Síguenos
Alberto Núñez Feijóo, presidente del PP: “Aplicar el máximo de las ayudas de funcionamiento provocará críticas en otros lugares, pero es un compromiso” Alberto Núñez Feijóo, presidente del PP: “Aplicar el máximo de las ayudas de funcionamiento provocará críticas en otros lugares, pero es un compromiso”
Alberto Núñez Feijóo en el centro social de San Julián. Bykofoto/Antonio García

Alberto Núñez Feijóo, presidente del PP: “Aplicar el máximo de las ayudas de funcionamiento provocará críticas en otros lugares, pero es un compromiso”

“Que un gobierno se reúna consigo mismo y presente 130 propuestas en la Moncloa, eso es un documento, no una acción contra la despoblación”

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, estuvo la semana pasada en Teruel para participar en una convención sectorial de su partido sobre despoblación y presentar el decálogo de medidas que piensa aplicar sobre esta cuestión si es presidente de España, entre ellas la aplicación de la máxima intensidad de las ayudas de funcionamiento a las empresas que autoriza la Comisión Europea, es decir, bonificaciones del 20% de los costes laborales en Teruel, Cuenca y Soria. Admite que hacerlo le va a traer críticas de otros territorios, pero garantiza que lo hará. Critica la ausencia de políticas reales frente al reto demográfico por parte del actual Gobierno y antes de pronunciarse con concreción sobre inversiones que afectan a la provincia, reitera su intención de hacer una auditoría sobre la situación del gasto público en España para ser respetuoso con los ciudadanos.

-¿Qué va a suponer para provincias como Teruel que lo rural, como usted dice, entre en el Palacio de la Moncloa si es elegido presidente de España?

-Yo creo que es una oportunidad que un candidato a la presidencia del Gobierno de la nación sea de un pueblo de 300 habitantes, ahora menos, y que su infancia, sus raíces, su familia y su educación inicial en una escuela rural hayan sido su experiencia vital. Eso se tiene que notar en sus políticas y en sus compromisos, porque es un compromiso consigo mismo.

-¿Cree que el desconocimiento real, vivencial, es lo que ha fallado hasta ahora para afrontar el problema con medidas efectivas?

-Conocer una cosa y conocerla por una experiencia vital es determinante para buscar soluciones, porque no hace falta tener asesores ni tener alcaldes que te lo pidan. Tú has de comprometer tu propia biografía, y si un presidente del Gobierno de España es un chaval nacido en un pueblo pequeño eso se tiene que notar. Y si además ha tenido la oportunidad de ser presidente de una Comunidad Autónoma que tiene el 50% de los núcleos de población de España y hacer políticas de conciliación, sanitarias, laborales y de transporte, pues entonces tienes un conocimiento adicional y ya no solo es un tema de un sentimiento sino que tienes un sentimiento racionalizado con medidas de gestión concretas.

-En 2013 se creó el Foro de Regiones con Problemas Demográficos, del que Galicia y Aragón fueron dos de las comunidades que lo impulsaron. ¿Qué cree que han conseguido en estos diez años?

-Vamos a ver, lo que hemos conseguido es llevar a la Unión Europea los temas demográficos. No es un tema menor que el Gobierno de Europa haya creado una comisaría con competencias específicas en esto. Ahora es neceario que esto baje a los fondos europeos, no solamente a un fondo del medio rural sino que impregne todas las políticas de población, de movilidad, las tecnológicas e industriales, las políticas de forestación; en definitiva que haya un compromiso de la UE. Europa es el continente más viejo del mundo y, o crecemos en nuestra economía, tenemos una soberanía alimentaria, y una soberanía tecnológica y digital, o Europa tendrá problemas. Y esto pasa, entre otras políticas, por tener en cuenta la población y la ocupación del territorio.

-En 2017 la Conferencia de Presidentes consideró la despoblación como un asunto de Estado, pero Rajoy no presentó la estrategia frente al reto demográfico a la que se comprometió, y las medidas de Sánchez no terminan de convencer a la España vaciada tras las expectativas creadas.

-Yo llevé a la Conferencia de Presidentes la propuesta, me apoyaron otros colegas y se creó esa unidad del reto demográfico, pero eso estuvo un año porque en junio de 2018 hubo un cambio político en España.

-Un año y medio exactamente.

-¿Qué fue, en enero de 2017 cuando se creó?

