Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Mesa redonda sobre cáncer y creatividad organizada por la AECC que se celebró en la tarde del miércoles en el salón de plenos del Ayuntamiento de Teruel

"Apoyarse en un proceso creativo ayuda mucho cuando se pasa un cáncer"

Cinco pacientes cuentan su experiencia a través de la música, la pintura, la fotografía o la literatura
banner click 244 banner 244

Historias de superación y ejemplos de cómo la creatividad puede ser un apoyo fundamental durante una compleja enfermedad como es el cáncer. El salón de plenos del Ayuntamiento de Teruel se llenó este miércoles por la tarde de energía positiva para transmitir de forma presencial y telemática el papel del arte en sus múltiples facetas durante un proceso oncológico, con testimonios en primera persona, uno de los actos programados por la Asociación Española contra el Cáncer en Teruel con motivo del Día Mundial de esta enfermedad.

La concejal de Servicios Sociales, Nuria Tregón, agradeció a los ponentes que compartieran sus vivencias y destacó su valentía y la importancia de buscar aspectos que ayuden en momentos difíciles.

De forma presencial en las instalaciones municipales estuvieron presentes Teresa Villarroya, graduada en Bellas Artes, y Julia Doñate, voluntaria de la AECC y participante en el taller que la AECC realiza de zentangle, una técnica de dibujo.

Fotografías de Teresa Villarroya

Teresa Villarroya mostró las fotografías de su trabajo fin de grado. “Estudiar Bellas Artes me supuso centrar mi atención en el tema más creativo y olvidarme del cáncer y el tratamiento”, comentó.

Villarroya destacó que su proceso creativo al final acababa siempre en el mismo sitio, en el cáncer. “De alguna manera está dentro de ti y lo proyectas en los distintos ámbitos, el que escribe, escribiendo, y en mi caso en la acuarela y la fotografía”, comentó.

Por su parte, Julia Doñate explicó qué es el zentangle, una técnica de dibujo que se puede hacer en deferentes soportes como papel, madera o loza y habló sobre lo que supone para ella practicarlo de forma grupal en el taller que cada quince días se hace en la AECC. “La experiencia es muy buena porque te das cuenta de que te relaja y te ayuda a estar con más gente que tiene tu mismo problema y entonces, como que estás en familia”, comentó.

“El zentangle me ha servido mucho porque te evade; empiezas a dibujar y te olvidas un poco de estar todo el rato dando vueltas a la cabeza, me ayuda a olvidarme del cáncer”, destacó Julia Doñate.

La mesa redonda, que se pudo seguir por el canal de Youtube del Ayuntamiento de Teruel, contó también con tres intervenciones telemáticas.

Emociones

Ángel Luis Sarvisé, autor del libro Cuarenta y tantos brochazos al cáncer, habló de esta publicación en la relata sus experiencias y emociones vividas en torno a esta enfermedad. Quiso transmitir un mensaje lleno de positividad y vitalidad y animó a todas las personas diagnosticadas de un tumor a “sacar el mayor brillo posible a nuestro talento”, algo que aseguró que es fundamental.

Mientras, desde Córdoba, donde trabaja y estudia, intervino la turolense Marta Toledo, quien recordó su vivencia personal cuando con 19 años le diagnosticaron un linfoma de Hodgkin y el papel que tuvo la música durante todo su proceso. “La música siempre ha formado parte de mi vida, no tengo ningún recuerdo en el que la música no haya estado en cerca de mí”, aseguró e hizo un pequeño repaso de toda su trayectoria en la Escuela de Música de Teruel, una gran familia para ella, y explicó cómo desde allí le arroparon en esos duros momentos.

“A quienes por desgracia tengan que pasar por un proceso oncológico les diría que se apoyen en la música en cualquiera de sus variantes: bailar, escuchar, cantar, tocar. La música a veces te hace encontrar sentimientos que no te habías dado cuenta que estaban”, aconsejó Marta Toledo que añadió que para ella ha sido “un pilar fundamental” en las etapas buenas y malas de su vida.

“A los pacientes les diría que se apoyen en la creatividad, el arte siempre es agradecido y apoyarse en eso seguro que les va a ayudar un montón”, concluyó.

Salir a flote

Finalmente, Raquel Pérez, terapeuta ocupacional y aficionada a la pintura, mostró su vivencia y cómo el arte le ayudó a “salir a flote”. “Soy terapeuta ocupacional y en mis 27 años de experiencia en Teruel que vivido muchos retos profesionales, pero el mayor reto terapéutico de mi vida se me planteó hace ocho años cuando me diagnosticaron mi primer cáncer”, relató

Pérez explicó que siempre le había gustado pintar, pero que esta afición la tenía aparcada porque tenía mucho trabajo y sus dos hijas eran muy pequeñas. Sin embargo, cuando llegó el diagnóstico del cáncer, pensó en qué podía hacer para “sobrellevarlo lo mejor posible” y decidió desempolvar los pinceles.

Sus óleos tienen un nexo común, el agua, porque “no se concibe la vida sin agua y necesitaba vida”. Esta artista ha hecho varias exposiciones en Teruel y otros lugares y aseguró que pintar ha sido fundamental en todo su proceso de la enfermedad.

Además de poder escuchar a estos cinco pacientes oncológicos, los asistentes pudieron disfrutar de algunas de sus creaciones artísticas que se expusieron en el salón de plenos del Ayuntamiento turolense.

El redactor recomienda