Síguenos

457_1200x150-bueno.gif banner click 457 banner 457

Los mataderos turolenses, conformes con  la instalación de sistemas de videovigilancia Los mataderos turolenses, conformes con  la instalación de sistemas de videovigilancia
Instalaciones del matadero de Carnes de Teruel SA (Cartesa) en el parque empresarial La Paz. Archivo

Los mataderos turolenses, conformes con la instalación de sistemas de videovigilancia

Los empresarios solo muestran dudas sobre su compatibilidad con el derecho a la intimidad
banner click 244 banner 244

Los mataderos turolenses han mostrado su conformidad con la obligación de instalar cámaras de videovigilancia en sus instalaciones para controlar el bienestar animal que, según sostienen, siempre ha sido una de sus prioridades. No obstante, los empresarios consultados tras la publicación este miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del real decreto aprobado un día antes por el Consejo de Ministros expresaron sus reticencias por la necesidad de que las grabaciones garanticen al mismo tiempo el derecho a la intimidad de las personas trabajadoras.

El gerente de Carnes de Teruel SA (Cartesa), Juan Saz, indicó que la nueva normativa “no es preocupante para nosotros porque siempre cumplimos la Ley de Bienestar Animal y porque ya contamos con cámaras de videovigilancia”.

Saz apuntó que ahora las grabaciones solo pueden ser vistas por determinadas personas de la empresa. Por eso, mostró sus dudas sobre la posibilidad de que el nuevo sistema recogido en el Real Decreto 695/2022 por el que se establecen medidas para el control del bienestar de los animales en los mataderos mediante la instalación de sistemas de videovigilancia no entre en conflicto con la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales.

Según el primero, “desde la perspectiva de la protección de datos de carácter personal, este precepto constituye la habilitación legal específica de los sistemas de videovigilancia para verificar el cumplimiento por parte de los trabajadores de sus obligaciones y deberes laborales, siendo esa precisamente una de las finalidades a que responde esta norma, puesto que sin la observancia por los trabajadores de los mataderos de sus obligaciones y deberes laborales para con los animales, se produciría la quiebra del bienestar animal”.

“Desde esta perspectiva, el empleo de los sistemas de videovigilancia cuenta con la habilitación legal del artículo 20.3 del texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores y respeta los límites del artículo 89 de la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre”, añade el texto.

Juan Saz puntualizó que el sector “lo hace bien y cada día mejor” y que “las cámaras deberían servir para evitar que algún trabajador lo haga mal”.

El director general del Grupo Arcoiris, Juan José Moles, señaló que en su caso también cuentan con cámaras de videovigilancia y añadió que, en cualquier caso, tienen al menos un año de tiempo para adaptarse a la nueva normativa.

La responsable de Comunicación del grupo Alvimar Don Jate, Ana Torres, indicó que adaptarán sus sistemas de control a los nuevos requerimientos, “como hemos hecho siempre”. También en su caso, dijo que el bienestar animal es una de sus prioridades porque, entre otras cosas, mejora la calidad de la carne.

Torres añadió que el Gobierno de Aragón vigila el cumplimiento de la Ley de bienestar animal con inspecciones periódicas de las instalaciones por parte de los veterinarios.

Desde el matadero de La Monrealense, explicaron que aplicarán la nueva normativa aunque, al igual que desde Cartesa, señalaron que podría “chocar” con la Ley de protección de datos que ampara a la plantilla. Añadieron que la normativa en el sector es cada día más estricta y que, en esta ocasión, incluso el Gobierno de España se ha adelantado a la legislación sobre la materia anunciada por las instituciones de la Unión Europea.

En este sentido, indicó que el sacrificio de animales para consumo humano cuenta con un registro sanitario que garantiza la trazabilidad desde la granja hasta la mesa.

Por otro lado, el gerente de Cartesa sostuvo que la implantación de estos sistemas no debería suponer un gran desembolso económico para los mataderos. En este sentido, Ana Torres puntualizó que espera que el Gobierno habilite alguna línea de subvenciones para hacer frente a este nuevo gasto.

Asimismo, alguno de los mataderos preguntados por la normativa destacó que, mientras que cada vez se controla más el bienestar animal en los mataderos, se permiten espectáculos con animales en los que puede verse su sufrimiento.

El redactor recomienda