-En enero, sí, con el compromiso de Rajoy de que la estrategia estuviera en diciembre de ese año, pero se fue retrasando, no se presentó y después se produjo la moción.

-Bueno, llevamos cuatro años con el mayor volumen de presupuesto que jamás ha tenido España y de gasto público, y con un incremento de la deuda del doble de la media de los países de la UE. España se endeudó desde el año 2019 hasta ahora un 18% del PIB y Europa un 8%. Por tanto, con más recursos que nunca, con más impuestos que nunca, con más recaudación que nunca y con más gasto público que nunca, y le puedo asegurar que me interesa mucho ese asunto y hasta hace un año fui presidente de una Comunidad Autónoma, yo desconozco qué es lo que ha hecho en materia de reto demográfica el Gobierno de mi país.

-El Plan de 130 medidas.

-Pues mire, con todos los respetos, desconozco la aplicación práctica de las medidas. Comprenderá usted que no es un problema hacer 130 medidas, yo con diez me conformo. Con diez medidas transversales, con una fiscalidad específica para el rural, con una política de vivienda específica para el rural, con unos servicios públicos de conciliación, sanidad y educación donde se prime a los empleados públicos que trabajen en el rural, con un foro permanente en el que nos vinculemos todas las administraciones públicas para armonizar todo lo que de forma individual haga cualquiera de los 8.000 ayuntamientos de España o de las 17 comunidades o de las 52 diputaciones lo coordinemos y planifiquemos. Yo creo que ese tipo de cuestiones son las prácticas, y por supuesto con una cobertura tecnológica, porque sin eso es imposible competir.

-Hablamos mucho de lo rural, pero qué es rural para usted, porque el reto demográfico se está aplicando para municipios de menos de 5.000 habitantes.

-El 85% de los ayuntamientos españoles tienen menos de 5.000 habitantes, por tanto estamos tocando la inmensa mayoría del volumen de administraciones. Lo que tenemos que concretar, y ahí es en lo que estamos abiertos a buscar la fórmula adecuada, es decir hasta dónde llega el rural y las intensidades de la ruralidad.

-Se haga lo que se haga hay que darle continuidad, porque si no, lo que unos empiezan lo cambian los que siguen.

-Este es un asunto de Estado. Las infraestructuras se hacen con planificación y son para los políticos pacientes, los que planifican, los que concretan y los que intentan pactar, y entiendo que lo rural es un asunto de Estado y debería conllevar un Pacto de Estado.

-Eso lo pidió la España vaciada a raíz de la movilización de marzo de 2019 sin se haya producido, lo que ha supuesto además que esos movimientos hayan decidido entrar en política.

-Yo vuelvo a reiterar que desconozco cuáles son las políticas de mi país para el ámbito rural. Estamos persiguiendo a la ganadería, estamos sin política energética ni hidrológica, estamos con unas políticas medioambientales minoritarias, estamos facilitando la expansión del lobo sin límites, estamos demonizando a la carne; desconozco exactamente si el Gobierno pretende hacer un parque de Walt Disney en la España rural, desconozco si pretende hacer una reserva de lo que fue España hace 50 o 60 años. Y con los fondos europeos no conozco proyectos. Le puedo asegurar que hay un vacío y un abandono de las políticas alimentarias, forestales, energéticas y medioambientales enorme.

-¿La solución está entonces en el foro que está planteando,  similar a lo que hicieron las comunidades autónomas con el Foro de Regiones con Desafíos Demográficos?

-Yo entiendo que sí, porque al final el presidente autonómico tiene muchas competencias. La España autonómica requiere ser coherente con la propia ordenación de las competencias. Por eso el Foro Permanente de las políticas rurales de todas las administraciones públicas entiendo que es el lugar oportuno. Que un gobierno se reúna consigo mismo y presente 130 propuestas una mañana en el Palacio de la Moncloa y se acabó, pues eso es un documento, pero no es una acción.

-¿Si usted gobierna, impulsará un Pacto de Estado que concite el compromiso de todas las fuerzas políticas y que perdure en el tiempo?

-Esa es la primera propuesta que hago en mi programa de reto demográfico, aceptar que esto es un asunto de Estado que España ha venido suspendiendo en los últimos años, y que por tanto los gobiernos no hemos sido capaces de aprobar esa asignatura.  Yo estoy convencido de que los presidentes autonómicos pueden hacer un pacto; si además son impulsados y tutelados por el presidente del Gobierno, podemos dejar un decálogo de medidas que germine en los próximos años y con el que realmente empecemos a poner en valor el rural.

