Síguenos

298_1200x150-opticalia.gif banner click 298 banner 298

303_1200x150-controlglass.gif banner click 303 banner 303

El Plan del Mayor de Aragón supondrá una inversión extra de casi 67 millones El Plan del Mayor de Aragón supondrá una inversión extra de casi 67 millones
Broto (izda.) y Carbó, en la presentación del Plan del Mayor

El Plan del Mayor de Aragón supondrá una inversión extra de casi 67 millones

Se incluyen las mejoras en las residencias Javalambre, Utrillas y Albarracín
banner click 244 banner 244

El Gobierno aragonés pondrá en marcha un plan dotado con 66,7 millones de euros que beneficiará a más de 200.000 personas mayores de edad con 49 medidas dirigidas a adecuar los servicios sociales a las necesidades de este colectivo. Entre las medidas se incluyen mejoras en las residencias del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) en la provincia de Teruel.

Así lo anunció la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, durante la presentación del denominado Plan del Mayor. Generación del Cambio, dirigido a una generación de personas a la que se pretende ofrecer el “papel activo y protagonista” que continúan teniendo tras su jubilación.

Este plan se configura como un eje estratégico del Gobierno de Aragón sobre el que va a pivotar hasta el final de la legislatura toda la atención que ya se presta a los mayores, así como los nuevos servicios e infraestructuras que se están poniendo en marcha, “impregnados por la filosofía de atención centrada en la persona”, informó el Ejecutivo regional.

En cifras, este plan recoge 49 actuaciones (20 ya asentadas y 29 nuevas), implica una financiación extra de 66,7 millones de euros hasta 2023 (que se suma a los 189,8 millones que anualmente destina el departamento a la atención a los mayores), y pretende llegar a un total de 204.101 aragoneses.

Entre las 29 nuevas medidas que plantea esta apuesta del Ejecutivo por los mayores destaca la construcción de dos complejos residenciales multiservicio abiertos a la comunidad y el entorno, en Ateca y en Valdefierro (Zaragoza), así como la implantación de un nuevo modelo de gestión y atención residencial, apoyado con fondos de resiliencia. Esta transformación de las residencias, alcanza a los centros públicos de la Comunidad y también a aquellos que cuentan con plazas concertadas, y se insertan, por tanto, en el servicio que presta el IASS. En concreto, en nueve residencias del IASS se van a crear 20 unidades de convivencia que supondrán la adaptación de 250 plazas, que recrearán ambientes hogareños y personalizados. Para esta medida hay prevista una inversión de 12,5 millones de euros del Fondo de Recuperación y Resiliencia. Las obras se van a llevar a cabo en los centros de Borja, Utrillas, Albarracín, Javalambre, Sagrada Familia, Ciudad de Huesca, Romareda, Hogar Doz de Tarazona y el Centro Asistencial de Calatayud.

Asimismo, se proyecta la modificación del decreto de prestaciones de la dependencia para agilizar los procesos y la puesta en valor del papel social de los mayores para hacerles partícipes de los cambios, como ya se está realizando en la red de 31 hogares del IASS. “Este plan busca también -subrayó Broto- proyectar la imagen y el papel que realmente tienen hoy los mayores en la sociedad: un papel activo y protagonista”.

La consejera, que presentó el plan junto a la directora gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), Noelia Carbó, incidió en la importancia de centrar una amplia parte de la inversión y la acción del Gobierno en este colectivo por varias razones. “Nos encontramos ante una forma de hacernos mayores diferente, se plantean nuevas necesidades a las que debemos ser capaces de dar respuesta; y la jubilación ya no es el final de nada, sino la continuidad de un proyecto vital que debemos apoyar desde las instituciones fomentando la prevención, los cuidados y la autonomía”, resaltó.

Broto recordó también que una quinta parte de la población de Aragón supera los 65 años y que, según el Instituto Nacional de Estadística (INE), esta tasa crecerá hasta el 28,3 % en 2035.

También señaló que los mayores han sido el colectivo más golpeado por la pandemia y que esta situación ha puesto sobre la mesa la necesidad de seguir impulsando los cambios en el modelo ya previstos.

Broto manifestó  que el Plan del Mayor. Generación de Cambio se ha organizado en torno a cuatro áreas de acción: promover el protagonismo de los mayores, su integración y participación en la sociedad; proteger a los que estén en situación de vulnerabilidad; ofrecer una atención continuada en el entorno a lo largo de toda la vida; y flexibilizar y ajustar el Sistema Público de Servicios Sociales a sus expectativas.

Entre las acciones principales, destaca la voluntad de acompañar a las personas en las necesidades que se les vayan presentando a lo largo de su vida, adecuando e implementando la atención si su grado de autonomía o dependencia los precisa.

“Además -subrayó la consejera-, se pone especial atención en la prevención, base fundamental para que las personas podamos mantener nuestra autonomía y permanecer el mayor tiempo posible en nuestro entorno”.

La gerente del IASS desglosó algunas de las 29 medidas nuevas que prevé el Plan, y que se suman a las 20 que el Gobierno de Aragón ya tiene en marcha para atender a los mayores de la Comunidad. “Todas van dirigidas a mejorar la calidad de vida y la atención de los mayores, a mejorar la integración y la participación, a fomentar el envejecimiento activo o a descentralizar los servicios para promover el arraigo al medio rural”, indicó Carbó.

El plan contempla la asistencia técnica a las comarcas, para apoyar a las entidades locales en la atención y protección de los mayores fomentando la prevención y su permanencia en el entorno; así como la implementación de servicios tecnológicos integrados para la prevención que permitan identificar y alertar de forma precoz sobre situaciones de riesgo (esta medida llegará a cerca de 1.500 personas).

El redactor recomienda