Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

179_2030-1200-x-150-px.png banner click 179 banner 179

La asociación Psicara investiga los efectos de la pandemia en los escolares y sus familias La asociación Psicara investiga los efectos de la pandemia en los escolares y sus familias

La asociación Psicara investiga los efectos de la pandemia en los escolares y sus familias

Los psicólogos desarrollan un proyecto de acción participativa en el CEIP Ensanche

Conocer los efectos psicológicos que el confinamiento y la pandemia han tenido en los escolares turolenses y plantear acciones de intervención es el objetivo del proyecto de investigación que está llevando a cabo la asociación de psicólogos Psicara, con el Ayuntamiento de Teruel, la Universidad de Zaragoza y la Fundación Universitaria Antonio Gargallo. El estudio utiliza la metodología de investigación y acción participativa que combina elementos cuantitativos y cualitativos y se está desarrollando en el colegio público Ensanche de la capital turolense con la implicación del alumnado, el profesorado y las familias.

“La idea surgió a través de una demanda realizada por algunos miembros de la asociación de madres y padres de este colegio que  habían detectado que la pandemia estaba afectando al día a día de sus hijos y sus hijas y que pusieron en contacto con nosotros hacer un proyecto de investigación y acción participativa”, explicó el presidente de Psicara, Javier Ibáñez.

El trabajo tiene varios objetivos: conocer cuáles son las principales consecuencias psicológicas de la pandemia en los escolares, los padres y los docentes y, a partir de la información obtenida, plantear acciones a desarrollar en el colegio Ensanche y que, posteriormente, se puedan ampliar a otros centros.

La primera fase del proyecto consistió en pasar unos cuestionarios a los estudiantes de tercero a sexto de Primaria con unas escalas cuantitativas en las que se valoran diferentes aspectos sobre los efectos psicológicos de la pandemia. Estos test volverán a realizarse en septiembre para comprobar la evolución en los niños.

Recopilación

La recopilación de información se completó con una serie de grupos de discusión con alumnos, profesores y padres. Eran grupos de seis personas, tuvieron una hora de duración con preguntas abiertas para que los participantes se pudieran expresar libremente.

Ibáñez destacó dos aspectos novedosos de este trabajo, por un lado, estos grupos de reflexión con la metodología de investigación y acción participativa que enriquece el estudio con elementos cualitativos, además de los cuantitativos de los cuestionarios. Además, “se va voz a los niños porque hay otros estudios pero son los padres quienes explican cómo están sus hijos”, detalló Ibáñez.

En los últimos meses del curso escolar, se recopilaron los datos con estas dos propuestas metodológicas y ahora se están analizando para obtener las primeras conclusiones. Posteriormente, en el inicio del próximo curso se volverán a pasar las escalas y se plantearán propuestas de intervención.

Familia y amigos

Los grupos de discusión entre el alumnado del colegio Ensanche se hicieron respetando los grupos burbuja y con un sistema aleatorio de selección, se realizaron desde primero a sexto de Primaria.

Aunque los investigadores tienen que hacer todavía el análisis de la información obtenida, entre las primeras impresiones de los expertos tras la realización de estas reuniones con los chicos destaca que el principal temor que expresaron es que le ocurra algo malo a su familia.

“Su preocupación sobre todo es el miedo a que se contagie un familiar especialmente el tema de los abuelos”, comentó Javier Ibáñez quien añadió que los niños han interiorizado bien las normas, por ejemplo el uso de las mascarillas.

Noelia Ferrer, otras de las investigadoras, destacó que los chicos les contaban que echaban de menos ver a sus familiares y poder darles besos y abrazos.
 

Realización de los cuestionarios sobre los efectos psicológicos de la pandemia en una clase de Primaria del CEIP Ensanche


“En el cole están a gusto pero explican que han cambiado muchas cosas: la manera de jugar, ahora tienen más cuidado, tienen que jugar al aire libre; también han echado de menos el no poder ir a casa de amigos, por ejemplo, sobre todo al principio”, explicó la psicóloga que detalló otra cuestión interesante sobre las relaciones sociales de los escolares, debido a la organización de los colegios en grupos estables de convivencia los niños solo podían relacionarse con su grupo de clase lo que ha hecho que estrechen la relación con sus compañeros. “Dicen que han hecho nuevos amigos como no han tenido otra red de apoyo han hecho más piña con el grupo de clase”, indicó la especialista.

Otro de los asuntos sobre los que se habló en estas sesiones fue la vacuna, la mayoría la ven, según indicaron los investigadores, como algo necesario y tranquilizador y como una esperanza para el futuro.

Los docentes

Los grupos de discusión con los docentes han ofrecido otra perspectiva diferente para este estudio. Ferrer subrayó que casi todos los maestros coincidían en que el rendimiento académico había bajado por el confinamiento y en que “lo más importante ha sido dedicar tiempo y esfuerzo en la gestión emocional que es lo que les había faltado en los meses anteriores”.

El profesorado relató también la incertidumbre que vivieron, especialmente al principio por el temor al contagio en las aulas y también que han tenido que gestionar la parte profesional y la personal con el miedo a poder contagiar a sus familiares o con las propias repercusiones de la pandemia en su entorno.

Los padres

En el caso de las familias hubo reuniones por un lado para los de Infantil, para el último curso de Infantil y para Primaria. Carla Barros, una de las psicólogas que coordinó estos grupos de discusión quiso agradecer la partipación. “Pensábamos que iba a ser una tarea más difícil porque hay padres con el agua al cuello en cuanto al tiempo y participaron y tener esa información es muy importante para la investigación por lo que hay que agradecer al colegio y a los padres por colaborar”,  afirmó.

Sobre lo aportado por las madres y padres en estos encuentros, Barros destacó que “habían visto a sus hijos que eran un ejemplo de superación y de adaptación a unas circunstancias difíciles”.

Las familias indicaron que los niños son conscientes de lo que ocurre y que les han explicado, adaptado a su edad lo que estaba pasando, para que lo pudieran entender.

“Los padres decían que sus hijos se han adaptado al roll de cuidado: la mascarilla, el lavado de manos,  lo interiorizar más que los mayores. Al final, se adaptan a todas las circunstancias, son como esponjas, a los mayores nos cuesta más”, comentó la psicóloga.

Otro de los temas que llamó la atención a Carla Barros fue el uso de las tecnologías que durante el confinamiento se utilizaron más tanto y que ahora, los padres reconocen que cuesta más volver a un mayor control.

Los padres también reconocen que los chavales han tenido que acostumbrarse a expresarse de otra forma ya que no podían ver las expresiones de sus caras por las mascarillas. Finalmente , los participantes en los grupos de discusión agradecieron que les hayan escuchado y que hayan podido expresar sus preocupaciones.

Ahora los investigadores de Psicara continúan con el análisis de los datos recopilados y tras el verano continuarán con la tarea para conocer mejor las repercusiones en el alumnado, el profesorado y las familias.

El redactor recomienda