Síguenos
Juzgan al hombre que apuntó con una pistola falsa a dos sanitarias en Burbáguena Juzgan al hombre que apuntó con una pistola falsa a dos sanitarias en Burbáguena
El palacio de Justicia de Teruel en imagen de archivo

Juzgan al hombre que apuntó con una pistola falsa a dos sanitarias en Burbáguena

CSIF lleva a los tribunales al presunto autor de la agresión en la pandemia

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha llevado a los tribunales la grave agresión sufrida por dos profesionales sanitarias en un domicilio en la localidad turolense de Burbáguena, el 2 de mayo de 2020. Tres años y medio después, se ha celebrado el juicio este martes.

El presunto autor de la agresión apuntó con una pistola a una médica y una enfermera del centro de salud de Báguena cuando estaban atendiéndole en su domicilio. El arma era una réplica, aunque ellas en el momento no lo sabían y temieron por su vida. La hermana del paciente también les amenazó, según informó el sindicato en una nota de prensa.

El juicio contra ambos comenzó a las 9.00 horas en el juzgado de lo Penal de Teruel.

Los abogados de ambas sanitarias solicitan que se reconozca un delito de atentado (con una pena de prisión de dos años) y un delito de lesiones (pena de un año de prisión) para el paciente, y un delito de atentado (con una pena de un año de prisión) para su hermana.

Las dos profesionales, afiliadas de CSIF, sufrieron secuelas psicológicas por la agresión y han pedido no tener contacto visual con los acusados durante el juicio. Ambas estuvieron de baja por ansiedad durante más de seis meses. Pidieron no volver a trabajar al centro de salud de Báguena, donde ambas tenían su plaza fija y estaban muy a gusto antes de la agresión, y el Salud les trasladó a sendos centros de salud del entorno de Zaragoza.

Aviso

“El sábado 2 de mayo por la tarde recibimos el aviso para ir a atender a J. M. a su casa. Es  un paciente al que habíamos atendido muchas veces anteriormente en su domicilio. Aquel día quería que le diéramos unos calmantes para el dolor. Se puso nervioso, salió de la habitación y volvió con una pistola apuntándonos a las dos. Accionó el gatillo varias veces. Pasamos mucho miedo. Sentía que iba a morir ahí. Sólo pensaba en mi familia”, recordó los hechos la enfermera, aún afectada por lo vivido.

Las dos trabajadoras salieron de la casa muy nerviosas y fueron a denunciar a la Guardia Civil.

Esta profesional tiene 30 años de experiencia como enfermera y trabajaba en el centro de salud de Báguena desde 2013. Además, se presentó voluntaria para trabajar en el centro covid que el Gobierno de Aragón abrió en Alfambra. Durante dos meses y medio, trabajaba de lunes a viernes como coordinadora de enfermería en el centro covid, y los fines de semana que le tocaba iba a cubrir su puesto de atención continuada en Báguena.

“Fueron meses muy duros, por la pandemia y por la agresión que sufrimos. Aún lo paso mal cuando recuerdo aquella tarde y oigo algún sonido que me recuerda al clic de la pistola. La instrucción se ha retrasado mucho. Tres años y medio después, quiero cerrar ya este capítulo”, afirmó.

CSIF denunció públicamente esta agresión en mayo de 2020 y apoyó a las dos profesionales desde el principio.

El sindicado advierte que el número de agresiones a sanitarios está aumentando mucho en los últimos años. En 2022, se registraron 482 agresiones a sanitarios en Aragón. CSIF reclama más medidas de vigilancia y más apoyos para las personas agredidas.

El redactor recomienda