Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

192_banner-ddt-premioscca-1200x150px.gif banner click 192 banner 192

Comienza la cuentra atrás para la fecha de apertura de instalaciones de los Alfares Górriz Comienza la cuentra atrás para la fecha de apertura de instalaciones de los Alfares Górriz

Comienza la cuentra atrás para la fecha de apertura de instalaciones de los Alfares Górriz

Este otoño podría visitarse el centro orientado a fines turísticos y educativos

La cuenta atrás para la apertura de los Alfares de los Hermanos Górriz ha comenzado a correr. Las obras de actuación para recuperar este complejo han finalizado a falta de los últimos detalles que cuando se subsanen permitirán al Ayuntamiento de Teruel, propietario del mismo, recepcionar estos trabajos, con los que se ponen fin a cerca de una década de actuaciones en diferentes fases.

La intención del Ayuntamiento es abrirlo al público a partir del próximo otoño. Para ello se está tramitando la licencia de actividad, según avanzó la alcaldesa de Teruel, Emma Buj, que pretende que cuando finalice este verano esté todo listo y para el mes de octubre se pueda abrir al público.

El consistorio está trabajando con entidades colaboradoras con el  objetivo de que estas instalaciones sean “un espacio vivo”, como destacó la alcaldesa que recordó que también se está estudiando cómo gestionar el complejo con la intención de que tenga usos turísticos, educativos y culturales.

“Nuestra pretensión es abrirlo para el turismo los fines de semana y ofrecerlo a los colegios para que lo visiten durante la semana”, avanzó.

Para ello habrá que dotar de contenido unos alfares que tienen mucha historia detrás. No solo la propia de la familia que fue propietaria de este complejo, también su posterior abandono y el movimiento ciudadano que hizo que los ojos de los dirigentes políticos se fijaran en este lugar y arrancara un proceso de protección y de búsqueda de financiación para una recuperación que culmina ahora.

También está su significado. El de los Górriz es solo un ejemplo del peso que en la economía local tuvo la alfarería a lo largo de los siglos.

Placa de cerámica

Una placa de cerámica del cancionero popular turolense, colocada por la Asociación Vecinal de San Julián en el acceso principal al jardín de la alfarería recuerda el trabajo del ollero.

Esta asociación es uno de los colectivos que más ha empujado porque se pusiera en valor esta ollería, que desde 2005 está reconocida como Bien Catalogado del Patrimonio Cultural Aragonés y que abarca las instalaciones alfareras del barrio de Ollerías de San Julián, de la que forman parte no solo los Alfares de los hermanos Górriz sino también otros ubicados a continuación, que pertenecieron a la familia Abril, ahora también municipales y que se encuentran en estado de abandono como se puede comprobar simplemente dando un paseo por la zona.

Tres fases de actuación

Los Alfares de los Hermanos Górriz fueron adquiridos por el consistorio turolense mediante expropiación a sus propietarios abonando a los mismos un importe de 427.884 euros.

Para la recuperación de los Alfares de los Hermanos Górriz han sido necesarias tres fases de actuación y una inversión que supera los 600.000 euros, desde el primer taller de empleo que comenzó las labores de recuperación a finales de 2013 hasta las distintas fases de obra financiadas por el Fite. Además, la adecuación del centro de interpretación de Las Arcillas corrió a cargo de fondos europeos dentro del programa Life+. No hay que olvidar que el parque periurbano limita con esta propiedad de la que solo le separa la vía perimetral de barrios. Al estar situado en una vaguada por la unión de dos pequeños barrancos el exterior del propio alfar es en sí mismo un pequeño parterre, limpiado en varias ocasiones por los propios vecinos.

Durante los meses de octubre del año 2013 a mayo de 2014 se desarrolló un taller de empleo concedido por el Gobierno de Aragón, cofinanciado al 50% por la Unión Europea a través del Fondo Social Europeo. Se llevó a cabo la retirada de escombros del obrador principal ya que la cubierta se había hundido, la restauración del horno de barnices y obras de adecuación en el taller de decoración. También se realizaron excavaciones arqueológicas que sacaron a la luz bases de tornos, la balsa de decantación oculta por la acumulación de tierras y vegetación y gran cantidad de elementos cerámicos.

Las obras

En agosto del año 2016 comenzaron las obras de la fase I para la rehabilitación de los alfares. Las actuaciones definidas en este proyecto se centraron en una pequeña edificación y el espacio exterior anexo hasta el cerramiento de parte de la parcela. La edificación y el espacio exterior  se rehabilitaron y acondicionaron para servir como un pequeño espacio expositivo. También se construyó el mural de las arcillas sobre la cara exterior del muro de bloques de cerramiento de la parcela que limita con la Rambla del Chepa.

La fase II comenzó en marzo de 2017 y se centró en la rehabilitación de los tres obradores, la ejecución de una nueva cubierta para la zona de porches, con la intención de recuperar la imagen original, la restauración y consolidación del horno principal y el acondicionamiento del espacio exterior. En todas las actuaciones se trató de reutilizar los materiales existentes en el alfar y los obtenidos en las labores de desmontaje de elementos deteriorados para favorecer la integración y sostenibilidad de la actuación.

En la tercera fase se finalizaron la actuaciones pendientes en los hornos, que necesitaron del trabajo de restauradores por su complejidad. También se procedió a la construcción de aseos públicos, necesarios para la apertura al público del complejo.