Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

El Ayuntamiento de Teruel retira de la vía pública 75 vehículos abandonados durante el año 2021 El Ayuntamiento de Teruel retira de la vía pública 75 vehículos abandonados durante el año 2021
Uno de los coches abandonados en un solar cerca de Los Arcos, con la pegatina informativa que coloca la Policía Local

El Ayuntamiento de Teruel retira de la vía pública 75 vehículos abandonados durante el año 2021

La Policía Local abre 90 expedientes y de 32 se encargan sus propietarios
banner click 244 banner 244

El Ayuntamiento de Teruel inició 90 expedientes relativos a vehículos abandonados en la vía pública en 2021, de los que 75 están ya finalizados y los otros 15 en proceso de resolución. Respecto a los expedientes cerrados, 32 vehículos fueron retirados por sus propietarios mientras que 43 fueron trasladados a un centro autorizado de tratamiento residual de vehículos.

El procedimiento suele comenzar de la misma forma: bien por las labores de control de la vía pública por parte de los agentes de la Policía Local o bien, en no pocas ocasiones, por el aviso de algún vecino que lleva tiempo observando cómo un vehículo permanece estacionado en el mismo sitio con síntomas de abandono.

Faros rotos, neumáticos pinchados y suciedad acumulada son los síntomas habituales que presenta un vehículo abandonado en la calle y los primeros indicadores de que su propietario no tiene intención de hacer uso de él.

Cuando los agentes detectan un vehículo con síntomas de abandono comprueban si cuenta con el seguro obligatorio y la ITV en vigor. Lo habitual es que si el propietario ha abandonado su coche, también haya dejado de pagar por estos dos conceptos. De ser así, se envía un oficio al titular registral del vehículo informando del estado y las condiciones en las que se encuentra el vehículo así como las posibles sanciones y consecuencias administrativas que conllevaría en caso de no regularizar la situación administrativa del vehículo.

Al mismo tiempo se colocan dos pegatinas informativas en el vehículo, en las que se insta a su propietario a regularizar la situación administrativa del mismo.

Se informa también de que el Ayuntamiento de Teruel tiene un servicio para gestionar la retirada de vehículos de la vía publica y traslado a un centro autorizado de tratamiento donde, una vez descontaminados y reciclados, se tramita la baja definitiva para la circulación del vehículo sin coste alguno para su propietario.

Un mes para la regularización

El propietario cuenta desde entonces con un mes para proceder a la regularización del vehículo ya que, de lo contrario, una vez finalizado este plazo, el vehículo pasaría a considerarse residuo sólido urbano y se iniciaría un expediente para su tratamiento residual.

Además, los agentes pueden solicitar la retirada cautelar del coche al depósito, aunque cuente con la documentación en regla, si su estado supone un riesgo. Así ocurre cuando, por ejemplo, tiene las ventanillas rotas, algún objeto punzante o presenta pérdida de líquidos contaminantes o inflamables.

En muchas ocasiones, el propietario no contesta al requerimiento, por lo que el vehículo se retira para su tratamiento residual. Quienes prefieren evitar el inicio de un expediente sancionador -que puede acarrear multas de hasta 45.000 euros- puede pedir al Ayuntamiento la renuncia voluntaria.

La Policía Local recuerda que es un procedimiento gratuito por el cual los servicios municipales se hacen cargo del vehículo y lo dan de baja definitiva, rescinden el impuesto de circulación y proceden al reciclaje controlado. El titular sólo tiene que presentar la documentación y concertar una cita para que la grúa se lo lleve al depósito.

La concejala de Policía Local, Ana Oliván, recordó ayer al respecto que el procedimiento para retirar un vehículo de la vía pública es muy largo, “puesto que la ley es muy garantista con el propietario, como no podía ser de otra manera, pero aún así desde el Ayuntamiento estamos muy pendientes de estos casos de vehículos abandonados como puede verse en el elevado número de expedientes que se tramitan al año”.

El redactor recomienda