Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

El 61% de las empresas con ayudas Leader aseguran que estas fueron  el empujón definitivo El 61% de las empresas con ayudas Leader aseguran que estas fueron  el empujón definitivo
Raúl Aparicio, en el taller que ha abierto en Santa Eulalia con apoyo del Leader

El 61% de las empresas con ayudas Leader aseguran que estas fueron el empujón definitivo

Una investigación de la Universidad de Zaragoza avala el interés de que los grupos sigan pegados al territorio
Cruz Aguilar

El 61% de las personas que impulsaron un proyecto apoyado con fondos Leader en el periodo 2014 a 2020 plantea que, sin estas ayudas, o no habrían desarrollado la inversión o lo habrían hecho de una forma menos ambiciosa. Contar con estas subvenciones fue el empujón definitivo e incluso el 28% reconocen que no hubieran abierto su negocio de no disponer de ellas. Los datos se desprenden de un informe desarrollado por Alberto Serrano,  graduado en geografía y ordenación del territorio y que está realizando su tesis sobre los fondos Leader, y parten de una encuesta realizada a dos centenares de emprendedores de la zona de los Monegros que contaron con el respaldo de fondos europeos.

Aunque la mayoría destacan la importancia que ha tenido ese apoyo económico en sus proyectos profesionales, subrayan la dificultad que han encontrado en la tramitación de las ayudas y un 47,2% de los encuestados afirma que no las habrían tramitado sin la ayuda de los técnicos de los Grupos de Acción Local (GAL). “La complejidad burocrática de la tramitación hace que la labor de los técnicos sea esencial, sobre todo para los promotores de menos tamaño y de mayor vulnerabilidad”, relata el investigador.

El apoyo no es solo a la hora de cumplimentar los requerimientos administrativos, sino que también valoran “la confianza que les dan en su idea de proyecto y el acompañamiento tanto profesional como personal que reciben durante todo el proceso”. De hecho, una de las primeras conclusiones que se establecen en el informe de Serrano es que el  81% de los encuestados se muestran satisfechos o muy satisfechos con este apoyo técnico recibido. De las encuestas se desprende que, junto con la recepción y la cuantía de la subvención económica, el apoyo personal y profesional y la confianza aportada por los técnicos de los GAL son los elementos que más valoran del programa Leader.

Alberto Serrano es el investigador que ha realizado el informe sobre los Leader

Precisamente Alberto Serrano destaca que el hecho de que sean profesionales cercanos al territorio es lo que ha posibilitado que tres de cada diez proyectos se hayan puesto en marcha en municipios de menos de 500 habitantes. Por eso, cree que hubiera sido un error, como se planteó recientemente desde el Gobierno de Aragón, centralizar los grupos y dejar solo tres en todo Aragón, “precisamente lo que tienen es esa coherencia geográfica, esa adecuación con el territorio, alejarlos supondría perder potencialidad porque tenemos la suerte de contar con técnicos especialistas con gran formación y experiencia”.

El investigador va más allá en sus afirmaciones para alertar de que era “una decisión que iba en contra de los tiempos, justo en un momento en el que se habla de crear oficinas para la lucha contra la despoblación y en Aragón ya tenemos 20, con personas especializadas en el territorio y cuyo trabajo tiene impactos a largo plazo y muy positivos”, aseveró.

El Leader ha subvencionado una granja de grillos en Cuevas de Almudén

Ejemplos analizados

En su trabajo plantea que los ejemplos analizados en la región de Midi-Pyrénées muestran como “la fusión de grupos y el aumento de tamaño de estos tiene efectos negativos en la erosión de las redes de participación existentes”. Los actuales son coherentes social, cultural y geográficamente y facilitan la dinamización y la colaboración entre los agentes territoriales. La fusión de estos entes aleja a los técnicos del territorio, erosiona las redes existentes y dificulta la construcción de nuevas redes entre actores pertenecientes a territorios con contextos y vocaciones diferentes.

Destaca a su vez que la participación de los agentes locales, como ahora ocurre, permite un conocimiento de la realidad territorial de primera mano y la  adaptación tanto de las estrategias de desarrollo local como de las acciones a emprender. “Leader contribuye a este cambio de mentalidad a partir de la animación a que los ciudadanos participen”, sentencia el experto.

