Síguenos
Escuelas racionalistas del Bajo Aragón (y III) Escuelas racionalistas del Bajo Aragón (y III)
1933. Escuela racionalista del Ateneo Libertario de Mas de las Matas. Araceli Marzo

Escuelas racionalistas del Bajo Aragón (y III)

Serafín Aldecoa

La proclamación de la II República el 14 abril de 1931 supuso la legalización de la CNT en los meses siguientes. En un ambiente de mayores libertades, en varios municipios del Bajo Aragón histórico a lo largo de 1931 se fueron creando centros cenetistas (Beceite, Valderrobres, Mas de las Matas La Fresneda...). También se incorporaron a esta ideario anarquista muchos jóvenes creando unas organizaciones autónomas denominadas Juventudes Libertarias (JJLL) que tuvieron una implantación destacada en las Cuencas Mineras y en el Bajo Aragón.

Estos grupos de jóvenes desarrollaron un gran dinamismo cultural proyectando sus actividades como la creación de bibliotecas (Mas de las Matas, Alcorisa, Calanda, Oliete Mazaleón...), formación de grupos de teatro (Alcañiz, Alcorisa, Cretas...), organización clases de alfabetización (Alcañiz, Castelserás...), promoción de ateneos libertarios, de escuelas racionalistas...

Pues bien, la “segunda” escuela laica-racionalista de Mas de las Matas surgió, según el testimonio de Joaquín Zurita,  en febrero de 1933  impulsada por las JJLL locales y para su funcionamiento trajeron un maestro desde Barcelona. Su duración fue de escasos meses ya que tras las sucesos revolucionarios de diciembre, fue cerrada como otras del Bajo Aragón.  No nos extendemos más, para conocer a fondo el tema de esta escuela, sobre todo a través los valiosos  testimonios de maestr@s y alumn@s (Regina Gil, Vicente Sanz, Máximo Llorca, Joaquín Zurita, Pilar Blasco...) y de la colectividad constituida a partir de 1936, remitimos al lector al artículo citado de Javier Díaz en la entrega nº II y al estudio de Javier Rodrigo y Antonio Serrano “El anarquismo en Mas de las Matas: 1933-1939” que se encuentra digitalizado.

‘Cultura y Acción’, órgano de la CNT, editado en Alcañiz

En el caso de las actividades educativas y culturales en Alcorisa, hay que referirse necesariamente a Jaime Daudén Segovia (véase la reciente publicación “Un burgués entre anarquistas. República, guerra civil y posguerra a través de la vida y muerte de un alcorisano”. Comuniter, 2021) que era propietario y abogado y que puso “voluntariamente a disposición de la colectividad sus tierras, ingresó en la organización y ayudó a estructurar la colectividad. Empezó a vivir como un proletario”, según Agustín Souchy (“Entre los campesinos de Aragón”. Tusquets editores, 1977).

Pero no solo eso, fue maestro de la Escuela Ferrer i Guardia del municipio y, sobre todo, asesoraría cultural y administrativamente a la colectividad que se formó a partir de agosto de 1936. Fue él el encargado de organizar la primera escuela Ferrer Guardia con criterios pedagógicos avanzados e instalada en el antiguo convento de alcantarinos a la que podían acudir todos los vecinos de ambos sexos y donde se impartía una educación mixta.

Según Miguel Mur, que toma informaciones de  “Nuevo Aragón” (nº 63, 2-4-1937, órgano del Consejo de Aragón), “A iniciativa de Daudén se construyó en Alcorisa un Instituto de Enseñanza Secundaria, junto a una escuela existente. Se llamó “Ferrer Guardia”. Estuvo dotado de campos, granjas y talleres, reunía todas las condiciones para aplicar el método activo, y proporcionar junto a una capacitación técnica, el equilibrio y la íntima seguridad que son inherentes a toda persona solidaria y libre.”

Otra localidad que contó con escuela racionalista fue Calanda a la que se refiere el polaco-alemán y anarquista Souchy: “Lo mejor del pueblo es la escuela. Funciona con las normas de Ferrer. Allí acuden 1.233 niños. El edificio de la escuela es un antiguo convento. Antes había solo ocho maestros. La colectividad-CNT ha traído 10 maestros más. El espíritu que reina entre maestros y alumnos es magnífico. Los métodos de enseñanza son modernos y los resultados extraordinarios. La escuela tiene una granja avícola (...)  La colectividad paga los gastos.”

‘Nuevo Aragón’, órgano del Consejo de Aragón

Julián Floristán, otro líder anarcosindicalista vinculado a puesta en marcha de la colectividad de Valderrobres, escribía en el mes de agosto de 1937 en el periódico anarcosindicalista “Cultura y Acción” en torno a la colectividad de Peñarroya de Tastavins y su desenvolvimiento: “Desde hace dos meses cuenta con un maestro y una maestra racionalistas para la instrucción de los niños de los afiliados. Su labor es muy buena y apreciada por la mayoría. Han desterrado los sistemas de enseñanza antiguos, a base de rutinas, y los han sustituido por el método racional que hace pensar al niño por su cuenta...”

Podríamos añadir algún ejemplo más de escuelas racionalistas en otros municipios del Bajo Aragón, pero creemos que esta muestra es suficiente para concluir la destacada influencia de las ideas pedagógicas de Ferrer i Guardia, especialmente el laicismo militante y la coeducación, y de  la Escuela Moderna en el Bajo Aragón, aunque en algún momento chocaron con las de las organizaciones libertarias, pues las escuelas racionalistas de Ferrer admitían alumnado de todas las clases sociales, eran interclasistas, lo que no dejaba de ser “provocador” en aquel momento, mientras que las segundas solo admitían a hijos de los trabajadores.

Finalmente y como resumen cronológico, podríamos establecer, “grosso modo”, tres fases cronológicas en la creación de escuelas racionalistas: antes de la Dictadura de Primo de Rivera (casos de Valderrobres y Mas de las Matas); a partir de la proclamación de la II República hasta los sucesos revolucionarios de diciembre de 1933 en que fueron cerradas y ya, una tercera, promovidas e  impulsadas por las colectividades.

El redactor recomienda