Síguenos

120_-1200x150-remamos-b.gif banner click 120 banner 120

Los hosteleros turolenses ven el paso a Fase 1 como decisivo para volver a la normalidad Los hosteleros turolenses ven el paso a Fase 1 como decisivo para volver a la normalidad
El paso a la fase 1 desde el viernes ha permitido recuperar el consumo en barra en la hostelería

Los hosteleros turolenses ven el paso a Fase 1 como decisivo para volver a la normalidad

Críticas por parte de las empresas de turismo activo y visitas guiadas por la limitación en interior
La provincia de Teruel, como el resto de Aragón, entró este viernes en Fase 1, algo demandado por ciertos sectores sociales ante la bajada progresiva de la incidencia acumulada. En Teruel, los hosteleros ven el avance de la Fase 1 como un paso decisivo hacia la normalidad, y este avance ha supuesto un alivio en el sector, que ve como poco a poco se va volviendo a la normalidad.

La relajación de las normas llega además en un mes con un buen arranque turístico. El vicepresidente de Teruel Empresarios Turísticos, Fernando Cánovas, se mostró ayer satisfecho con el paso a Fase 1, porque supone estar ya cerca de la normalidad. Cánovas valoró positivamente que se puedan utilizar ya las barras y que el número de comensales haya aumentado, pero destacó, sobre todo, que es una buena noticia para la celebración de eventos, porque 150 personas es una cifra habitual en la organización de bodas.

El paso a Fase 1 ha hecho que eventos que estaban en espera para los próximos meses se hayan confirmado. La posibilidad de sentar en una misma mesa hasta a 10 personas es también positivo para este tipo de celebraciones porque permite reunir a familias o grupos de amigos.

Los aforos al 75 por ciento es una cifra similar a las normales, por lo que se ve como una vuelta a la normalidad tanto en la hostelería como en el comercio. En los recursos turísticos supone que no habrá que esperar en momentos puntuales cuando sí que estaban registrando esperas los últimos fines de semana, cuando en Teruel se ha producido una alta ocupación tanto de alojamientos como en recursos turísticos.
En el caso del tren turístico de la capital no se sigue tanto el criterio del aforo como el de ubicación por unidades familiares. Y en el caso de Dinópolis, que desde este 1 de julio abre todos los días, prima sobre todo la distancia de seguridad y , salvo las zonas de restauración, el parque sigue al 50% de aforo.

En cuanto a los hoteles, esta semana ha supuesto la reapertura de algunos establecimientos de la capital que no lo habían hecho desde el estado de alarma.

Restricciones de horarios

En relación a los horarios, el cierre a la 1 de la mañana se estaba esperando para ayer, en el caso de la capital porque suponía ampliar la apertura de la Noche en Blanco. No obstante, en la jornada de este viernes también había algo de confusión en algunos establecimientos sobre cuándo entraban en vigor las nuevas normas, si era ayer o era hoy. En aquellos bares con terraza las barras seguían sin utilizarse. En establecimientos sin ellas, como la Fonda del Tozal, para evitar el uso de la barra las mesas se habían pegado a ella. Ahora ha tocado retirarlas y volver a permitir su uso.

Rescate de personal en Erte


Desde la Asociación Turismo Bajo Aragón, su gerente, Nieves Ballestero, indicó que “en términos generales el sector se muestra satisfecho, en primer lugar porque sanitariamente la situación ha mejorado muchísimo con respecto a hace algunos meses, lo que nos permite ser más optimistas de cara al verano”.

Por otro lado, la entrada en vigor de la nueva fase se ha dejado notar en las reservas en restaurantes de grupos más numerosos y con alguna que otra llamada más que hace unas semanas, enfatizó Ballestero Hay, además, “algunas empresas que tienen previsto rescatar a empleados del Erte, porque la previsión es buena”.


Sector turístico


Aun así, no todo son satisfacciones en el sector turístico bajoaragonés, desde donde también se observan aspectos “menos positivos’, relacionados con el ámbito de las visitas guiadas. Según enfatizó la gerente de la Asociación Turismo Bajo Aragón, “la empresas de servicios turísticos se sienten discriminadas por la limitación a 20 personas en las visitas guiadas en interior”. No en vano, recordó que “los clientes que participan en las visitas guiadas ya guardan las distancias y van todos con mascarilla”.

Luis Serrat, responsable de la empresa Turismo Matarraña S.L, afirmó que las empresas dedicadas a la organización de visitas guiadas o de turismo activo “nos sentimos discriminados, porque  vemos que solamente preocupa el sector hostelero en el mundo del Turismo”. En este sentido, enfatizó que “abren aforos para los restaurantes, pero dentro de un museo nos limitan a 20 personas y eso no tiene sentido, porque en conferencias o en eventos se ha incrementado. No entendemos porqué a nosotros nos dejan igual, y ha sido así desde el minuto 1”.

El empresario recordó que en su caso “organizamos viajes con autobuses en los que vienen 40 o 50 personas, que pueden ir juntos en un autobús, pero que cuando llegan aquí y tienen que visitar, por ejemplo, el castillo de Valderrobres, tienen que distribuirse con dos guías porque no pueden ir sólo con uno”.

Según Serrat, este tipo de servicios “tuvimos que cerrar los primeros y abrir los últimos”.

El sector, se ha reunido con Elena Allué, directora general de Turismo y con Mayte Pérez, pero “nos remiten a Sanidad y señalan que son ellos quienes marcan la normativa. No podemos hacer más”.

El empresario bajoaragonés quiso poner de manifiesto que “el sector turístico en Aragón somos algo más que los hoteles, los bares y los restaurantes” y se preguntó “qué sentido tiene que haya gente en Motorland, que en los campos de fútbol pueda haber hasta 5.000 personas y que nosotros no podamos pasar de 20”.

El redactor recomienda