El informe muestra que el grado de innovación de las empresas no es muy elevado, ya que la mayor parte buscan cubrir las necesidades de la población rural. Hay numerosas experiencias de pequeños negocios cuya importancia no radica tanto en su grado de diferenciación sino en la prestación de un servicio para la población, como panaderías, talleres o pequeños autónomos de diferentes gremios.

Juan Sanz, psicólogo y gerente d el centro Espacio Fontanales en Calanda

Sin embargo, sí se ha observado que la pandemia ha sido un acicate para que los negocios se adapten a la nueva realidad y muchos de ellos han apostado por la digitalización para buscar nuevos canales de venta y resultar más atractivos de cara a la población. Por otro lado, también ha quedado patente el compromiso de estas empresas “que han redoblado esfuerzos para la satisfacción de las necesidades de los vecinos durante estos meses de pandemia”, asegura Serrano.

El estudio se basa en un total de 200 entrevistas respondidas por emprendedores y pequeñas y medianas empresas (pymes), todas ellas de la comarca de Monegros. Además, también se ha consultado a los técnicos de los diferentes grupos aragoneses. El doctorando precisa que aunque las encuestas se han centrado en una determinada zona, los resultados serían  extrapolables al resto de territorio aragonés.

Sandra Lena (centro), con sus padres, en el servicio de autolavado de Andorra

Diferencias entre regiones

El estudio se ha completado con la información recabada en la zona de Toulouse. En este sentido, Alberto Serrano especifica que aunque todos los grupos Leader gestionan fondos europeos, hay grades diferencias incluso entre regiones españolas. “Me di cuenta de que en Aragón las normas son más restrictivas o que en Toulouse la inversión mínima son 10.000 euros, mientras que aquí es de 5.000, por lo que los proyectos más pequeños en Francia tienen más dificultad”, detalla.

El investigador también opina sobre el cambio de funciones que plantean desde el departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón y recalca que tienen que seguir llevando a cabo las funciones de apoyo a emprendedores y proyectos, así como la propuesta activa de iniciativas. No obstante, indica que sería interesante que haya coordinación con otras estrategias porque “los Leader no pueden ser la única herramienta de lucha contra la despoblación”, asevera. Señala que los técnicos no pueden ser trabajadores que se dedican a la tramitación administrativa y burocrática de un programa, aunque comenta en este sentido que habría que lograr que los tramites fueran menos farragosos, algo que se ha planteado desde diversos ámbitos.

Un 38% de los proyectos Leader han sido impulsados por mujeres


Los Leader han sido una estrategia fundamental de empoderamiento de la mujer y de arraigo al territorio y prueba de ello es que el 38% de los proyectos están tejidos por manos femeninas. Por otro lado, el 30% de los proyectos se han puesto en marcha en municipios de menos de 500 habitantes y el 57% en localidades que no superan los 2.000 vecinos.

“El Leader llega a aquellos lugares a los que no suele llegar la acción política convencional para la puesta en marcha de acciones en favor del desarrollo territorial”, comenta el autor de la investigación, el geógrafo y especialista en Ordenación del Territorio Alberto Serrano, que ahora está realizando su tesis doctoral centrada en los fondos Leader en la Universidad de Zaragoza.

María Martín, en La despensa de María Martín, en Santa Eulalia del Campo

Por otro lado,  A través de un trabajo de campo en la comarca de los Monegros, se observa como las empresas de nueva creación apoyadas por Leader tienen unos altos niveles de supervivencia. Así, siguen activas el 41% de las apoyadas con Leader II en el periodo 1996-1999; el 55% de las respaldadas durante Leader + (años 2000-2006), y el 75% de las apoyadas con Leader en los años comprendidos entre 2007 y 2013. “Se observa la continuidad de estas empresas más allá de su participación con Leader, que supone un empujón para su consolidación en el mundo rural”, comenta el experto. Serrano añade que se observan casos de hijos que continúan con los negocios de los padres, o hijos, cuyos padres emprendieron gracias al Leader y que se animan a sacar adelante su propio proyecto, también con apoyo de los fondos europeos, siguiendo el ejemplo de sus progenitores y animándose a generar empleo en el medio rural.

El informe no se ha limitado a analizar los datos sociales o económicos sino que ha consultado a los encuestados por la calidad de vida alcanzada. “Se observa cómo el Leader contribuye en buen grado a esa realización personal y al desarrollo socio-profesional de las personas en el mundo rural”, dice el especialista, para añadir que los consultados se mostraron contentos con la calidad de vida lograda.

El redactor recomienda