Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

La simbiosis entre dinosaurios y carbón ha contribuido al desarrollo de Teruel La simbiosis entre dinosaurios y carbón ha contribuido al desarrollo de Teruel
De derecha a izquierda, Luis Mampel, junto a Alberto Cobos y Alfonso Blesa en el salón de actos de la Cámara

La simbiosis entre dinosaurios y carbón ha contribuido al desarrollo de Teruel

El paleontólogo Luis Mampel cierra las charlas de la Semana de la Ciencia
banner click 244 banner 244
El paleontólogo de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis, Luis Mampel, aseguró que el carbón ha dado mucha riqueza a la provincia no solo a través de la minería, sino con los dinosaurios, por los importantes hallazgos de fósiles de la Mina Santa María de Ariño, propiedad de Samca. Mampel, un veterano de esta institución científica turolense, cerró este jueves el ciclo de conferencias con motivo de la Semana de la Ciencia organizada por Teruel Conocimiento y Cultura Científica (TC3).

Durante las dos últimas semanas este ciclo de charlas ha acercado a los turolenses diferentes aspectos relacionados con la ciencia y la tecnología a través de las distintas instituciones científicas que tienen su sede en Teruel. Han participado la Universidad Politécnica de Teruel, el Aeropuerto a través de PLD Space, el Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón y la Fundación Dinópolis.

El director de la Fundación Antonio Gargallo, Alfonso Blesa, destacó el alto nivel de la ciencia que se hace en Teruel, así como su proyección a la sociedad. En el mismo sentido, durante la presentación del conferenciante, el director gerente de la Fundación Dinópolis, Alberto Cobos, incidió en cómo disciplinas científicas como la paleontología se han convertido en un motor de desarrollo para la provincia.

El ponente de este jueves, el paleontólogo de la Fundación Dinópolis, Luis Mampel, lo ejemplificó con una charla titulada Dinosaurios y carbón, con la que pretendió ilustrar la simbiosis que ha existido entre estos dos recursos en la provincia y de qué manera han aportada riqueza a sus habitantes.

Mampel se centró específicamente en el yacimiento de la mina Santa María de Ariño, del que es codirector junto con Eduardo Espílez, otro veterano de la Fundación Dinópolis, institución que el próximo año cumplirá 25 años y sin la que es difícil imaginar hoy día la proyección turística que ha tenido Teruel por el foco de atracción que ha supuesto el parque paleontológico y los importantes hallazgos de fósiles que se han hecho en este cuarto de siglo. Descubrimientos que, más allá de las relevantes aportaciones científicas que han hecho a nivel internacional, se han convertido en motor de desarrollo por el foco de atracción turística que supone Territorio Dinópolis y las iniciativas que se han llevado a cabo en diferentes municipios con la creación de rutas y la puesta en valor de yacimientos paleontológicos que se han hecho visitables y otros recursos.

“Los fósiles son un bien científico y social”, aseguró Mampel, quien recordó cómo en 2015 se expuso en Dinópolis la primera reconstrucción del esqueleto original de un dinosaurio en España, Proa valdearinnoensis, de 7,5 metros de largo, que se amplió este año con el esqueleto de Europelta carbonensis. Ambos son nuevos géneros y especies descubiertos en la mina de Ariño.

El científico de la Fundación Dinópolis consideró que no solo en este yacimiento sino en el resto de los que se han excavado en la provincia se ha cerrado el círculo para hacer de la paleontología un recurso de desarrollo, puesto que se ha hecho investigación y conservación, además de ponerlos a disposición del público “para poder saborearlo”. De esta manera dio una vuelta de tuerca al título de la exposición para mostrar cómo, al igual que la minería del carbón, los dinosaurios han aportado mucho a la provincia como un recurso autóctono que nadie más tiene por las características que se dan en este territorio.

Tanto es así que el yacimiento de Ariño bate récords de todo tipo, puesto que es el más grande  del Cretácico que hay en Europa y las cifras que arroja son gigantescas como los dinosaurios y otros vertebrados de hace 110 millones de años que ha dado.

Desde 2010 se han catalogado más de 11.000 registros fósiles -en cada uno de ellos se pueden acumular varios fósiles, lo que da una idea de su magnitud- y la superficie prospectada a lo largo del tiempo suma 60 hectáreas. Un megayacimiento que
incluye también un afloramiento de ámbar con incrustaciones y que a pesar de haber terminado ya la explotación del carbón en la mina, la Fundación sigue planificando actuaciones en ella para el próximo año.

El redactor recomienda