Síguenos
El escultor zaragozano afincado en Alcañiz Daniel Elena levantará la obra homenaje a la Semana Santa de Teruel El escultor zaragozano afincado en Alcañiz Daniel Elena levantará la obra homenaje a la Semana Santa de Teruel
Emma Buj muestra el dossier de la escultura elegida sobre la Semana Santa

El escultor zaragozano afincado en Alcañiz Daniel Elena levantará la obra homenaje a la Semana Santa de Teruel

El Ayuntamiento de la ciudad aprueba la propuesta presentada

'Promesa' es el título de la escultura de bronce que rendirá homenaje a la Semana Santa de Teruel. Es la propuesta realizada por el escultor Daniel Elena Bueno y la que más ha gustado al jurado. La Junta de Gobierno Local aprobó este lunes iniciar el expediente de contratación para su ejecución por 47.129,50 euros.

Este escultor zaragozano afincado en Alcañiz ha llevado a cabo otras esculturas como la última dedicada a Luis Buñuel en Calanda.  “El jurado consideró que esta obra cumplía los requisitos y por tanto procedemos a contratarla”, comentó ayer la alcaldesa, Emma Buj, al término de la Junta de Gobierno.

La propuesta consiste en un grupo escultórico formado por dos figuras realizadas en bronce a tamaño natural, con unas medidas de 170x110x95 cm y un peso aproximado de 350 kg. Las figuras representan a una mujer y a un niño, en el momento del final de la procesión del Domingo de Resurrección, cuando un grupo de niños de las diferentes cofradías sueltan palomas como símbolo de esperanza y de resurrección.

Escena

En la escena representada, el niño, en primer plano, suelta una paloma, mientras que la mujer, detrás, se apoya en un bombo. Según explica el autor, el grupo alude a la esperanza de la resurrección y la vida eterna, concepto que da sentido a la pasión y muerte de Cristo. En la escena, la evocación se materializa tanto a través de la liberación de la paloma por parte del niño como en la propia idea de la maternidad como forma de transmisión de vida y esperanza. La composición, con la paloma y el niño en primer plano y el bombo ligeramente retrasado, pretende sugerir también el momento en el que la pasión y la penitencia quedan atrás dando paso a la esperanza.

La propuesta contempla que la escultura se coloque en la Plaza del Seminario, a pie de calle, incluyendo una placa de bronce con una inscripción conmemorativa a determinar. La escultura se realizará en bronce por el método de fundición tradicional a la cera perdida, con un modelado previo en arcilla al tamaño definitivo.

Sobre los modelos en arcilla realizados por el escultor se realizan moldes en silicona para la obtención del modelo definitivo en cera. A partir de los modelos en cera se elaboran los moldes cerámicos que, tras cocerse a 1.200 grados, se rellenan con bronce. Las piezas resultantes se ensamblan con soldadura de hilo de bronce y se repasan para obtener la terminación definitiva. Finalmente, y de forma manual, se da a la escultura una pátina, cera virgen natural y barniz para exteriores especial para metales.

Se ha elegido una de las procesiones más representativas de la Semana Santa turolense, la del Resucitado, en la que participan todas las cofradías y hermandades de la ciudad, de manera que con esta escultura todas ellas se pueden ver representadas, junto al resto de turolenses. Para reforzar esta idea, las figuras no llevan ningún elemento distintivo particular de la indumentaria de los cofrades, portando sólo la túnica de penitente.

 

  

El redactor recomienda