-Herramientas para luchar contra la despoblación existen, como las ayudas de funcionamento, que usted se ha comprometido a aplicar en su máxima intensidad. ¿Será hasta el 20% de los costes laborales como permite la CE?

-Sí, el máximo es el 20%.

-¿Lo aplicará sin dar rodeos?

-Eso lo hemos visto durante estas semanas antes de anunciar esto porque lo vamos a meter en el programa electoral, con lo cual ya te obligas, y he pedido que lo viese la gente que trabaja en Hacienda dentro del partido. Dejémonos de medias tintas, hay dinero para renunciar a los ingresos de ese 20% de los costes laborales en estas tres provincias y lo vamos a hacer. Y después veremos qué impacto real tiene la medida para valorar si eso se puede extender total o parcialmente a otros lugares. En estas tres provincias con las que nos hemos comprometido y con las que tenemos autorización de la UE lo vamos a hacer. Si no lo fuese a hacer no lo diría, por tanto esto forma parte de las diez medidas que hemos puesto a disposición de los ciudadanos, y la de las ayudas al funcionamiento es un explicitación de una medida muy agresiva y muy ambiciosa que sé que va a provocar algunas críticas en otros lugares, pero es un compromiso electoral. Los compromisos electorales no se hacen solamente para que se pongan en un papel, sino que se pongan en la práctica. Esto lo tendremos que meter en el primer presupuesto que hagamos, el del año 2024, y tiene que encajar.

-¿Y aparte, hasta dónde está dispuesto a llegar con el resto de medidas que ha planteado para que el medio rural tenga una fiscalidad diferenciada?

-Es posible esa fiscalidad específica y el pacto que propongo es de impuestos estatales, autonómicos y locales. El impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados para la vivienda es autonómico, igual que el de sucesiones y donaciones. El impuesto del trabajo, que es el 20% de los costes laborales, es estatal. Y después están los impuestos de los ayuntamientos. ¿Qué es mejor, traer una familia y no cobrarle el IBI, o no tener a esa familia? Esa familia que viene a un pueblo va a consumir IVA y va a aportar IRPF y población, y por lo tanto generará financiación para el ayuntamiento. Yo creo que este tipo de políticas son las que tienen sentido, porque el nivel de dispersión de pequeñas ayudas micro que por sí mismas no generan incentivos, cuando se suman, se planifican y se priorizan sí generan incentivos. Nosotros hemos tomado una decisión en Galicia, todas las guarderías gratis de 0 a 3. Hemos universalizado las guarderías infantiles en España. ¿Qué es lo que proponemos? Que el 50% lo pague la Comunidad Autónoma y el 50% la Administración del Estado, y así las comunidades van a tener un aliciente para gastarse una parte de su presupuesto porque son cofinanciados con el otro 50%.

-Ese tipo de cooperación ha funcionado muy bien en Teruel con el Fondo de Inversiones, supongo que lo conoce.

-Sí, me ha hablado Jorge (Azcón) de él y que en el año 2023 se está licitando el de 2021.

-No sé si le habrá contado también que en 2013, con el primer presupuesto de Mariano Rajoy, desapareció del proyecto de Presupuestos Generales del Estado, aunque después se volvió a meter. ¿Se compromete a que no vuelva a pasar eso si gobierna?

-Mire, yo no vengo aquí a justificar el primer presupuesto de un presidente que estuvo a punto de ser intervenido. A veces uno dice, fíjese lo que hicieron, pero lo que hicieron fue salvar nuestro país de la intervención. Yo he dicho que voy a hacer una auditoría de la situación de gasto público y a partir de ahí le diré a los españoles cuál es nuestra situación. Sí que tengo que decir a los españoles que el actual presidente del Gobierno nos ha costado 200 millones de euros de deuda cada día desde que tomó posesión, lo que supone 1.500 millones de euros cada semana, 6.000 millones de euros cada mes. Y esto supone el doble de incremento de la deuda pública que la media de los países de la Unión Europea. Esta es la situación de España. Lo que sí le puedo garantizar es que lo que he dicho del decálogo lo vamos a cumplir y el Fondo al que usted se refiere, pues el 20% de rebaja de costes laborales es mucho más que eso, pero yo no le puedo a usted decir que no vamos a cumplir ese fondo; mi objetivo por supuesto es cumplirlo, no tenga usted ninguna duda, y si Jorge Azcón es el presidente de la Comunidad Autónoma de Aragón comprenderá usted que eso no lo va a dejar pasar.

