Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

La SSPA plantea a la CE incentivar otros sectores además del primario en el territorio La SSPA plantea a la CE incentivar otros sectores además del primario en el territorio
Representantes de la SSPA en una imagen de archivo durante una reunión en el Senado

La SSPA plantea a la CE incentivar otros sectores además del primario en el territorio

La red hace aportaciones a una consulta europea sobre la fuga de cerebros de las zonas rurales
banner click 244 banner 244

La Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa (SSPA), que integra a las provincias españolas de Teruel, Soria y Cuenca, además de Lika-Senj en Croacia y Evrytania en Grecia, ha planteado a la Comisión Europea la necesidad de impulsar otros sectores de actividad en las zonas rurales, aparte del primario, para hacer frente a la despoblación. Ha hecho además otras propuestas que ayuden a facilitar el arraigo de la población y evite que la gente joven se vaya a grandes áreas industriales atraídas por la oferta de trabajo que tienen. Estas propuestas han sido presentadas dentro de un proceso consultivo de la CE sobre el problema de la fuga de cerebros de las zonas rurales en la Unión Europea.

La consulta la lanzó la Comisión Europea a principios de este año para recoger iniciativas sobre este problema que afecta especialmente a las zonas rurales, con el fin de elaborar una comunicación que se dará a conocer en el cuarto trimestre de este ejercicio. En la misma, además de un análisis de la situación, se pretenden estudiar iniciativas para apoyar a las regiones afectadas.

En el documento que sirvió de consulta, la CE constata que la emigración de trabajadores cualificados, conocido como fuga de cerebros, “socava el potencial de crecimiento de las regiones afectadas” en un contexto especialmente preocupante como es la despoblación en las zonas rurales, y para lo que ya se está trabajando en la Unión Europea con otras comunicaciones como la presentada el año pasado Una visión a largo plazo para las zonas rurales de la UE, sobre la vulnerabilidad específica de estos territorios.

La nueva comunicación para la que se ha consultado a diferentes colectivos de la Unión Europea se denomina Fuga de cerebros: mitigar los desafíos asociados con la disminución de la población, y entre las decenas de aportaciones que se han realizado, la SSPA, que impulsan las organizaciones empresariales de Teruel, Cuenca y Soria, ha hecho una contribución en la que explica la situación de estos territorios y hace propuestas concretas para afrontarla.

En la propuesta de la SSPA, que ha hecho pública la CE en su portal web -la versión disponible está en inglés-, la Red de Áreas Escasamente Pobladas indica que la situación de declive demográfico y económico de estos territorios afecta en gran medida a su tejido empresarial, “por lo que es necesario poner remedio a los enormes problemas a los que se enfrentan el mercado de trabajo y las condiciones restrictivas del entorno”.

Plantean que el desafío es “ir más allá de nuestro actual modelo de desarrollo rural” y “adoptar otro”, puesto que hasta la fecha se ha basado prácticamente en el desarrollo agrícola.

“En el nuevo modelo se debe considerar que la capacidad de retener población por sí sola y dinamizar la economía rural del sector primario es insuficiente, por lo que también se deben desarrollar con determinación los sectores secundario y terciario de la economía en las zonas rurales”, argumenta la SSPA en su aportación, en la que señala que “el impacto que tendría el acercamiento de la industria procesadora a los campos no solo sería económico, sino también ambiental, con una reducción de emisiones por el transporte de materias primas a las empresas procesadores”.

Crecimiento inteligente

Añade que el enfoque debe incluir “elementos clave” como el “crecimiento inteligente, inclusivo y sostenible, acercando los territorios rurales al siglo XXI”. Además, indica que se deben considerar la necesidad o ventajas de “impulsar la economía social como punto clave de los sectores innovadores de la sociedad rural, especialmente en el cuidado de las personas mayores y dependientes, las energías renovables o la atención a las necesidades específicas de las comunidades rurales”.

Entre las propuestas que hace a la Comisión Europea plantea que se den incentivos profesionales en las zonas rurales en puestos como la sanidad, la educación, la seguridad y el sistema administrativo. “Más allá de los posibles incentivos económicos para aquellos profesionales que se instalen de forma permanente en el medio rural, creemos que no hay mayor incentivo que la oportunidad de crecer en su carrera profesional”, indica el documento de la SSPA.

En este sentido, consideran que “las zonas rurales más despobladas deberían convertirse en un referente en investigación aplicada, resultando un destino atractivo para muchos profesionales de campos como la educación o la salud”.

La preparación profesional es otro de los aspectos en el que incide la SSPA, para lo cual propone que se cree un programa específico de educación y formación profesional para la gente que vive en estos territorios, “dirigido tanto a empresarios como a emprendedores y trabajadores por cuenta ajena, fomentando especialmente el liderazgo en estos ámbitos”.

Proponen por otra parte promover oficinas rurales de intermediación y arraigo. “Es necesario diseñar y ejecutar programas de innovación social que ayuden a los empleadores a contratar candidatos cualificados para puestos que no han podido cubrir localmente a través de la intermediación, y que mejoren las opciones de desarrollo personal en las zonas rurales, construyendo un camino hacia la residencia permanente de las personas que quieren trabajar y vivir en provincias escasamente pobladas”, indica el documento que ha aportado la SSPA a la Comisión Europea.

En el mismo se explica que hasta un 48% de los jóvenes turolenses cursan estudios universitarios fuera -la cifra llega al 60% en Soria y al 40% en Cuenca-, una emigración que “suele tener un bajo grado de retorno una vez superada la etapa formativa, lo que constituye una merma muy importante del capital humano de estas tres provincias”.

Por último, insisten en la necesidad de que se produzca un “cambio de imagen” de las zonas rurales. Argumentan a este respecto que “es importante transmitir la realidad y las ventajas que ofrecen el medio rural de una forma diferente, fomentando el tratamiento de este tema en la enseñanza, así como su imagen en los medios de comunicación”.

Concluyen indicando que “este tipo de acciones son necesarias para incidir en la autoestima de los miembros de las comunidades rurales, así como para impulsar la actividad económica y el compromiso social a través de la formación en innovación para las generaciones presentes y futuras”.

La despoblación como causa directa de la debilidad del tejido productivo

En la aportación que la SSPA ha enviado a la Comisión Europea en cuestión de fuga de cerebros de las zonas rurales se incide en que la despoblación es “causa directa de la debilidad del tejido productivo”, así como del déficit de actividades tecnológicas e innovadoras, “lo que a su vez produce un preocupante desajuste entre el nivel de cualificación de su población y la estructura ocupacional del mercado laboral”. Advierte en este sentido que el buen comportamiento estadístico del mercado laboral, como las organizaciones empresariales recuerdan todos los meses cuando se conocen las cifras del desempleo, es proporcional al aumento de los problemas de las empresas para encontrar trabajadores, “lo que supone un auténtico freno a la productividad”.

Recuerdan por otra parte que en los próximos cinco años se jubilará el 8,65% de los afiliados en estas provincias, el 21,40% en diez años y el 35,9% en quince años. “Esta tendencia, sumada a una población joven cada vez más escasa, genera cada vez más cierres de empresas económicamente viables pero que no tienen relevo en puestos clave”, advierten en su informe a la CE.

El redactor recomienda