Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Finalizan los trabajos que han permitido estabilizar la iglesia de San Miguel, a la espera de nuevas fases Finalizan los trabajos que han permitido estabilizar la iglesia de San Miguel, a la espera de nuevas fases
Imagen de la iglesia desde la torre de la Bombardera se observa la iglesia de San Miguel

Finalizan los trabajos que han permitido estabilizar la iglesia de San Miguel, a la espera de nuevas fases

El templo, que en el futuro se convertirá en un centro cultural, corría peligro de derrumbe antes de esta obra
banner click 244 banner 244

Son trabajos que no se ven pero que han permitido que el peligro de derrumbe que se cernía sobre la iglesia de San Miguel de Teruel haya desaparecido. Otros sí que se aprecían y son agradecidos por turolenses ya mayores que recuerdan que allí fueron bautizados y tomaron la comunión. Las paredes han sido sometidas a una profunda limpieza y la piedra luce blanca y tanto el campanario como la linterna destacan ya restauradas ofreciendo sus veletas al viento.

Con esta actuación, el Ayuntamiento de Teruel, propietario del inmueble, ha cumplido con las fases 0 y 1 del Plan Director que marca los pasos a dar para convertir este inmueble en un centro cultural. Para ello, ha recibido una subvención del 1,5% Cultural del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana para la conservación del patrimonio arquitectónico.

El presupuesto previsto era de 1,2 millones de euros, de los que el Ayuntamiento aporta el 30% y el Mitma el 70%.

Atrás han quedado casi dos años de obras, que se vieron complicadas por diferentes vicisitudes como la aparición de más enterramientos de los previstos, el temporal Filomena y los problemas de suministro y carestía de los materiales. Ahora la obra ha sido recepcionada por el Ayuntamiento de Teruel a falta de que la empresa finalice algunos detalles en el mes de septiembre.

Para continuar con nuevas fases del Plan Director el Ayuntamiento trabaja en la búsqueda de financiación. Al contar con este documento, el concejal de Urbanismo e Infraestructuras, Juan Carlos Cruzado, apuntó que esperan poder acceder a alguna convocatoria de recuperación del Patrimonio o de nuevo del 1,5% Cultural, que ha permitido recuperar no solo las fachadas y la cubierta de esta iglesia sino un tramo muy próximo de la muralla medieval en anteriores convocatorias. La búsqueda de colaboración privada es otra fórmula en la que hace unos meses se estaba trabajando, como desveló entonces la alcaldesa,  Emma Buj.

Falsa del edificio donde se observa la nueva cubierta de madera, la estructura de trámex auxiliar y las antiguas vigas

Precisamente, desde la torre Bombardera, abierta al público desde el año pasado, se aprecia muy bien la transformación que ha experimentado la iglesia de San Miguel con el levado de cara al que ha sido sometida.

Pero tan importante es lo que se ve como lo que no se ve en estas primeras fases de actuación.

La empresa Patrimonio Inteligente, dedicada a la recuperación de patrimonio, ha llevado a cabo los trabajos, que comenzaron con el traslado de restos humanos de enterramientos que había en el subsuelo de la iglesia, en la zona donde había que instalar un andamio para alcanzar la cúpula desde dentro.

Aparecieron más de los previstos en un principio. Se retiraron, se inventariaron y se guardaron en  la cripta de los pies, siguiendo las prescripciones de la Comisión Provincial de Patrimonio. Al final fueron un centenar de enterramientos los que se documentaron y los restos se depositaron en esta cripta.

Los trabajos se centraron después en estabilizar una iglesia con problemas estructurales que habían provocado la aparición de grietas preocupantes que se observaban a simple vista en la bóbeda y las fachadas. La solución no es tan fácil de observar porque está escondida pero fue necesario “coser” paredes y columnas y colocar tirantes de refuerzo tanto de forma vertical como de forma horizontal mediante novedosos sistemas  en el ámbito de la restauración como taladros con gel, ya que no se puede utilizar agua para perforar la piedra.

Estructura metálica en el interior de la torre  

Tras estos trabajos de estabilización se han puesto testigos en las grietas que medirán al milímetro cualquier movimiento que se pueda producir, como comentó el jefe de obra, Miguel Ángel Mancho.