-Hay muchas infraestructuras de comunicación estatales pendientes en Teruel como la A-40, la A-25, o el corredor ferroviario Cantábrico-Mediterráneo de doble vía que pasan de un gobierno a otro sin que empiecen las obras. ¿Las incluirá en su planificación?

-Mire, yo le vuelvo a hablar de la auditoría, porque yo la hice cuando llegué a Galicia y me encontré con 2.000 millones de euros en presupuesto falso que eran ingresos que no se produjeron. Entonces, primero auditoría, dar cuenta a los ciudadanos y después la priorización de las infraestructuras y, aquello que vaya en el programa electoral, a cumplirlo. Nosotros en materia de infraestructuras de la red de carreteras del Estado, estamos en este momento justamente haciendo un balance de qué es lo que falta, pero sí le puedo asegurar que si tuviese el dinero que tiene este gobierno, que es incapaz de ejecutar el presupuesto de infraestructuras, pues ya me gustaría a mí tener el dinero que ha tenido este gobierno para ejecutar infraestructuras.

-¿Qué hará entonces?

-Lo primero ser respetuoso con sus lectores y cuando tenga una respuesta de plazos y de concreción, desde luego, concretar. ¿Cuál es el objetivo de un plan de autovías en el que yo creo?, pues   unir las capitales de provincia por autovía que no están unidas y tenemos que finalizar este mapa. Tenemos que sacar las mercancías hacia el Mediterráneo, por supuesto, y tenemos que conectar con lo que nos queda de Castilla-La Mancha para llegar hasta Madrid, evidente. Estos son los grandes objetivos que tengo para Teruel y para el resto de capitales de provincia.

-¿Le preocupa la desconexión de la sociedad con la política por ese clima de tensión permanente que el ciudadano ve en las instituciones; hasta dónde está dispuesto a contribuir para acabar con esa situación?

-Tenemos que volver otra vez a la palabra dada, a que gobierne el que gana, a preocuparse de los problemas reales de la gente, tenemos que orillar las ideologías minoritarias para que las mayorías tengan el protagonismo que les corresponde en la toma de decisiones; tenemos que centrar nuestros esfuerzos en los problemas y no en crear problemas. Tenemos un Gobierno especialista en resistir pero no en gobernar. Llevamos en los últimos meses con un Gobierno colapsado, donde los socios de Gobierno están en una pelea abierta, donde los aliados parlamentarios que tiene este Gobierno no tienen un proyecto nacional de España. La política española se ha convertido en los últimos años en un vodevil, y lo que es insólito es que empecemos ya a acostumbrarnos

Nadie ha asumido una sola responsabilidad por una ley que produce esos efectos en un tema tan sensible como es la protección de la mujer, la excarcelación de violadores, la rebaja de penas de delincuentes sexuales, y que el presidente tenga la soberbia como para decir que no quiere contar con los votos del PP para solucionar este disparate, pues nunca habíamos visto una cosa como esta. Tenemos que abrir un nuevo ciclo político en España.

-¿Mantendrán la revalorización de las pensiones de acuerdo con el IPC si gobiernan?

-Mire, la revaloración de las pensiones de este año 2023 se ha pagado con deuda, por tanto no se han pagado, se han dejado a deber. Hombre, así es fácil, si tú no pagas y las dejas a deber para que te las pague el siguiente es una política muy fácil. Cuando gobernamos, a pesar de la intervención que veíamos que podía producirse en la economía española, si usted coge del 2013 al 2018, las pensiones subieron más que el IPC y si usted coge desde el año 2018 hasta ahora, los españoles hemos perdido poder adquisitivo. Por tanto, claro que vamos a revalorizar las pensiones con el IPC, eso sí, vamos a financiar esa revalorización, disminuyendo el gasto burocrático, administrativo e improductivo. Tenemos el Gobierno más caro de la democracia, que ha vivido mejor que nadie, con 22 ministros y con mil asesores, y que deja la actualización de las pensiones a deber. Nosotros no nos caracterizamos por no incrementar las pensiones con el IPC, lo hemos hecho siempre. El único que congeló las pensiones fue el Partido Socialista en el año 2010; por cierto, con el señor Sánchez de diputado. Por consiguiente, claro que nuestro compromiso es revalorizar las pensiones con el IPC.

El redactor recomienda