que fueron recibidos con uñas y dientes pues se les acusaba de ser los causantes de los sucesos de la Semana Trágica, hecho este verdaderamente absurdo, lo que era una excusa para explicar la reacción inamistosa de los vecinos.

Ante esta situación de rechazo, se les buscó acomodo en otras ciudades: "En Alcañiz se les negaba todo y para ir a otra parte, consultaron con el señor La Cierva [el ministro de Gobernación] y se les prohibió que fueran a Madrid. También se les negaron los gobernadores de Valencia y Zaragoza. Y por fin, se les admitió en Teruel después de mil trabajos". No conocemos por qué fueron acogidos en la capital, ni tampoco sabemos las razones de la elección de Alcañiz para su confinamiento, quizás por su proximidad a Cataluña, pero posteriormente, después de menos de un mes, los desterrados fueron trasladados, siempre bajo vigilancia policial, a Teruel.

Revista de la Escuela Moderna

De su estancia y sus actividades en nuestra ciudad carecemos de información, entre otras razones, porque de esos años, lamentablemente, no hay prensa escrita pues del periódico "El Mercantil", que era el único que se editaba por esos años, faltan ejemplares. Sí que parece que la llegada de Soledad y del resto del grupo  se produjo a mediados del mes de septiembre de 1909. En alguna información se hablaba de que estuvieron ingresados en la cárcel, por lo menos tres de ellos, durante ocho días que quizás fueran los citados al principio de este artículo.

De este periodo sabemos que dirigieron una carta, a mediados de septiembre, al presidente del tribunal que juzgaba a Ferrer i Guardia quejándose y con razón de "la extrañeza de no haber sido llamados a declarar en el proceso penal" que se estaba celebrando en Barcelona, hecho este verdaderamente inaudito.

Como es sabido, Ferrer i Guardia fue fusilado el día 13 de octubre en los fosos de Montjuic tras un simulacro de consejo militar que le condenó a pena de muerte, con lo cual ya no tenía ningún sentido el que todo el grupo de desterrados permaneciese fuera de Barcelona, así que las autoridades gubernativas  debieron de tomar la decisión de autorizar su regreso.

El Centro Republicano de Teruel, identificado con la persecución política de que eran objeto los seguidores de Ferrer, celebró el día 24 de octubre, siempre de 1909, una sesión especial para "despedir a los desterrados", presidida por el catedrático de Geografía e Historia del Instituto Severiano Doporto en la que realizó el prólogo y epílogo del acto, interviniendo también varios miembros del Centro.

Varias fueron las ideas que se expusieron en la reunión: rechazo del "mando inicuo" de Antonio  Maura que dimitiría pronto como Presidente de Gobierno; "enaltecimiento de las ideas racionalistas y la Escuela Moderna" y se hicieron votos para "la pronta creación" de una Escuela Racionalista en Teruel, hecho este que nunca llegó a cumplirse, creemos, o por lo menos nosotros no tenemos noticias de ello.

Donde sí cuajaron las ideas racionalistas fue en Mas de las Matas localidad en la que existía ya un centro republicano a finales de la primera década del siglo XX, el más antiguo de la provincia exceptuando la capital, pues habría sido fundado en esta fecha tan célebre de 1909. Esta sociedad creemos que presentaba ciertas similitudes ideológicas con la Unión Valderrobrense que mencionábamos en la entrega anterior en cuanto a sus ideas laicas y ambos centros debieron de crear sus respectivas escuelas racionalistas por las mismas fechas, quizás fuese anterior la de Mas de Matas.

Javier Díaz, de Cazarabet, proyecto de difusión cultural y librero, en un extenso y completo artículo ("Cultura anarquista en Mas de las Matas. La Escuela Racionalista del Ateneo Libertario") publicado en "Al-Qannis" nº 13, fija la fecha de 1920 para la creación de la primera escuela racionalista en esta localidad y el impulsor habría sido Macario Royo, autor del libro "Cómo implantamos el comunismo libertario en Mas de las Matas" (Comuniter),  tras su regreso de Barcelona donde había residido un tiempo, donde se había impregnado de las ideas laicas y anarquistas manteniendo contactos con la Escuela Moderna y la editorial adjunta que proporcionó los libros para los escolares. Esta sería la "primera" de las escuelas racionalistas, posteriormente, durante la II República, surgirían otras.

El redactor recomienda