Los trabajos de estas primeras fases del Plan Director incluían la renovación de la cubierta. Una actuación que ha resultado compleja, porque tuvo que ser rediseñada para adaptarse a lo que se encontraron cuando desmontaron la vieja, unos desniveles que complicaron la ejecución.

Un cincho perimetral rodea toda la nave y sobre él se asientan las bases de la cubierta, una  estructura de madera que sostiene el tejado.

En la falsa del tejado, el espacio que existe entre las bóvedas y la nueva cubierta, donde se puede comprobar los tirantes de la estructura de madera, se ha instalado todo un entramado metálico, a base de rejilla de trámex, que permite acceder a las diferentes partes de la parte superior del edificio. También se han cubierto los antiguos pilares de ladrillo que sostenían el viejo tejado de una estructura metálica, aunque ya no cumplan la mismafunción que tenían antes de sujeción de la cubierta. Además, se pueden observar las viejas vigas de madera que han sido tratadas.

Aunque dentro de unos años cuando el visitante llegue a este centro no vea esta falsa, es gracias a sus elementos por los que un edificio llamado a la ruina se sostiene ahora en pie y desde donde se podrán realizar los trabajos de mantenimiento, que permitan su cuidado.

Falsa del edificio donde se observa la nueva cubierta de madera, la estructura de trámex auxiliar y las antiguas vigas

Una cubierta con un alero que recoge la lluvia y la canaliza

La cubierta de la iglesia de San Miguel se ha diseñado de tal manera que se puede recoger el agua procedente de la lluvia para conducirla hacia una canalizaciones que se han instalado en el interior de la iglesia  por lo que las fachadas del edificio quedan exentas de elementos. Además, se ha montado una línea de vida entre el propio tejado y el alero, cubierto también de teja, que permite acceder  y llevar a cabo trabajos de mantenimiento en el tejado. Diferentes andadores metálicos permiten acceder al exterior de esta cubierta facilitando así el mantenimiento posterior.  Se puede salir desde la propia torre y también hay acceso a la linterna.

Esta iglesia data del siglo XVIII. Tras la Guerra Civil se llevó a cabo una  intervención que modificó la cúpula.

Torre en piedra, ladrillo y acero corten coronada de azulejo azul

Rematada de azulejo azul y con acero corten laminado en los vanos de las ventanas, la torre de la iglesia de San Miguel puede ya compartir espacio con dignidad con la majestuosidad de las torres mudéjares turolenses que le rodean.

La configuración de esta torre corresponde la intervención proyectada en 1940, después de la Guerra Civil. Por dibujos y fotografías antiguas se sabe que no era así antes de la contienda, ya que desapareció el cuerpo de campanas y se optó por esta composición de dos niveles, uno cuadrado y otro octogonal, con ladrillo y piedra caliza. Las campanas se trasladaron hace años a otros lugares y ahora los vanos de las ventanas de los dos niveles se han tapado con láminas de acero corten. En su interior el campanario se ha dotado de una estructura de tramex para poder acceder hasta su remate.

También la cúpula experimentó cambios durante las obras de reconstrucción realizadas por Regiones Devastadas en la década de los 40. Entonces también hubo que reparar la cubierta, se intervino en la cúpula y se le dio una nueva solución a la conexión de la linterna con la cubierta. Se aumentó así la carga sobre la cúpula que podría justificar los daños estructurales y la aparición de grietas en techos y paredes.

Fachadas

Si algunos de los importantes trabajos de consolidación que se han llevado a cabo en la iglesia de San Miguel no se aprecian desde el exterior sí que destacan sus fachadas. Los paramentos de mampostería están ya libres de grietas y de elementos pertuvadores que afeaban los muros.

Queda pendientes para posteriores fases demoler las antiguas escuelas parroquiales que se construyeron tras la guerra y que apoyan sobre la fachada paralela a la torre de la Bombardera. El proyecto de estas dos primeras fases de intervención así como el Plan Director fueron redactados por Aguerri Arquitectos.

El redactor recomienda